Catedrático de psiquiatría

"En España hace mucho tiempo que no se apoya a la ciencia"

Luis de Lecea es un cerebro fugado. Doctor en Biología Molecular, hoy ejerce de catedrático de psiquiatría en la universidad de Stanford

19.10.2015 | 01:33
Luis de Lecea.

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Puede prescindir España de un cerebro como el suyo?».
Claro, no me siento tan importante. Habría vuelto en un momento dado, ahora ya no. Las condiciones de que disfruto en Estados Unidos no existen en España, donde hace mucho que no se apoya la ciencia.

Investiga usted los estados de vigilancia, tanto tiempo perdido durmiendo.
No, porque durante el sueño recuperamos el cuerpo y el cerebro. Procesamos información y nos preparamos para el día siguiente. Efectuamos un rebobinado. Recapitulamos lo ocurrido y lo sometemos a filtros. Los delfines mantienen despierto medio cerebro.

Los beneficios del sueño no explican el sueño.
No sabemos por qué dormimos, pero la baja calidad del sueño tiene una relación directa con hipertensión, irritabilidad o cáncer. Acabamos de publicar en la revista americana Nature Communications que en las células madre también disminuye la capacidad para regenerarse. En un trasplante de médula ósea, habrá menos posibilidades de éxito si el paciente no ha dormido bien.

Tal vez la respuesta no esté en la química.
¿Por qué no? Conoceremos el funcionamiento del cerebro cuando podamos predecir a nivel molecular cómo evoluciona en un estado concreto.

Usted habla de «sistema operativo», pero niega que el cerebro sea un ordenador.
Es un ordenador biológico, que no puedo imitar en un ordenador convencional. Nos gustaría que los ordenadores fueran como el cerebro, pero no es así.

A veces lo superan.
Se demostrará que los coches conducen mejor que nosotros, pero el cerebro es plástico y versátil. Lo que hace, lo hace muy bien.

¿Qué significa despertarse?
Poner al cerebro en un estado en el que puede procesar información sensorial. Es automático, innato.

¿Dalí sabía más de sueños que usted?
Sin duda alguna. Los sueños son parte del sueño, y ahora sabemos menos sobre las ensoñaciones de lo que creíamos saber.

¿Cuándo le mencionan a Freud echa mano de su pistola?
No, es un individuo absolutamente esencial para entender la historia de la psiquiatría y la evolución del pensamiento alrededor del sueño. Ni nos metemos con Freud ni estudiamos a Freud, estamos en otra época.

¿No es preferible enviar a los futuros médicos a Stanford?
No es incompatible. Que estudien en una facultad de Medicina española y después hay que llevarlos a Stanford para que vuelvan. Desconozco los detalles para dar un sí categórico, pero toda inversión en biomedicina tiene retornos muy superiores. En el proyecto Genoma, de uno a ocho a uno a quince.
Crearía riqueza.

Los enemigos de una facultad de Medicina eran los médicos ya instalados con miedo a la competencia.
Lo peligroso en Medicina es no tener competencia. Son colegas, fuentes de información y no de conflicto. En Stanford rindes al máximo por tener tanta inteligencia alrededor. Se potencian tus capacidades.

¿Preferiría llamar presidente a Obama más que a Rajoy?
Soy ciudadano americano, y voté a Obama las dos veces. Podría votar en España, pero no lo hago.

Cataluña también le necesita.
Llaman de vez en cuando. Si se lo tomaran en serio, pondrían los medios. No se lo toman en serio.

¿Qué le dice a quienes duermen cinco horas al día?
Enhorabuena, la duración del sueño obedece a componentes genéticos considerables. La mayoría no rendimos con solo cinco horas. Yo duermo ocho o lo noto.

¿Bebe café?
A veces. Funciona para mantener la vigilia, pero no lo puedo recomendar. No es bueno para el sueño, ni tampoco ver la televisión por las noches o utilizar la cama para lo que no sea el sexo y dormir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine