Apareamiento

Las mangostas hacen de Romeo y Julieta contra la endogamia

Una especie africana de este animal arriesga su vida para aparearse con sus enemigos de otros grupos sociales

03.07.2015 | 15:09
Las mangostas se aparean con sus enemigos.

Las hembras de una especie de mangosta africana arriesgan sus vidas para aparearse con ocasión de 'luchas' con sus enemigos de otros grupos sociales.

Tanto machos como hembras han aprendido a discriminar entre parientes y no parientes para evitar la endogamia, incluso cuando el apareamiento se produce dentro de su propio grupo social.

Investigadores de las universidades de Exeter y Liverpool John Moores encontraron que el 18% de las crías de mangostas salvajes fueron engendradas por machos de grupos rivales.

Estas mangostas viven en grupos sociales estables a través de África central y oriental. Son muy sociales, y la mayoría de individuos permanecen en su manada natal rodeada de familiares durante toda su vida.

Hazel Nichols, autor principal del estudio, de Liverpool John Moores University, dijo: "Estos cachorros son menos propensos a cruzarse entre sí, son más pesados y tienen posibilidades de supervivencia más altas que sus contrapartes de dentro del grupo".

Sin embargo, sus madres arriesgan mucho para aparearse con machos de otros grupos; los encuentros agresivos entre grupos rivales representan el 20% de las muertes de las crías y el 12% de las muertes de adultos .

"Estas mangostas no son los únicos animales que luchan con los grupos rivales. Los seres humanos, por ejemplo, a menudo se involucran en la guerra. Sin embargo, los conflictos de estas mascostas son inusuales porque en muchos casos, el apareamiento se produce durante estas luchas, a pesar de que es un momento peligroso para decidir aparearse con uno de sus rivales".

Jennifer Sanderson, del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter, co-autora del estudio, dijo: "Lo más emocionante que encontramos es que las hembras tienen más probabilidades de aparearse con machos de machos rivales si están rodeadas de compañeros inadecuados - como sus hermanos y tíos - en su propio grupo. Cuando esto sucede, son mucho más propensas a asumir el riesgo de aparearse con un macho de otro paquete".

El estudio forma parte de un proyecto de 20 años, dirigido por el profesor Michael Cant de la Universidad de Exeter. Ha sido publicado en la revista Behavioral Ecology.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine