Informe de la OCDE

¿Por qué los estudiantes españoles fracasan en el colegio?

El último informe de la OCDE revela que los alumnos con problemas económicos presentan peores notas

10.02.2016 | 21:40

Los alumnos españoles con problemas económicos tienen hasta el triple de probabilidades de tener un bajo rendimiento escolar que los estudiantes favorecidos. Así lo concluye el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) titulado ´Estudiantes de bajo rendimiento. Por qué se quedan atrás y cómo ayudarles a tener éxito´.

La OCDE basa su documento en el rendimiento que los estudiantes de 15 años presentaron en el informe PISA 2012, una evaluación que mide el nivel en matemáticas, ciencias y lectura de alumnos de todos los países.

Aunque desde hace ya algunos años los informes PISA nos ponen los pelos de punta a los españoles porque pensamos que siempre estamos entre los peores puestos, lo cierto es que nuestro país se encuentra cerca de la media de la OCDE, al menos en matemáticas, lectura y ciencia.

Pero tampoco podemos presumir. En 2012, el 24% de los estudiantes españoles tuvieron un bajo rendimiento en matemáticas, un 18% en lectura y un 16% en ciencias. La media de la OCDE ese mismo año se situó en un 23%, 18% y 18%, respectivamente.

Este bajo rendimiento es el resultado de una combinación de factores y desventajas que los estudiantes sufren a lo largo de sus vidas. Tal y como ha concluido este último informe de la OCDE, en España los estudiantes socio-económicamente desfavorecidos, los de origen inmigrante, las chicas, los repetidores de curso y los que no han recibido educación preescolar tienen una probabilidad mayor de tener un bajo rendimiento en matemáticas.


La renta familiar influye en el rendimiento escolar. Agencia Atlas | Archivo

La OCDE hace especial hincapié a las dificultades socioeconómicas que puedan atravesar los alumnos, un factor revelador que nos permite hacer entender las diferencias en rendimiento escolar que siempre han existido entre los países más desarrollados y los más pobres.

En España, el 40% de los estudiantes desfavorecidos presentaron un rendimiento bajo en matemáticas en el examen PISA de 2012. Esta cifra dista mucho del 8% de los alumnos favorecidos que tuvieron resultados en la misma línea.

Hay que remarcar que los datos en los que la OCDE ha basado su informe son de 2012 y que la pobreza en España ha crecido considerablemente en los últimos años.

Pero esta brecha entre los alumnos españoles no es ni de lejos la mayor. En países como Uruguay, por ejemplo, la diferencia entre alumnos favorecidos y desfavorecidos llega al 50,7%.

Otro punto a destacar en relación con el entorno económico de los alumnos es el tipo del colegio en el que estudian. Los colegios públicos de nuestro país presentan un nivel casi tres veces mayor de bajo rendimiento escolar que los centros privados.

Sin embargo esto no ocurre en todos los países. En Estonia, Francia, Indonesia, Luxemburgo y Tailandia los estudiantes en colegios públicos tienen una probabilidad bastante más baja de sacar peores notas en matemáticas.

Más deberes pero peores resultados

Otro de los aspectos más destacables del informe del a OCDE es que los alumnos españoles siguen a la cabeza en el número de horas dedicadas a hacer deberes. En 2012, los estudiantes de nuestro país que presentaron un bajo rendimiento dedicaban unas 4,7 horas a la semana a hacer deberes, mientras que la media de la OCDE está en 3,5 horas.

Los estudiantes con un rendimiento por encima del nivel básico tampoco son una excepción. Ese mismo año dedicaron una media de 7 horas a la semana, frente a las 5,3 de la OCDE.

La educación preescolar es otro de los puntos clave del informe y uno de los factores más sorprendentes. El 24% de los estudiantes que cursaron al menos un año de Educación infantil presentan un bajo rendimiento, frente al 44% de lo que no tuvieron ningún tipo de educación preescolar.

Las claves para evitar el fracaso

Para evitar el fracaso escolar y mejorar el rendimiento de los estudiantes, la OCDE propone diez claves:

1. Desmantelar las múltiples barreras de aprendizaje
2. Crear un entorno de aprendizaje en las escuelas que sea exigente y ofrezca apoyo a los estudiantes.
3. Ofrecer refuerzo escolar tan pronto como sea posible.
4. Animar a los padres y las comunidades locales a involucrarse en la vida escolar.
5. Inspirar a los estudiantes para que saquen el mayor rendimiento posible a las oportunidades educativas.
6. Identificar a los estudiantes de bajo rendimiento y diseñar una estrategia adecuada a su perfil
7. Ofrecer refuerzo individualizado a los colegios y las familias desfavorecidas
8. Ofrecer programas de refuerzo especiales para los estudiantes de origen inmigrante, que hablen una lengua minoritaria o que provengas de zonas rurales.
9. Reducir las desigualdades en el acceso a la educación preescolar y limitar la separación de los alumnos por nivel académico
10. Políticos, profesores, padres y los propios estudiantes todos tienen un papel importante que jugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine