La Opini&oacuten de M&aacutelaga
Nazarenos de las Penas, en la calle Nueva.
La crisis y las lluvias del año pasado, que frustraron muchas salidas procesionales, están detrás del aumento de las peticiones
La representación actual es más simbólica y psicológica.
Comenzó en 1987 con un grupo de adolescentes que recuperó el antiguo Sermón de las Siete Palabras Una muestra, con 140 fotos repartidas en 45 locales del municipio, recorre su historia
Escultor e imaginero
Juan Vega junto al busto de la dolorosa que se entregará al ganador del concurso de bodegones.
Juan Vega destaca que la realización de la imagen de la Virgen de los Desamparados «me ha dado mucho» y le abrió muchas puertas
Un móvil con la aplicación iCofrade abierta.
La empresa Prado Apps desarrolla una nueva versión de la aplicación iCofrade, con información en tiempo real
Un momento de la presentación del trono dorado en la casa hermandad de Gitanos.
Gitanos presenta la remodelación del trono procesional de su titular, que recupera su traza original
Recibieron unas veinte solicitudes menos que en el año anterior y se conceden por un plazo de cuatro años
La crónica de Mi Propio Sentir
Los últimos días antes del Domingo de Ramos sirven para apurar las horas y ultimar los preparativos de cara a la Semana Santa.También para que salgan procesiones en los barrios, como la Virgen de la Esperanza y Refugio de los ancianos, desde el Asilo de los Ángeles, recorriendo las calles de Miraflores.
Humildad y Paciencia presentó el estandarte de la Virgen de Dolores y Esperanza en la iglesia de San Vicente Paul, su sede canónica
El Ayuntamiento ampliará el corte al tráfico en el Parque y la avenida Andalucía el Miércoles y Jueves Santo
El hermano mayor de Fusionadas, Eduardo Rosell.
Esta herramienta irá dentro de la mesa del trono y ya cuentan con un protocolo de actuación
Bacalao con tomate
Con la Semana Santa asomándose, y antes de despedirme, quiero cumplir con esa labor de servicio público que siempre he soñado con ejercer desde un medio de comunicación. A continuación les regalo un glosario de términos que he aprendido a lo largo de los años. El propio neocof es un modernismo que acabo de acuñar: neocofrade. Me gusta. Algunos términos son propios y otros son fruto de conversaciones con gente que entiende del tema mucho más que el menda:

Literahartura: Esa guerra por ganar que es la literatura cofrade. La literahartura es aquella que cansa con el olor del azahar, la intemporalidad absoluta y ese Jerusalén malacitano que cada año presta sus calles para que se conviertan en el escenario de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús (introduzcan aquí una cerrada ovación cofrade). Éste se lo debo a Barbeito, surgió en alguna de las conversaciones de esta Cuaresma.

Politicofrade: Dícese del cofrade que utiliza a las hermandades para su mayor gloria y honor. Es interesante verlos revolotear en los actos oficiales al calor de la vara de mando municipal, o en quien delegue, claro.

Caspillita: Término que engloba a buena parte del orbe cofrade. Suelen incurrir, inconscientemente, en graves contradicciones. Son aquellos que intentan esconder a su mano izquierda lo que hace la derecha. Viven en un mundo irreal, con ideas ultramontanas, las persianas bajadas y los armarios cerrados.

Estetas: Manos necesarias para la Semana Santa. Su relación con los caspillitas es extraña, algunos incluso, sabiéndolo, forman parte de ambos grupos. Paradójico, todo muy políticamente correcto.

Cofrade anti-cofrade: A este no le queda más que ser cofrade porque le gusta el folclore, lo acepta por tradición, pero está asustado de la podredumbre de cierta casta del rico mundo interior en que viven sus congéneres cofrades.
Coda: Adiós muy buenas, que pasen una Semana Santa de recogimiento y contrición. O no.
Portada con una fotografía de Ana Rosa Montoro López.
El I Concurso de Bodegones Cofrades ha recaído en una instantánea realizada por Ana Rosa Montoro López
Saetazos
No hace tanto que en muchas capillas se contemplaban colecciones de exvotos, expresiones de súplicas o gratitudes por favores concedidos vía recurso a la imagen de turno. Los había de cera y de latón, muchos con formas de brazos o piernas.

Directrices postconciliares impulsaron el desalojo de esos cuadros, a veces patéticos por temática y mugrientos por acumulación de polvo y tiempo. Más que por estética, la jerarquía desaconsejó, aunque no prohibió, su exposición por incentivar creencias taumatúrgicas en los iconos que acaso podrían inducir devociones desviadas.

Su retirada supuso la pérdida de múltiples testimonios de religiosidad popular, de confianzas humanas en intercesiones sobrenaturales de lo sagrado, oraciones íntimas que certifican una atribulada búsqueda de ayuda y protección. Tanto como de fe sencilla, los exvotos son constataciones de la pequeñez e impotencia del hombre por mucha técnica que la ciencia desarrolle.

Los liturgistas advierten de que no toda expresión religiosa es pastoralmente adecuada; una observación que podría aplicarse a otros elementos presentes también en las procesiones de Semana Santa. Y así como en los cortejos tales componentes alitúrgicos no han sido depurados, los exvotos se han reproducido junto a bastantes altares tan lenta y sigilosa como tenazmente.

El de la Virgen de la Salud, en San Pablo, es fiel demostración. Un centenar de ellos, acaso convocados por su advocación, cuelgan cerca de la Dolorosa del Domingo de Ramos. Fotos, notas manuscritas, patucos y baberos infantiles componen una estampa que conmueve a cualquiera capaz de comprender la angustia que generan la enfermedad, el hambre, la soledad o el desamparo. Son saetas silenciosas, pero no mudas. Saetas desgarradas y auténticas porque no fueron contratadas para dar ambiente, sino que se elevan anhelantes, implorando una respuesta o siquiera un desahogo.

Este domingo, cuando vea a la Virgen en la calle, sabré exactamente qué lleva entre esas manos suyas con rosario y pañuelo: Salud para las almas cuya Esperanza, de veras, es el Gran Amor de ese Cristo que llamó bienaventurados a quienes lloran porque, según prometió, ellos serán consolados.
El balcón de Pilatos
En la mañana del pasado martes se produjo una visita muy especial en la hermandad del Rocío. Un nutrido grupo de niños de los colegios vecinos del barrio de la Victoria disfrutaron de lo lindo viendo como Jesús de los Pasos y la Virgen del Rocío están preparados en sus tronos para la próxima salida del Martes Santo. Aprendieron de la mano de un genial Antonio Pino muchas cosas que desconocían sobre nuestra Semana Santa.

De entre todos los niños, había una alumna muy atenta a todo lo que se decía durante la explicación. Escuchamos un susurro que resultó ser una maestra que describía todo lo que se podía ver en el salón de tronos a una chiquilla ciega. Con una pericia impresionante, tocó los varales de los tronos, el manto y se la subió al trono, con ayuda de hermanos de la cofradía y de profesores del colegio, con el objetivo de que tocase a la Virgen del Rocío.

Ya con la pequeña junto a la Novia de Málaga, Antonio Pino guió sus pequeñas manos hacia la saya de la Virgen y lo comenzó a palpar. «Esto es una flor, qué fresquito está». Eran los hilos de oro. Continuó tal y como si fuese escaneando cada rincón de la saya, metiendo sus pequeños dedos por todos los rincones del bordado. Separó una mano y se topó con un rosario que cuelga de la mano derecha de la virgen. Comenzó a palparlo y dijo que era una cruz. Se subió a la peana y llegó el momento de tocar a la madre del Rocío, madre de los victorianos y de todos los malagueños. Las manos inocentes de la chiquilla tocaron con cuidado las manos de la Santísima Virgen. Pino le explicó porqué es la Novia de Málaga y porqué viste de blanco. ¡Qué difícil tiene que ser explicar como es el color blanco a quien no lo ha visto nunca!

El blanco es el color más bonito, el que huele a azahar, el más limpio y por eso la Virgen del Rocío viste de blanco, le dijo un emocionado Antonio Pino. Explicarle a esta niña cómo es la Virgen del Rocío ha sido uno de los mejores momentos de esta Cuaresma.
En Santiago
Los responsables de las obras durante una visita a la cripta encontrada en la capilla.
El taller de Trillo y Lama trabaja en una peana de rocalla para el Cristo, en una imagen de la Virgen de la Merced y en otra del Santo Ángel Custodio
El presidente de la Agrupación, el alcalde y el concejal de Turismo.
El área de Turismo organizará dos acciones de promoción vinculadas al vino de Málaga y los toros para aprovechar la afluencia de cruceristas
Síndrome cofrade
Fin. Esto se acaba. El síndrome cofrade llega a su cénit. Un síndrome de síntomas y signos que concurren en tiempo y forma y que son comunes a los cofrades. Características: sólo ver, pensar, oír, hablar, de titulares, cofradías, hermandades, traslados y salidas penitenciales. Esto es lo que nos espera en estos mal contados días de vísperas. Aún no ha comenzado la Semana Santa y ya incluso estamos previendo el final, algunos hasta

deseándolo de puro cansancio. En La Opinión, las redes de la metrópolis echan humo, en versión 2.0 o 3.0, ni se sabe, de lo rápido que van. Los labios comentan algún que otro afilado saetazo mientras los agoreros miran al cielo desde el balcón de Pilatos, o las torrijas se mezclan con el bacalao con tomate de los viernes. La política cofrade está ya aletargada en palabras y sólo la civil estará expectante al martillo de turno, aunque quizás les hubiera venido mejor que la campaña se alargara para poder tomar el martillo de doble empuñadura, el de los pulsos, vamos.

La cuota femenina, laboriosa, sigue esperándonos, ayudándonos y preparando la salida, a nuestro lado, siempre, y que no nos falten nunca esas mujeres. Como nuestra pregonera cuyas reivindicaciones hago mías. Mujeres que sonreirán ante La simbiosis de jóvenes y mayores que trabajan estos días en una sola dirección: la salida procesional, con el único fin de poner en las calles su tesoro más preciado. Y nosotros, los cofrades, contamos las horas para ver hecho realidad un sueño por el que hemos estado luchando en mayor o menor medida, ¡Qué más da cuánto, si en el fondo nos gusta!

Nos cruzaremos en las calles, entre cera, incienso y plegarias, ustedes con sus titulares y yo con mi Cristo de la Vera+Cruz que este año ha renacido para algunos ojos aunque fue un verde retoño por el que luchamos cuatro locos. Renacer de nuevo a la vida que se nos ha escapado este año. Cerrar el círculo. El principio del fin. Ese principio que comienza el Domingo de Resurrección cuando toma sentido todo lo que hacemos, cuando podremos volver a poner en práctica, algo que debería ser tan normal como… un cofrade, una sonrisa.
El trono medirá 4,20 metros de largo y 2,75 de ancho.
Francisco Verdugo ejecuta la talla y José Antonio Navarro Arteaga realizará la imaginería
La Agrupación de Cofradías prácticamente puede colgar el cartel de "No hay billetes"
Bacalao con tomate
El español no tiene sentido del humor, tiene nula capacidad para reírse de uno mismo», según el Gran Wyoming. Parece que los cofrades seamos más españoles que nadie. Siempre he pensado que no hay que tomarse la vida demasiado en serio, total, no conozco a nadie que haya salido vivo de ella. Los cofrades, como reflexionaba aquel, encima somos los únicos que pagamos por sufrir. Bueno, y los socios del Málaga con la lesión de Toulalan.

Para que mesentienda, no hablo del colmillito hijoputesco, sino del humor bien entendido. El humor que es capaz de encubrir una crítica constructiva y que permite decir lo que uno piensa sin más artificios que la palabra. Pero, lamentablemente, los cofrades no queremos ser así. Queremos ir de rectos por la vida. Bah. Aburridos.

Eso sí, en los círculos privados somos capaces de ser malvados hasta límites insospechados con el de enfrente; hablar de forma irrespetuosa de cualquier cosa y después hacernos los sorprendidos cuando uno de los muchos correveidile cofrades nos llegan con eso de: «Pues vaya mosqueo tiene éste con lo que has dicho de su Virgen».

Si en Carnavales todo está permitido, en Semana Santa la crítica está prohibida so pena de fustigación pública en la plaza del pueblo y cruz y raya del ente criticado. «A ese no lo llames, que es un cabrón». Y tal.

A uno, que le resbala todo mucho, le llama especialmente la atención ver a tipos dentro de hermandades que son capaces de escribir cosas al estilo de: «A tu Virgen lo que le hace falta es que le pongan un muro de ladrillos para que esté guapa». Verídico. Estos estetas… Ese es precisamente el tipo de humor malafollá que frecuenta una casta cofrade que cada día me cae más gorda.
Ea, ya lo he soltado.

Coda: «Hola, ¿está el enemigo?». Don Miguel, en esto de las cofradías es que no hay enemigos. «Que se ponga». Pero… «Que se ponga, leches».
El objetivo de la asociación es enseñar todo lo referente a la cultura que forma la Semana Santa
El balcón de Pilatos
Cada cierto tiempo aparece en el universo cofrade una estrella que ilumina más que las demás. Irradia lucidez, entusiasmo y una facilidad inusitada para parir la más genial y afortunada de las ideas. Los cofrades, y por ende las cofradías, viven de eso: una idea que saque del apuro económico a unas maltrechas arcas; otra que sirva para divulgar devocionalmente a una imagen...

Manuel Sánchez Ballester, que estos días se encuentra algo alicaído, es una de esas pocas personas capaces de alumbrar ideas tan dispares y que llevadas a cabo resultan ser hijas de aquello dicho luego por muchos: esto se ha hecho aquí de toda la vida. Cofrade del Cautivo y del Rocío, secretario general de ambas corporaciones y devoto de las dos advocaciones blancas de una ciudad que lo vio nacer allá por la década de los años veinte.

En su etapa en la cofradía trinitaria, entre otras muchas cosas, logró el hermanamiento con el Ayuntamiento de Barcelona y traer a una nutrida representación para la procesión del Lunes Santo. De ahí surgió la actual denominación de avenida de Barcelona a lo que antes se conocía como Acera del Campillo o calle Tacón. Si algún día pasean por la calle Jesús Cautivo del Puerto de Santa María, observarán un mosaico con la imagen del Señor de Málaga y la leyenda: Jesús Cautivo, milagrosa imagen que se venera en la iglesia de San Pablo de la ciudad de Málaga, gracias también al hermanamiento entre la cofradía y el Consistorio de esta municipio gaditano.

Siendo secretario del Rocío ideó, entre otras, una petición para que el pueblo fuera quien llenase de flores los tronos procesionales de la hermandad de la Novia de Málaga. ¡Un clavel para el Rocío! Seguro que coincidirán en que hasta el nombre es una genialidad digna de un alumno aventajado del marketing moderno. A esta llamada fueron tantas las docenas de claveles que llegaron, que incluso se pudieron repartir muchos de ellos a iglesias, conventos y a otras cofradías.

Genio, figura y maestro para muchos, entre los que me incluyo.
Refuerza las comisiones de horarios y sillas
Los nuevos estatutos dan rango jurídico a acciones que se venían haciendo por tradición
Metrópolis
La vida nos pone estos días citas que son ineludibles. Los vacuos pregones reiterados en el grito, los cultos estéticamente irreprochables o no tanto y la propuesta gastronómica de unos días que invitan a la escapada, cuando no a la huida, de los consejos médicos y domésticos.

Pese a la maldad que oculta la frase «Vives mejor que un cura» siempre he unido la palabra sacerdote a la bondad, quizás sólo he tenido buenas experiencias o jamás he forzado una situación. Siempre pienso en el padre Gabriel de la película La Misión a punto de dar la vida por la fe con la custodia elevada al cielo y me derrota la seguridad de su fe sin fisuras.

Más en la cercanía, recuerdo al bonachón de don Miguel, el cura que me bautizó en la capilla del Hospital Noble, a Juan Antonio Paredes, mi cura de cabecera, cuyo corazón siempre me tendrá dispuesto al rescate, o al carmelita más perchelero, el padre Zurita, cuyo verbo modula con pentagrama de almíbar aquellas infantiles notas que su madre le enseñó en la Alameda. Todos con la bondad elevada entre sus manos al cielo de mi ciudad.

Las sacristías siempre han sido lugares para reunión y culto. Los más antiguos recuerdan la de los Mártires como lugar de juegos para niños de posguerra y su presente tiene la transparencia y redondez del viril de una custodia y don Federico trabaja con su mesurada mirada para que la solemnidad y la humildad se acrisolen en una casa que debe ser de todos. Su cercanía me traslada a la santidad del añorado Herrera Oria cogido del brazo de Antonio Ordóñez, en esa hermandad del clero y el pueblo cuando un cardenal movía Roma con Santiago por dar comida y enseñanza al pueblo más llano. Compartir una mesa como la de nuestro Señor, donde no faltó ni un Judas cualquiera, ha sido el mejor de los actos cuaresmales para acercar posturas y ver la vida desde el prisma del prójimo. El ecuador de la Cuaresma marca el resto de un viaje que debe ser terreno abonado para el entendimiento, no siempre fácil, entre el clero y los cofrades. Los bodegueros malagueños supieron nombrar el sitio donde atesoraban su vinos más trasañejos. En esas sacristías se sigue celebrando la liturgia sin tiempo de un vino que puede salvar al mundo.
30 de marzo
La imagen ha sido tomada por Juan Carlos Ruz y sigue el diseño de Juan Antonio Olmo
Repaso a la actualidad
José Carlos Robles de la Cruz, autor del cartel de la Paloma, junto a José Carretín y José María Álvarez del Manzano, que presentó la obra.
Casi ha sido un suspiro, en los últimos días Paloma, Fusionadas, El Rico, Cena y Mipropiosentir han descubierto sus anuncios
La crónica de Mi Propio Sentir
El niño Álvaro Van Der Pool pronunció ayer el pregón infantil que cada año organiza la Cadena Cope, con la presencia del presidente de la Agrupación, Rafael Recio, el actor Antonio Banderas, el alcalde, Francisco de la Torre, y el director de la emisora, Adolfo Arjona.
Álvaro Van Der Pool exaltó ayer la Semana Santa a través de su mirada de 11 años y el sábado le tocará el turno a María del Carmen Ledesma
Saetazos
De vez en cuando el misterio de la Semana Santa profunda emerge y nos desvela cuán auténtica puede llegar a ser la religiosidad que encierra.
El balcón de Pilatos
Alejandro Reche da su opinicón sobre el diseño de algunas publicaciones que editan las cofradías
Vía crucis de la Agrupación de Cofradías
El Señor del Dulce Nombre, en el trono de traslado del Cautivo, presentó una novedosa estética con una túnica burdeos
Saetazos
A 10 días de la Semana Santa queda poco por presentar. Antaño, los enseres se estrenaban, hoy se presentan y casi se pregonan, desde tronos completos a miniaturas de detalle, desde tomos eruditos a ediciones de itinerarios. Quizá sería oportuna una jornada de profundización sobre los conceptos de mesura y exceso, idoneidad y vanagloria.

Vivimos una época en la que el cultivo de la imagen parece más relevante que la esencia. Aquello que no aparece en la prensa y en internet se menosprecia porque parece ignorarse, pero existe.

Sabemos más y por muchos más canales del cartel de turno que de la celebración del triduo. El cartel es imagen efímera y el triduo, esencia inmutable. Quizá por ello aquél sea noticia y éste no. Ahora bien, ¿es misión primordial de las cofradías generar noticias?...

Es obvio que en las hermandades, y en el mundo que las rodea, hay quienes organizan eventos cuaresmeros y quienes convocan actos cuaresmales, algo muy distinto. Hay quienes se preocupan por candilejas escénicas y quienes colocan candelabros en altares. Hay quien se afana por la mejor foto de la presentación del día y quien no falta al culto de regla.

Quizá unos y otros puedan coincidir de vez en cuando, pero también cabe que a algunos les mueva el negocio más que la devoción. El negocio, curiosamente, sea material o virtual –satisfacción propia, en cualquier caso–, siempre tiene como destinatario a uno mismo. La devoción, por contra, tiene por destinatario a otro, al Titular.
Lo que cuenta, intuyo, es la intención: por qué y para qué organizamos esto y aquello, quién o quiénes salen o salimos realmente favorecidos de tanto afán.

San Juan Bautista nos dijo: «Conviene que yo mengüe para que Él crezca». Se refería al Señor, claro está. El Bautista tuvo una imagen discutida. Cristo le calificó como «el mayor de entre los nacidos de mujer», muchos le tomaron por el Mesías y Herodes le cortó la cabeza. Un cofrade auténtico, se me ocurre, debería estar dispuesto a ofrecer la suya en bandeja. Por eso estoy pensando en encargarme una restauración integral de mi conciencia. Así podré presentársela en un acto íntimo al Señor.
 
El programa especial de Semana Santa que prepara Málaga TV, presentado por Marina Fernández y Álvaro López Millán, sorteará un cuadro de la Virgen de Gracia pintado por el artista Leonardo Fernández, que fue el autor del cartel de la Semana Santa de Málaga 2008. También se sortearán entradas para ver el Paso de Riogordo y la exposición de la Sábana Santa, en la Catedral.
El programa especial desde las 18.00 horas estará presentado por Marina Fernández y Álvaro López
Presentación de El Paso de Riogordo.
Las entradas se pondrán comprar de forma anticipada a través de Internet
Bambalina delantera de la Virgen del Monte Calvario.
El estreno de este año será la bambalina delantera, que está bordada por ambas caras
Con este más difícil todavía, la cofradía quiere atraer al público cofrade que busca otras calles el Jueves Santo
La orfebrería se ha ennegrecido y hay que restaurarla.
La hermandad no tiene recursos para afrontar esta obra ni tampoco hay tiempo para que esté lista en Semana Santa
Arsenio Fernández de Mesa ha confirmado a la corporación que formará parte de la presidencia
Fusionadas
Juan Manuel Miñarro restaura la castigada talla del crucificado, que recupera una imagen más parecida a la original
Antonio Guadamuro
El veterano periodista Antonio Guadamuro organiza el Pregón Infantil desde 2007.
El veterano periodista cofrade destaca la ilusión y curiosidad de los pequeños cuando se les explica el sentido de la Semana Santa
El Coronado de Espinas realizado por Aguado para la muestra.
Puerta Oscura ofrece durante marzo y abril una muestra de cuatro piezas realizadas en barro por el joven imaginero sevillano
Síndrome cofrade
Me apuntaban la otra tarde unos amigos que había sido dura con la figura del cofrade porque exponiendo nuestras vergüenzas les dábamos armas a los no cofrades para que arremetieran contra nosotros. Pero viendo los hechos político-cofrades de esta semana pasada, incluso meses pasados, ¿No hacemos más daño de esta forma a nuestra imagen que con las palabras de un artículo de opinión?

¿Creéis que este mundo tan excepcional de las cofradías, donde hay tanto que sentir, creer, aportar y vivir, se merece que la turbia política ensucie sus raíces? ¿Tenemos que seguir la línea del «ver, oír y callar» para no molestar? ¿No somos capaces de reconocer públicamente que también nos equivocamos? ¿Existe un tabú cofrade que nos impide admitir nuestros defectos fuera de nuestro ámbito?

Son las actitudes y los hechos los que definen a un grupo o a una persona. Nosotros somos un grupo y no podemos despreciar por sí mismas las críticas. No debemos. Es más, es necesario. Pero desde el conocimiento y el respeto, porque incluso para criticar hay que tener criterio. Ya saben, aquello de que no ofende quien quiere, sino quien puede…

Hay quienes han utilizado las cofradías como auténticos lobbys cuando aún no se tenía ni educación ciudadana de lo que era un grupo de poder. Dentro de la política local, las cofradías han sido escalera de subida y bajada para figuras de renombre. Aún así somos un grupo cristiano que lleva más de cinco siglos instalado en Málaga y que, sin duda, hemos pasado por vicisitudes y malas épocas, como ahora, en la que nos hemos volcado en la caridad, con Cáritas, fundaciones, becas, que educamos en valores y tradiciones y que a pesar de lo que nos ha costado llegar hasta hoy, porque no nos lo pusieron tampoco fácil, hemos depurado defectos. Es cierto que seguimos teniendo muchos, pero estamos trabajando para mejorar.

Creo que todo cofrade lleva un político dentro porque son bastantes los objetivos a conseguir, pero la diferencia entre el cofrade y el político, es que el cofrade ya tiene un código deontológico, escrito hace 2.000 años y tuvo al más excepcional líder: Jesús.
Metrópolis
Andamos con las premuras, sin decidirnos entre el verde y el morado, entre la túnica nazarena y la cruz que marca el camino, entre el blanco y las tinieblas. En el invierno más seco de los últimos cincuenta años, seguimos mirando el cielo con la piel erizada por el recuerdo de las noches desiertas y mojadas del año pasado. Estamos siempre con la espada del tal Damocles, siciliano cortesano y adulador, sobre nuestros palios sin que, de un año para otro, busquemos una solución para el posible refugio de nuestros tronos, de nuestros nazarenos y nuestras bandas. Seguimos siendo presa fácil ante la irregularidad de un tiempo que puede activar una nube, así lo comunican los hombre y mujeres del tiempo, y dar al traste con el trabajo de muchos días.

Somos la eterna dicotomía entre lo estable y lo efímero. Queremos dejar huella tangible de nuestro paso cofrade por esta ciudad y damos un paso más hacia lo inmediato simulando altares barrocos en calles donde la lluvia y el olvido no admiten fijezas. Queremos modelar las aguas del futuro pensando que el barro fraguará en los edificios del pasado y quizás los nuevos arquitectos piensen en otros materiales para levantar las iglesias de esta época presente.

Pero no cedemos el terreno al desánimo que nos limita el presupuesto, que nos aumenta la necesidad del que nos requiere y hace más difícil el día a día. Mientras, la vida continúa y hacemos virtud del inconveniente cuando levantamos la mirada y sabemos que, entre las nubes, sigue estando el sol que calienta las manos del mendigo y hace refulgir el pan de oro del trono que admira desde el entendido hasta el turista sorprendido por el sur del sur.

Pronto nuestras devociones estallarán en abril y su onda expansiva le dará trabajo al parado requerido para reforzar la plantilla de una industria favorecida por los nazarenos que buscan la redención en el camino de su hermandad. Mientras recurrimos a la miel de las torrijas como combustible imperecedero, a los cultos como prueba para el exorno y al simulacro de la pasión para el recuerdo en una carrera que nos llevará a una mañana soleada de palmas y estrenos donde las ropas del año pasado nos quedarán estrechas y las túnicas nos devolverán las hechuras de siempre entallados en la procesión de toda nuestra vida.
Ocho traslados en la capital
Los traslados llenaron el Centro de público durante todo el día.Comienzo del traslado de la Virgen de la Piedad.
Las cofradías demostraron ayer su capacidad de movilización y convocaron a miles de malagueños al Centro
Bacalao con tomate
La literatura cofrade es un interesante objeto de estudio. Si a alguien se le ocurriera pegarse una vuelta por esta disciplina podría disfrutar algo y aterrorizarse mucho en base a lo que circula por ahí. Por lo general, los escritores cofrades acaban por recoger glorias pasadas para convertirlas burdamente en productos reempaquetados y faltos de frescura.

Los cofrades asumimos el anacronismo literario como nuestro. Pregones que cada año nos asaltan con ripios de segunda, un rimar por rimar. Muchas veces se echan en falta mensajes con enjundia que vengan a echar a un lado a los textos vacíos. Existe un pequeño ejército de oradores profesionales que se encargan de cubrir anualmente la nómina de pregones y presentaciones, utilizando palabras grandilocuentes sin miga y que se quedan en la apariencia. Los tópicos.

Los poetas de regional que trabajan reinterpretando y alejándose de la originalidad. Es lógico que no haya singularidad si año tras año los nombres de los encargados de pregonar son los mismos pero cambian el escenario. Al final todo acaba convirtiéndose en una quiniela. No soy amigo de los pregones y su multiplicación, qué se le va a hacer.

Entre medio de este gran desierto literario cofrade tenemos la suerte de encontrarnos con oasis que nos dan algo de vida a los que disfrutamos leyendo para aprender a escribir. Si Antonio Banderas nos dejó el año pasado un pregón memorable por su interpretación y su mensaje, no tenemos que olvidarnos de otros que son capaces de dar vida a su texto en cada letra. Valga como ejemplo el nombre de Salvador Marín, ganador del certamen MálagaCrea 2011 en narrativa breve y cofrade hasta la médula. ¿Qué se puede esperar de alguien que dice que quiere ser Lorca? Detenerse en ejemplos como éste son los que dan ganas de echar un vistazo esporádico a la literatura cofrade, la verdad.

Coda: Los libros valen más que para adornar estanterías. Las saetas deben ser algo más que el arte de cantar.
Tribuna
Virgen de la Amargura Coronada, va para ti mi canto:
¡Virgen de la Amargura!, plata de brisas marinas, ecos de caracola, en una noche mágica de dolor y de esperanza… Belleza desgarrada que caminas tras el varonil y exánime Cristo yacente de los Milagros. Amparo de Zamarrilla.
«Virgen de leyenda, Virgen del dolor amargo, Virgen de hiel y de amor que nos cubre con su manto». Hermosa y delicada, bella y dolorosa, sufriente dolor convertido en Suprema Belleza, con la mirada al azul infinito y las delicadas manos implorantes en busca de consuelo a su dolor.

Derramas tu amargura sobre un trono de orfebrería andaluza: mesa, cajillo, arbotantes, barras, manto, candelería, peana, jarras, ánforas…; mecen, bajo la luna, palios monjiles. ¡Cuánta belleza!

Virgen de la rosa de fuego dolorido en compases de bandas celestiales… Báculos, bastones, mazas, estandartes, capirotes burdeos con cíngulos dorados, toques de trompeta, marchas militares, tambores…, y esa cera en bola de sueños infantiles. Todo un mundo de cálidas nostalgias. Y cómo no «ese decir Coronado, ese romance creado con infinita emoción…»: «¡Amargura, ay, ay, ay/ ay madre hermosa/ la del color broceao/ deja que ponga esta rosa/ junto al puñal que han clavao/ tu amargura ay dolorosa…»

¡Con ella al cielo…! ¡con ella al Paraíso…! El pueblo, anhelante, espera su salida, con los brazos abiertos, sin mover un solo músculo y contando el paso del instante al ritmo de los latidos de su corazón. Es la salida de la Virgen de la Amargura un chorro de luz que despierta la primera emoción, aquel instante en que la vida se detiene, vuelve a latir, –se detiene– vuelve a latir… como sus propios pasos, sus propias paradas, sus ojos implorantes de amargura dolorida.
Jueves Santo, Virgen de Zamarrilla. Capirotes rojos y túnicas blancas en la noche de la Amargura malagueña. Blanco y rojo como la blanca rosa de leyenda que lloraba sangre. Virgen de la Amargura, Virgen de Zamarrilla, flotando en la brisa salada, bajo un palio de malla de oro que traspasa el cielo.

El supremo instante, cuando el sol se apaga se ilumina de belleza amarga, de dolor estremecido. Rosa roja aliada a los varales, a las bambalinas…Paso lento…; el dolor rasga el silencio. La primavera huele, el dolor estremece, la belleza sobrecoge. Todo es silencio.

Flores mecidas con sones de amor, brisas del azul mediterráneo. Tarde-noche-madrugada, fundidas, en un sublime juego de sensaciones.

Zamarrilla trinitaria, rosa encendida del perfume de su barrio, inundado de rojo y oro. Esquinas embrujadas, calles silenciosas se mezclan con la algarabía del sentimiento y la saeta… Estallido de aplausos en la noche. Y el manto carmín va tiñendo de sangre las calles de Málaga. ¡Cuánto amor encendido por esas calles rojas…! Mientras una cortina de pétalos de rosas llueve sobre el palio, ventana del cielo.

Tribuna de los Pobres, dolor con bullicio, palmas, sudor y lágrimas. Exaltación de un pueblo que grita, entusiasta, sus oles, sus vivas… y ese canto desgarrado, fundido en sensuales aromas de primavera. ¡Virgen de Zamarrilla! La de la rosa blanca de arrepentimiento, clavada en su pecho, y roja de sufrimiento.

«Los lindos pétalos blancos/ que armiño y nieve semejan/ se han teñido de carmín/ cual si tintado se hubieran/ con la sangre que María/ vierte por las culpas nuestras». Pues como dijo el poeta: «Zamarrilla de leyenda, Rosa roja de milagro, trinitaria y perchelera, Amargura caminando…(…) Tus ojos al cielo miran, llenos de triste quebranto…»
Contemplar la belleza de Málaga en la noche del Jueves Santo, embriaga el alma de sonidos y olores de azahar y jazmín, bullicio por sus angostas calles y rincones donde parecen florecer pretéritas emociones. Sinfonía de colores al atardecer, desgarro de saetas que gritan pasión, con sonido de biznagas marchitas. Rumores de marinas lejanas se integran en una común vibración sensorial. Cascadas de susurros misteriosos se funden con el azul infinito. Escenarios de leyenda. Y acaso desde un balcón florido, la súbita saeta suspendida en el tiempo.

Cuando pasa la Virgen de Zamarrilla, el pueblo se arrodilla y se huele el curso de la sangre en las venas y, en Málaga, donde el mar juega con el jardín, una fuerte brisa se lleva las rosas y toda la botánica del parque se estremece.
Noche donde el dolor se esconde en los rincones y esquinas de sus calles adoptando una actitud lírica. Noche donde la voz sensual y sentimental de una Málaga, enfervorizada ante el paso de la Virgen del manto escarlata, arranca lágrimas.

Van para ti , Madre Amantísima, estos versos de algunos de nuestros poetas españoles que parece que pensaban en ti cuando plasmaron su esencial palabra, llena de sublime belleza: «En tu barco de luces/ vas/ por la alta marea/ de la ciudad, / entre saetas turbias/ y estrellas de cristal…»(Lorca).

«Tú, bálsamo de mirra; Tú, cáliz de pureza;/ Tú, flor de paraíso y de los astros luz,/ escudo sé y amparo de la mortal flaqueza/ por la Divina Sangre del que murió en la Cruz». (Zorrilla).
Recuerdos de los años 50
Detalle de uno de los papelitos.
Joaquín Salcedo encuentra hasta 15 papelitos con mensajes a la Virgen durante la restauración del manto de la Virgen de Gracia y Esperanza
Mi Propio Sentir
Joaquín Salcedo ha sido el encargado de bordar el nuevo guion corporativo del grupo parroquial de Desamparados, de Santa María Goretti.
Los nervios empiezan a aflorar a estas alturas de la Cuaresma, cuando los días más importantes están a la vuelta de la esquina
El 25 de febrero
Imagen del cartel en la iglesia de Santa María del Reposo.
Blas Domínguez fue el encargado de presentar a Leonardo Recio Campos, autor del mismo
Víctor Hidalgo reconoce que su consulta se llena los días previos a la Semana Santa.
Nada de agua caliente y sal; fría e incluso con cubitos de hielo para combatir el dolor y hay que punzar las ampollas
Cambio de recorrido de los cortejos procesionales.
La exposición de la Sábana Santa obliga a acortar el itinerario de los cortejos por el interior del templo
Rincón Cofrade
Chopera avanzó que parte de la recaudación de la Corrida de la Prensa se destinará al economato social
El peso principal del contenido de La Saeta está compuesto por quince grandes reportajes
María del Carmen Ledesma
María del Carmen Ledesma subirá mañana a las tablas del Cervantes para pregonar la Semana Santa.
La pregonera defiende que en las hermandades se mantenga la vocación de servicio y la humildad para evitar los conflictos internos
Al día
Un grupo de personas ven el paso del Señor de la Puente desde un balcón.
Una empresa pone en contacto a propietarios y arrendadores a través de una plataforma en internet
A los 91 años
Carlos Gómez Raggio falleció ayer cuando apenas si le faltaba un mes para cumplir 92 años.
Muere quien fuera durante 24 años hermano mayor de la archicofradía, presidente de la Agrupación y todo un ejemplo
Síndrome cofrade
Cuando estas líneas lleguen a ustedes, mi querido Damián habrá pronunciado ya el Pregón de la Juventud Cofrade que recuperó la Humildad en 2009. Y de la juventud quiero hablarles hoy. Si hay algo que durante este siglo pasado ha caracterizado a los cofrades, ahí están las hemerotecas, es la queja continua de todas las generaciones ante la falta de juventud. Y vuelvo a disentir, porque no es cierto. A los hechos me remito. Si no hubiera habido relevo generacional no hubiéramos llegado hasta hoy. ¿Qué ha habido momentos en que la cosa ha estado difícil? Cierto, pero es que nadie dijo que esto fuera fácil. El problema es el tratamiento a esos jóvenes. Jóvenes que como se dijo en el foro de debate de La Opinión, hoy en día están más preparados que nunca. Y la piedra de toque es casi siempre la misma, el afán de aquellos antiguos jóvenes a abandonar la poltrona.

No se me escandalicen. Aquí no sobra nadie y todas las manos son pocas. Necesitamos el empuje de los jóvenes, y las experiencias de los mayores. ¿Es tan difícil trabajar en equipo? No. Es fundamental que los jóvenes aporten sus ideas, se sientan escuchados, y trabajen, encauzados y apoyados por sus antecesores directos… que también tienen que trabajar, porque qué mejor ejemplo se puede dar. Simbiosis en las dos direcciones y no ser parasitario de otro. Ambas partes tienen que caminar juntas en el mismo sentido, sin enfrentarse. Las cofradías están imbuidas dentro de la sociedad y evolucionan y retroceden a la par que ésta, esos jóvenes son los hijos, y esos mayores son los padres cofrades. Eduquemos pues a nuestros hijos.

Aprenderán humildad y a obedecer antes de mandar y nosotros recordaremos valores diluidos con los años y con las heridas de guerra, amén de esa sonrisa de la juventud. Pongo un ejemplo de equipo de mayores y jóvenes trabajando porque me impactó sobremanera su cartel: el grupo joven de Monte Calvario, que han sabido tomar las riendas cuando su cofradía más lo necesitaba. Valiente decisión. Don Bosco, que sabía un rato de jóvenes, lo dejó bien claro: «La base de toda educación es cuestión de corazón». Y otra cosa no, pero corazón, nos sobra a todos los cofrades.
La Agrupación de Cofradías venderá abonos por internet
La nueva web permitirá solicitar los abonos que han quedado libres para la Semana Santa y evitar la reventa
El balcón de Pilatos
En junio de 1993, recién terminado mi octavo curso en la extinta EGB, tuve la oportunidad de ser matriculado en el colegio de los Maristas. Cursar bachillerato y COU en el colegio de calle Victoria cambiaría mi vida, decían. En la primera quincena del mes de septiembre de aquel año, ingresé como flamante nuevo alumno de tan reputado colegio que, aún hoy día, desprende un aura especial en cuanto a formación y calidad de enseñanza se refiere. El enclave, muy familiar para mí, era el entorno de la plaza de la Victoria o Jardín de los Monos, nombre más castizo y coloquial para los vecinos del chupitira.

No tardé mucho en granjear grandes amistades con los que ya serán siempre amigos del cole. Entre la legión de compañeros de clase y de patio de recreo encontré en los primeros meses de mi inolvidable estancia en el colegio a los cofrades de maristas. Repartidos en las aulas que correspondían a mi promoción, un considerable número de alumnos pertenecían a diversas cofradías como herencia de devociones familiares o fruto de su particular visión de las cofradías y de la Semana Santa malagueña en general.

En un inolvidable curso de 3º de BUP, compartimos pupitre prometedores cofrades que contagiamos de nuestro espíritu a prácticamente toda la promoción. Creamos El Rincón del Cofrade Marista en una de las esquinas del aula en la que recibíamos clases, y allí señalábamos los días que quedaban para un nuevo Domingo de Ramos; se colocaban estampas de todas y cada una de las imágenes de la Semana Santa; realizábamos actividades una vez terminadas las horas lectivas y recibíamos el beneplácito del inolvidable hermano José Cabello, que de forma cariñosa y descarada, mimaba a todo aquel que arrimaba el hombro en el rincón cofrade.

Carlos Cervera, Antonio Clavero, Raúl Berzosa, José Luis Romero, Alberto Nuño, Javi García y algunos más encabezados por Matías Ruiz y un servidor, formábamos un grupo que compartió la suerte de asistir a la canonización del beato Marcelino y que hoy se reparte por la geografía cofrade malacitana, formando parte de juntas de gobierno o con alguna implicación formal con la Semana Santa de nuestra ciudad. San Marcelino Champagnat, ruega por
nosotros.
Los primeros diez días
La imagen del hombre de la Síndone, realizada por Juan Manuel Miñarro, culmina la visita y sorprende a todos.
La repercusión publicitaria gratuita que está teniendo en internet equivale a una inversión superior al medio millón de euros
Saetazos
iez mil entradas registró la web de la Agrupación de Cofradías en sólo una hora para interesarse por el sorteo del centenar de sillas libres para contemplar las procesiones. Muchos alquilarían un balcón si no costara mil euros diarios.

Los hoteles estarán llenos y miles de cruceristas visitarán Málaga esta Semana Santa. Hay agencias y también particulares que ofrecen en un mismo lote alojamiento y localidades para ver las cofradías. El negocio crece en torno a la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, aunque de momento, los cortejos puedan verse gratis en la mayoría de calles.

Según la lírica, las calles se hacen templos esos días sagrados, «Jerusalén malacitana», y el templo, que los judíos tardaron medio siglo en levantar, ya se sabe, tiene sus cambistas y vendedores de baratijas.

Mientras, en las casas de hermandad se dispensa a muchos de abonar su cuota para vestir la túnica y hay a quienes se les ayuda a pagar el alquiler de su casa y a comer, aunque las bolsas de caridad, rara es la excepción, no reciban euro alguno de los 15.000 que supone por cofradía el reparto agrupacionista.

Procesionar no es barato ni sencillo. Se entiende que pueda haber cofrades, más que cofradías, interesados en ganar presencia en la Agrupación cuyos carteles décadas atrás anunciaban «suntuosas procesiones».

La suntuosidad desapareció de la cartelería, pero también crece. Nuevos y mejores tronos dan trabajo a artesanos, obreros sin sindicar, artistas sin subvención oficial, cuyo arte es tan social, que puede admirarse gratuitamente a pie de calle o por mil euros desde un balcón. El neobarroco religioso que la intelectualidad posmoderna desprecia, convertido en nicho de empleo y fuente de negocio.

Cuando se supone que lo suntuoso puede ser prescindible, cabe sopesar si acaso lo innecesario sea lo presuntuoso. No en vano, conviene no olvidarlo, aquel templo de Jerusalén que tanto tardara en levantarse lo derribó y lo reconstruyó Cristo en su propio ser y en sólo tres días. El mismo Cristo que expulsó a cambistas y vendedores, porque un templo, dijo, no debe convertirse en un mercado. Una gran frase para meditar qué hace cada cual de su propia Semana Santa.
El equipo de El Cabildo retomó ayer la emisión de su programa.
Ante la falta de emisoras de radio interesada en acoger este programa cofrade en su parrilla, El Cabildo ha creado su propia radio a través de internet