'Coach' y gerente de Barna Consulting Group

"Los institutos deberían tener un 'coach' para orientar a los adolescentes"

Ana Fernández reivindica la figura del mentor y asegura que todo el mundo debería tener "un coach" en su vida

19.03.2016 | 19:45
Ana Fernández.

Listado de películas según la temática de trabajo

El cine como herramienta de coaching» es una de sus conferencias: el séptimo arte puede ser una herramienta de crecimiento personal - Está convencida de que el futuro del «coaching» es la especialización y recalca que
su labor es fundamental tanto para las empresas privadas como para la Administración

Es la palabra de moda. Empresarios y famosos tiene un coach en su vida. La palabra traducida al castellano significa entrenador y cada día se utiliza más. Ana Fernández sabe muy bien cómo orientar, principalmente a los directivos o a las personas que dirigen grupos de trabajo, a sacar el máximo rendimiento y a cumplir los objetivos marcados dando las herramientas necesarias a cada uno. Ahí reside la clave. Gerente de la empresa Barna Consulting Group, asegura que la figura del mentor ha existido siempre. Era el «maestro del oficio», el que enseñaba y acompañaba. «Sin embargo, esta figura ha desaparecido y se nos ha exigido demasiado. A nivel de trabajo, que te cases, que tengas hijos, que tengas una vida perfecta... y la gente empezó a quebrarse. Fue entonces cuando apareció una figura, que tiene más experiencia y te puede ayudar a encontrar más soluciones a un tema de bloqueo en tu desarrollo personal. ¿Soy lo que quiero ser o soy lo que debo ser? Hay mucha gente que no es feliz. Y luego, la propia exigencia que tú te pones.

El coaching también te ayuda a aceptar que tienes muchos puntos fuertes, pero también muchas áreas de mejora que puedes trabajar. Y hay que estar contentos de tenerlas porque de lo contrario no aprenderíamos nada nuevo en la vida», explica. Por ello, asegura que la figura del coach es «muy necesaria», sobre todo teniendo en cuenta «los tiempos que vivimos».

El coaching, además, no es una cosa exclusiva de los adultos. «En la adolescencia, cuando hay dilemas sobre lo que tienes que hacer, sobre el futuro... La figura del coach es de gran ayuda. Pero no es un psicólogo, porque no intenta buscar las causas del problema. Nosotros proyectamos hacia delante. Con esta situación ¿qué podemos hacer?

En la adolescencia, en los colegios e institutos sería muy positiva la presencia de un coach. Nuestro futuro es la especialización y creo que el coach es necesario tanto para la empresa privada como para la pública, sobre todo en la Administración, pero, claro, cuesta dinero», reivindica.

Ana Fernández disfruta con el cine, y se le nota. Tiene sus listas de películas y cada domingo elige dos para ver. Por ello, realizar una conferencia sobre el cine y su otra pasión –el coaching– supuso para ella la cuadratura del círculo. «El cine puede ser una buena herramienta de coaching por cinco razones. La primera es que la forma de arte que tiene más influencia en este momento porque llega a todos. La universalidad de que una misma película se pueda comprenden a la perfección en España, en Japón o en Sebastopol hace que sea el arte que tiene más influencia.

En segundo lugar, porque es una herramienta muy buena para reflexionar y para aprender o para enseñar. La tercera es que el cine crea un vínculo emocional. ¿Por qué lloramos en las películas? ¿O por qué sufres o te ríes? Porque el cine va a la parte emocional del cerebro, no a la racional.

Y en la vida no tenemos tiempo para nuestra parte emocional. La cuarta es que el cine es un elemento de desconexión y de catarsis y esto es muy interesante. ¿Cuántas películas hay de fracasos? Montones. Porque el drama de los demás nos alivia. Y el último es que el cine es el arte de contar historias. Y ahí hay un elemento muy importante y es que hay una tesis que yo creo firmemente y es que si no tienes una historia no existes. La narrativa es el arte de darnos la identidad y el cine construye identidades con las que tú te puedes identificar», explica.

Por ello, asegura que el cine permite ver distintos puntos de vista en muy poco tiempo. «También trabajamos escenas y elegimos aquellas que ponen el foco en aquello que nosotros queremos recalcar», especifica.

Un «click» en el cerebro

Para Ana Fernández el coach pretende que el cerebro haga un click para poder ver las mismas cosas desde diferentes puntos de vista. «El riesgo que tenemos todos es ver siempre las mismas cosas de la misma manera y creer, además, que esa manera es la buena. Primero creamos un vínculo y yo no te enseño, yo te acompaño para que abras la mente y veas otros puntos de vista. Por eso las películas nos permiten ver distintos puntos de vista».

Ana Fernández afirma, sin dudarlo, que nadie enseña a nadie a dirigir un equipo. Ni en los colegios ni en las universidades. Y da un paso más. «Tampoco nos enseñan a tratar nuestros sentimientos ni nuestra emocionalidad y hay gente que la tiene completamente escondida al creer que es un signo de vulnerabilidad. Y tampoco nos enseñan a relacionarnos con personas y a gestionar personas. Por eso hay una confusión muy grande en los directivos entre la autoridad y el poder. Y parece que asumir una posición implica un estilo muy autoritario. Esto se ve en cantidad de películas», afirma mientras recalca la «practicidad» que supone poder ver una películas en cualquier dispositivo.

Y como es una mujer práctica, mostró ayer el listado que ha elaborado para que aquellos que no pueden costearse un coach, no tengan tiempo de ir a clases presenciales o sientan curiosidad puedan trabajar ciertos aspectos de su vida viendo, simplemente, una película.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine