Cofradías

Reyes cargaditos de solidaridad

La cofradía del Cautivo celebró este jueves una experiencia de cabalgata aprovechando la primera parada de SSMM de Oriente en La Trinidad

06.01.2017 | 05:00
Los niños se acercaban ilusionados a los monarcas para recibir sus regalos.

Dolores de San Juan, veterana en regalar

  • La iniciativa llevada a cabo ayer por la cofradía del Cautivo está inspirada en la experiencia que durante 15 años lleva desarrollando la archicofradía de los Dolores con los niños de la Cáritas de la parroquia de San Juan y los que atienden las Hermanas de la Cruz, de la plaza de Arriola. Solo que los Reyes Magos hacen aquí su última parada antes de volver a Oriente. Lo harán hoy, en este céntrico templo, al mediodía, cuando se producirá el encuentro con los más pequeños. Este año 150 niños serán los que reciban sus regalos de manos de los Reyes Magos, según informó el hermano mayor de la corporación, José Aurelio García Andreu. Una actividad muy consolidada en la hermandad y que cada año sigue creciendo, gracias al empeño, entre otros, del responsable de la Bolsa de Caridad de la archicofradía de los Dolores, Pedro Merino, y la generosidad de muchos hermanos.

Unos reyes magos muy cofrades, tocados con turbante y capirote de cartón forrado de terciopelo, más ilusionados, quizás, que los propios menores que les esperaban, recorrieron en la mañana de ayer la calle Trinidad anticipando el encuentro posterior de Sus Majestades con Málaga y los niños de la ciudad en la Cabalgata. Fueron desde la casa hermandad del Cautivo hasta la iglesia de San Pablo, para repartir los regalos que les habían pedido, pero en su pasacalles despertaron a un barrio que necesita de este tipo de actividades para reecontrarse y recuperar lo que un día fue y ahora añora.

Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron tras las gestiones realizadas por la comisión de Caridad de la cofradía del Cautivo y de su grupo joven. Todo estaba preparado. Durante los días anteriores se habían encargado de repartir las cartas para que fueran escritas con las peticiones de una treintena de niños de familias que la hermandad atiende durante todo el año a través del economato de la Fundación Corinto. Estas, a su vez, fueron confiadas a los miembros de la junta de gobierno, que de forma generosa se encargaron de hacer los pedidos, apadrinando de esta manera a los pequeños en riesgo de exclusión social, envolverlos y llevarlos a la cofradía para su organización y posterior entrega a manos de los monarcas.

Ojos como platos. Nervios y respiración agitada. Alguna lágrima, la de los más pequeños, que nos se atrevían a acercarse a los Reyes porque aún les imponen y lo hacían en compañía de sus madres...

Todo un cúmulo de sensaciones, de sonrisas sinceras, de emoción desbordante, cuando los niños recibían lo que habían pedido: un juguete, el que ellos querían, y una prenda de ropa o de calzado, para que aprendan que los Reyes también se encargan de pensar en cosas útiles. Además, todos los niños presentes recibieron un pequeño peluche.

Melchor, el venerable anciano europeo, con ampulosos ropajes morados; Gaspar, recién llegado de Asia, de vistosa túnica celeste y burdeos; y Baltasar, el africano, el más joven de los tres, de elegante atuendo negro, blanco y dorado. Como no podía ser de otra manera, Sus Majestades seguían la estrella de Oriente, un artístico meteorito de porexpan y purpurina que guiaba su camino, flanqueado por dos pendones reales y que transportaban los pajes de los Reyes. Detrás, una formación de músicos de la banda de la Trinidad, perteneciente a la cofradía, tocaba villancicos. Sus notas despertaron la curiosidad de quienes en el barrio no conocían su regia presencia, se acercaban y participaban de la celebración. El emisario real recogía las cartas de los más rezagados y los Reyes lanzaban caramelos.


Recepción corporativa

Llegaron a la iglesia y accedieron por la puerta principal. Allí les esperaban de forma corporativa el hermano mayor de la cofradía, Ignacio Castillo, encabezando una representación de la junta de gobierno, con bastones y el guión, así como el párroco de San Pablo, Manuel Arteaga. Ambos agradecieron efusivamente la audiencia concedida a los niños de la Trinidad, sabiendo que venían cansados de un largo viaje y que les esperaba una interminable noche de trabajo recorriendo todas las casas de los niños que se han portado bien.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Semana Santa

Berzosa pinta la introducción, el nudo y el desenlace de la Semana Santa de Málaga

Berzosa pinta la introducción, el nudo y el desenlace de la Semana Santa de Málaga

El Señor de la Humildad protagoniza el cartel oficial de la Agrupación, que ha sido presentado...

Presentado el cartel de la Semana Santa de Vélez

Presentado el cartel de la Semana Santa de Vélez

La obra de Carlos Ariza plasma una imagen de la Virgen del Amor

El Obispado autoriza la procesión extraordinaria de Gitanos por su 75 aniversario

El Obispado autoriza la procesión extraordinaria de Gitanos por su 75 aniversario

Será el 23 de septiembre por la tarde, recorriendo las calles de su feligresía y el entorno de su...

Reyes cargaditos de solidaridad en San Pablo

Reyes cargaditos de solidaridad en San Pablo

La cofradía del Cautivo celebró este jueves una experiencia de cabalgata aprovechando la primera...

Raúl Berzosa, pintor del cartel de la Semana Santa de 2017

Raúl Berzosa, pintor del cartel de la Semana Santa de 2017

El joven artista malagueño es uno de los máximos exponentes nacionales de la pintura sacra

Agenda cofrade

Enlaces recomendados: Premios Cine