Entrevista

Lara Alcázar: ´No somos menos brillantes por enseñar las tetas´

La líder de Femen en España explica que la desnudez es una "forma de protesta y no mero exhibicionismo"

15.10.2013 | 17:11
Lara Alcázar, líder de Femen en España.
Lara Alcázar, líder de Femen en España.

La líder de Femen en España, Lara Alcázar, asegura que mostrar las "tetas" no significa "ser menos brillante intelectualmente" que los que protestan sin quitarse la camiseta y que el movimiento ha optado por la desnudez como "arma política" para que no se use a la mujer como a un objeto.

En una entrevista con Efe, Alcázar, de 21 años y estudiante de Historia del Arte, señala que el movimiento cuenta con 15 miembros en España, aunque desde el pasado miércoles, cuando protestó en la Cámara baja junto a otras dos activistas en contra de la reforma de la ley del aborto, ha recibido cerca de 40 correos electrónicos de mujeres que quieren unirse a ellas.

Desde el pasado mes de mayo, es la cabeza visible de este movimiento feminista radical de origen ucraniano, cuyas activistas utilizan sus pechos desnudos para combatir el machismo, una forma de protesta que "da un nuevo sentido a la desnudez", y que "usa el cuerpo como un arma política".

"Estamos hartas. Queremos poner freno a que usen a las mujeres como un objeto, y lo que hacemos es darle un nuevo sentido a la desnudez, descontextualizar cómo se entiende el cuerpo de una mujer en la sociedad contemporánea", explica Alcázar.

"No creo que por enseñar las tetas seamos menos brillantes intelectualmente que una persona que no se quita la camiseta", agrega.

En este sentido, hace hincapié en que cada persona, cuando opta por ser activista o "emprender una lucha", decide cómo hacerlo y desde Femen han escogido mostrar los pechos porque "funciona" y "es un buen método": "Habrá gente que prefiera luchar con la camiseta y la chaqueta puestas", agrega.

No obstante, aclara que cuando una activista de Femen va a hacer una entrevista o a un programa de televisión visten "como todo hijo de vecino" porque, insiste, para ellas la desnudez es una forma de protesta y no algo que hagan por mero exhibicionismo.

Parar la reforma de la ley de interrupción del embarazo anunciada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, es una de sus principales reivindicaciones, por eso acudieron al Congreso con el torso descubierto al grito de "aborto es sagrado".

¿Y por qué escogieron ese lema? pues porque, según relata Alcázar, "una de las acepciones de sagrado es intocable": "Este derecho, que está legislado, lo entendemos como sagrado y fundamental".

Cree que al titular de Justicia se le pasaron muchos calificativos por la cabeza, "ninguno de ellos bueno", cuando escuchó sus protestas en el Congreso y se pregunta qué sabrá Gallardón del drama que supone el aborto para una mujer si él es un hombre "ampliamente machista, patriarcal y católico hasta la médula".

Es consciente de que frenar la reforma "es difícil" sobre todo, apunta, con el actual Gobierno, con el que es complicado hasta encontrar trabajo, pero seguirán intentándolo porque "es su misión" y cree que se pueden cambiar las cosas, por eso es activista.

No concreta las futuras acciones de Femen en España, sólo recuerda que su forma de actuar consiste en ir a lugares concretos muy visibles y allí mismo hacer la protesta. "Nosotros tenemos nuestro librillo, como se dice popularmente y, dentro de lo que se pretende, vamos viendo lo que es más coherente y potente".

La mayoría de las activistas españolas de este movimiento residen en Madrid, aunque también tratan de reunirse cada quince días con las que viven en otras comunidades para ponerse al día, y hacer un "entrenamiento" aunque prácticamente están en contacto cada día.

Indica que el hecho de que Femen se organice por países, no quiere decir que sean grupos independientes, todo lo contrario, actúan siempre en consenso.

El movimiento no tiene ninguna ideología política y Alcázar descarta formar un partido político, porque las activistas se mueven "meramente por una defensa de derechos y libertades"; "nuestro ámbito es el activismo, no la política", asevera.

Sostiene que en España "hay mucho por hacer" no solo contra la reforma de la ley del aborto, sino también en la lucha contra la violencia machista, la discriminación laboral de la mujer y contra la corrupción, lacras por las que Femen seguirá luchando, según Alcázar.

Enlaces recomendados: Premios Cine