Los tronos presentan una bella factura estética

Artesanos del arte sacro

17.03.2016 | 01:49
Fernando Rodríguez Barroso trabaja con una figura.

Devocionart nació en 2012 de la idea de dos grandes cofrades y artesanos en paro: Fernando Rodríguez y Rafael Pastor, a quienes se unió el escultor Jesús Chust Esquivel. Su empresa realiza nazarenos y figuras para belenes de calidad a mano, así como también venden tronos efectuados con gran detalle – Las figuras de estos artistas son pintadas a mano y presentan un detallado estudio anatómico y del movimiento, con lo que son muy realistas.

Fernando Rodríguez Barroso estaba en paro, pero tenía dos grandes pasiones: el belenismo y la Semana Santa. En 2012, propuso a Rafael Pastor, también desempleado, montar una empresa de artesanía sacra y así nació Devocinart, una empresa que, junto al escultor Jesús Chust Esquivel, realiza nazarenos y tronos en miniatura, kits de montaje de tronos, reproducciones de imágenes de Pasión, dioramas de belenes y de Pasión así como figuras para belenes.

«Somos cofrades y belenistas, y hemos encontrado que, si bien hay una gran variedad de nazarenos y tronos en miniatura, en ocasiones las piezas o las reproducciones no son de muy buena calidad o, por el contrario, tienen que ser por encargo y con un precio muy elevado», dice Rodríguez Barroso, quien afirma que su idea es hacer figuras –nazarenos y piezas de belén– con una postura más natural, «cuidando en todo lo posible que los pliegues no sean excesivos o irreales y con más movimiento, lo que los hace más atractivos, encajando perfectamente en un mercado más exigente y considerados como regalos de un gusto más refinado». Los nazarenos están hechos de distintos materiales, por lo que el precio varía si es de resina o de yesos especiales.

Primero, explica este artesano, la figura se modela en barro, se cuece y se le hace un molde donde se sacan las reproducciones en distintos materiales como exaduros –yesos más resistentes–, resina o marmolina. Luego son lijados y se repasan las imperfecciones, para pintarlos, tras una capa de imprimación, al óleo o acrílico. «Todo es pintado a mano», señala Rodríguez Barroso.

En cuanto a los tronos o pasos a realizar, son estudiados minuciosamente y se cuidan al máximo «la impronta y el aspecto, para que sean lo más fieles que se pueda al modelo real», aclara.

Las piezas se hacen a mano, y se reproducen en una resina muy resistente. Luego, se dora con pan de oro o plata el trono o paso y se pintan las maderas y otros acabados, para montarlos pieza a pieza. Por ejemplo, el trono del Cristo de Mena tiene más de 20 piezas sin contar los varales. «El valor añadido de nuestros pasos y tronos es su excelente calidad, con un parecido asombroso a las imágenes reales. Su tamaño es el más pequeño en el mercado de los tronos en miniatura y el tamaño de las imágenes no supera los 40 milímetros», explica.

Los kits de montaje, por otro lado, tienen una moldura vistosa, que se podrá pintar y decorar al gusto. «De fácil montaje, el kit se suministra en despiece frontal, trasero, laterales y base, así como también hay una serie de complementos para terminarlo». En cuanto a las figuras para belenes, están moldeadas por los tres integrantes de la empresa y se realizan en resina y marmolina y se pintan al óleo, además de tener escenas completas, siempre con un gran movimiento de telas y estudio anatómico detallado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine