09 de julio de 2011
09.07.2011
En primera línea

Canciones contra la tormenta

Cerramos temporada con Kris León y Merche Contreras, dos jóvenes apasionadas por la música

09.07.2011 | 07:00
Kris León y Merche Contreras, capeando el mal tiempo.

La última historia del segundo ciclo En Primera Línea es algo diferente a todas las que hemos presentado, la mayor parte de sacrificio personal con recompensa. Pero, a veces, muchas veces, las ilusiones se chocan con muros infranqueables. Hace un tiempo un colega me hablo con ternura del trabajo de la malagueña Kris León y la almeriense –concretamente, de Vera– Merche Contreras. Sus nombres no les dirán mucho, pero la tarea que hacen estas dos veinteañeras es una verdadera epopeya.
El relato comienza mas o menos así: dos fanáticas de la música indie viajan a Córdoba para ver un concierto de Quique González; emocionadas, a la salida del recital comenzaron a fraguar una idea que pocos días después tendría nombre y apellido: Conciertos Indiemálaga. Pero, ¿qué es? Básicamente, una iniciativa para poder traer a nuestra ciudad bandas alternativas o de producción musical alejada de las grandes discográficas; en principio, nada revolucionario, nada que no hagan muchos garitos y salas. Lo interesante es que Kris y Merche son dos estudiantes de tercero de Periodismo que podrían limitarse a hincar codos y salir con los amigos en su tiempo libre; sin embargo, gracias a su pasión por la música, olvidándose de que no tienen un euro y haciendo un hueco entre sus actividades académicas, han logrado levantar un proyecto con el que han acercado a Málaga a bandas como La Habitación Roja y Xavi Aparici y la Legendaria Familia Stinson, además de apoyar a talentos locales como El País Musicano y Gaula. «Indiemálaga comienza cuando nos damos cuenta de que estábamos cansadas de tener que desplazarnos fuera de la ciudad para ver a las bandas que nos gustan. Entonces, nos preguntamos: ¿por qué no traer aquí a esos grupos?», nos cuenta Merche.

Primera cita

Las dos estudiantes empezaron a patearse las calles malagueñas para investigar cómo podían montar conciertos y dieron con Espaciu, el contenedor de actividades culturales del Centro de Iniciativas Universitarias (CIU); precisamente allí ofrecieron la primera cita de Indiemálaga. Tanto los encargados de la sala como los músicos se sorprendieron a ver cómo dos jovencitas habían logrado aquello. «Para bien o para mal la gente se sorprende al vernos. No tenemos dinero pero a la vez la gente nos escucha, sienten curiosidad», relatan.
Siguiente parada: Eventual Music. Más ambición, más responsabilidades: «Nos movimos más, organizamos más las cosas, llevamos el tema de prensa, nos encargamos de la cartelería...». La cosa iba para arriba, pero... «Todo ha ido tan rápido que no hemos podido pensar o planear las cosas», confiesan. No se han establecido como empresa, no han obtenido ningún beneficio de sus actividades más que el de disfrutar de la música que les gusta y compartirla con otros –más bien han perdido dinero de sus maltrechos bolsillos y de los de sus padres–... Navegan en aguas desconocidas pero ellas quieren aprender.

Razones

Y algunas veces uno sólo aprende no de la mejor manera. Para los primeros días de julio tenían programada la tercera cita de Indiemálaga, pero, lamentablemente, no ha podido ser. ¿La razón? Más bien las razones: la sala con que negociaban no quiso ceder en el precio –aun cuando se quedaba con todas las ganancias de lo generado en el bar durante el concierto–, algunos patrocinadores apalabrados se echaron para atrás en el último momento, las bandas no pretendían rebajar su caché y un sinfín de etcéteras. Kris y Merche están tristes: «Siento desolación total. Te tiras trabajando todo un año y luego ves que las cosas no salen por culpa de terceros... Eso es lo peor», dice Merche. Ahonda Kris: «Al principio te desilusionas muchísimo, pero tienes que ser consciente de que estas cosas no dependen únicamente de ti».
Pero no han perdido la ilusión, ni mucho menos. «Seguimos trabajando para sacar adelante la edición de diciembre, y puede que más de uno y más de una se lleve una grata sorpresa. Nos levantamos y hacemos lo que tenemos que hacer simplemente porque creemos en ello», dice Merche, que asegura que la experiencia les ha enseñado algo: «Si vas detrás de algo al final lo consigues. Aquí está la prueba: dos mindundis que han arrastrado a Málaga a grupazos impresionantes, que han arrastrado a cientos de personas hasta una sala, que han movido la ilusión de tantos jóvenes artistas...». Kris también lo tiene claro: «Málaga es una ciudad grande y con un público que empieza a moverse. Nosotras lo vamos a intentar una vez más».
Seguirán topándose con uno de los grandes obstáculos que hay en Málaga, la falta de cultura musical. Kris: «Hay mucho miedo a la ahora de arriesgarse a descubrir cosas nuevas. Creo que con el tiempo esto cambiará pero también se necesita más implicación de las empresas, que deben arriesgarse y apostar por nuevos proyectos. Aunque ahora lo de la crisis les ha venido de maravilla a muchas empresas para escudarse en el no tenemos dinero». Merche: «Esta ciudad lo tiene todo para ser un referente cultural, pero hay que moverse. Está en nuestras manos».
Provoca impotencia ver cómo personas como las artífices de Indiemálaga, con ganas de trabajar y mejorar la ciudad, se enfrentan a un muro a cada paso que intentan dar. Este muro no sólo trunca a Merche y Kris, sino a muchos microempresarios y artistas locales de todas las disciplinas que terminan hastiados y desmotivados por la falta de apoyo. Pero no puedo evitar una sonrisa cómplice cuando veo cómo estas dos chicas siguen luchando. Porque, como dice Merche, «se puede».

DNI cultural

La música de sus vidas
Kris tiene entre sus favoritos al madrileño Quique González y al grupo Love of Lesbian –en especial su disco 1999–. Merche, por otro lado, se considera incondicional del dúo Amaral.

El cine inolvidable
Las películas que Kris jamás podrá olvidar son Antes del amanecer y Antes del atardecer, del estadounidense Richard Linklater. Merche encuentra su inolvidable en Recortes de mi vida, de Ryan Murphy.

La literatura de la que disfrutan
A Merche le fascina la chilena Isabel Allende; entre sus libros rescata como favorito La Casa de los Espíritus. Kris, por otro lado, considera imprescindible Rayuela, de Julio Cortázar.


[Más info: en Facebook como Conciertos Indiemalaga y en indiemalaga@gmail.com]

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine