Estudio

El dinero sí da la felicidad

La economía toma la delantera a la salud y el amor en la última encuestada coordinada por Eduardo Punset

10.10.2013 | 07:57
La crisis ha aumentado la importancia del dinero.
La crisis ha aumentado la importancia del dinero.

Siguiendo la regla de que las personas valoran siempre aquello que no tienen, el dinero es ahora, en época de crisis, la prioridad principal de los españoles para conseguir la felicidad, aunque a pesar de las dificultades económicas más de la mitad de la población se sigue declarando satisfecho con su vida.

Y es que la salud y el amor siguen siendo también factores determinantes para que, junto con el dinero, las personas conformen un "triángulo de equilibrio" que les aporte esa sensación de bienestar que se traduce en felicidad.

Estas son las principales conclusiones del segundo informe de la felicidad elaborado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad a 3.500 personas, presentado hoy por su presidente, Carlos Chaguaceda, y el científico Eduardo Punset, que ha subrayado que "la crisis no ha pasado en vano" y ha tenido una influencia tan grave como para alterar las dimensiones de la felicidad.

Aún así, un 54 por ciento de los españoles sigue declarándose feliz con su vida en 2013, una cifra que ha aumentado dos puntos con respecto a 2010 porque, según Chaguaceda, la gente ya ha "ajustado" sus expectativas económicas a la situación actual y es feliz "con la que está cayendo".

Lo que sí ha variado en estos últimos años es el orden de las prioridades de los ciudadanos para ser feliz: mientras en 2007 la salud (37 %) era el ingrediente principal en esta receta, seguido de amor (32 %) y dinero (17 %), en 2013 este último sobresale por encima de los demás (36 %).

Este retrato de la felicidad dibuja a un español feliz -no hay diferencia entre hombres y mujeres- de entre 26 y 35 años (26 %), con pareja (81 %), que trabaja actualmente (63 %), que vive en compañía de sus hijos (48 %) y con mascotas en casa (56 %) y con una alta confianza y seguridad en sí mismos (74 %).

Y son los extremeños, aragoneses, navarros y cántabros los que se consideran más felices, aunque el resto de comunidades autónomas también se sitúan por encima del 50 por ciento.

Ser feliz ayuda a tener una visión más positiva del futuro y por ello el 67 % cree que su situación personal irá a mejor o seguirá igual en los próximos meses, el 74 % está convencido de que el futuro le traerá más cosas buenas que malas y el 43 % opina que la situación económica de España mejorará el próximo año o se mantendrá igual.

"Somos pesimistas a nivel general, pero optimistas en lo nuestro", ha advertido Chaguaceda.

Respecto a la situación laboral, el informe subraya que desde el inicio de la crisis se ha observado un descenso en los índices de felicidad de los desempleados mayor que el de los que tiene trabajo, mientras que hace seis años había niveles no muy diferentes en ambos casos.

La mayoría de la gente satisfecha se describe como personas llenas de energía (72 %), que les gusta ayudar a los demás (79 %), que siempre dan las gracias (84 %), demostrar cariño (65 %), reciclar (69 %), trabajar activamente para cuidar el medio ambiente (43 %) y consideran muy importante el sentido del humor (78 %).

Para Punset, el primer requisito de la felicidad es formar parte de un equipo porque "de la soledad no viene nada bueno y de la manada sí", y el segundo es no renunciar al control de la propia vida para lograr "tener el sentimiento de que lo que haces vale la pena".

La salud también ocupa un puesto importante en la receta de la felicidad: seis de cada diez españoles felices dicen gozar de buena salud y su preocupación por los hábitos de un estilo de vida saludable ha aumentado en los últimos años, de modo que un 83 % de quien está satisfecho con su vida realiza actualmente algún tipo de actividad física.

Enlaces recomendados: Premios Cine