ULTIMA HORA
La CNMC abre expediente a Gas Natural Fenosa y a Endesa por alteración de precios de la luz
Costumbres

La Semana Santa continúa en los pueblos

Carratraca y Riogordo representan el sábado la Pasión y la Serranía de Ronda celebra la Resurrección con Jesús como Niño y la quema de Judas

25.03.2016 | 15:25
La procesión de Alpandeire del Domingo de Resurrección con motivo de la fiesta del Niño del Huerto.

Los municipios de Málaga son una cita ineludible en esta recta final de la Semana Santa. El Sábado Santo y el Domingo de Resurrección ofrecen una hermosa galería de tradiciones que incluyen representaciones escénicas, procesiones festivas y curiosas fiestas como la quema en El Burgo de un muñeco que representa a Judas, conocido entre los vecinos como «el hombre viejo».

Hoy Viernes Santo, una vez que se encierre Servitas, para muchos malagueños llegará la espera hasta el Domingo de Resurrección. La capital se queda inmóvil durante el Sábado Santo hasta la procesión del Resucitado. Pero la provincia no descansa en esta recta final de la Semana Santa. Si aún le quedan fuerzas o interés, La Pasión de Málaga le resume lo más destacado de la provincia.

Sábado intenso

El Sábado Santo, desde las 16 horas, La Pasión de Carratraca y El Paso de Riogordo representan los pasajes de la vida de Jesús e Istán la resurrección al caer la tarde.

Arriate es uno de los tres municipios en el que encontrarán una procesión el Sábado Santo. La hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre y Santo Entierro, canonizada en 1728, procesionará al Cristo Yacente en la tarde del sábado a partir de las 19.30 horas.

La Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y San José del Carmen de Vélez Málaga –Servitas– es otra de las cofradías que ocupa la víspera de la Resurrección con la imagen de una dolorosa de estilo granadino datada en 1952 y que 39 años más tarde restauró Pérez Hidalgo. A cinco minutos de las doce de la noche, la Servitas veleña es procesionada sobre un trono de carrete de pequeñas proporciones realizado en caoba por Ruiz Liébana.

En la comarca del Guadalteba, el municipio de Almargen acoge en el más absoluto silencio al Santo Entierro. La procesión está organizada por «La Santa Espina», una agrupación que organiza procesiones en Semana Santa sin pertenecer al ámbito eclesial. En este desfile se procesiona el Santo Sepulcro acompañado de Nuestra Señora de las Angustias y con sonidos de una capilla musical.

Y en Villanueva del Trabuco se celebra tras la Vigilia Pascual, en los primeros minutos del Domingo de Resurrección, una representación del momento en que los apóstoles encuentran el sepulcro sin el cuerpo del Maestro. Los jóvenes del pueblo, ataviados de soldados romanos, portan el sepulcro ya vacío alrededor de la plaza, dando a entender que Jesús ya resucitó. El centurión es perseguido por el resto de romanos y una vez capturado lo arrojan al agua, una manera de expresar la alegría.

Jesús resucita como Niño

En Benarrabá, Alpandeire, Pujerra, Genalguacil, Atajate o Cartajima, en plena Serranía de Ronda, la celebración de la Resurrección se convierte en toda una fiesta. Los vecinos adornan las calles y plazas con ramas de olivos, limoneros, naranjos recreando el huerto de los Olivos en la fiesta conocida como «El Huerto» o «El Huerto del Niño». La Resurrección de Jesús se representa con la imagen de un niño al que sacan en procesión por las calles entre una colorida decoración vegetal. El cortejo acaba con una fiesta entre cohetes en la que arde un muñeco que simboliza a Judas. Vecinos y visitantes celebran este renacimiento degustando platos típicos y dulces de pascua serranos a medio día.

En Alpandeire, una hoguera a las puertas de la iglesia en la que los feligreses encienden una vela es el ritual que precede a la misa de Resurrección al filo de la medianoche del sábado, mientras que en Pujerra las mayordomas fabrican un muñeco con ropa vieja y paja que será colgado en un chopo previamente cortado en el río Genal para acabar abatido a tiros y quemado tras la eucaristía, poniendo así fin al malvado Judas. En Cartajima, a la procesión de Resurrección se la conoce como «Las Cortesías» por las tres reverencias que hacen los portadores de los tronos del Niño y de la Virgen.

El Judas de El Burgo

La Virgen Milagrosa y el Corazón de Jesús en procesión recorren el Domingo de Resurrección las calles de El Burgo. Una vez llegan a la plaza de abajo, los tronos quedan quietos en las calles adyacentes. En medio de la plaza un muñeco de enormes proporciones y fabricado con distintos materiales reciclados y varias docenas de cohetes espera para ser quemado. Es el Judas, también conocido como «el hombre viejo» entre los vecinos. Normalmente representa a algún personaje público que se ha ganado por alguna razón la antipatía del pueblo. Una celebración que está declarada como fiesta de interés turístico andaluz y que tiene más de 70 años de historia.

@josemisepul

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine