se buscarán cadáveres

Hallan restos de disparos en uno de los ´Pozos del Olvido´ de la guerra civil

16.07.2008 | 18:36

Un grupo de arqueólogos han encontrado restos de disparos en la boca del pozo del Llano de las Brujas, uno de los llamados "Pozos del Olvido" de Arucas (Gran Canaria), donde en las próximas semanas se buscarán los cadáveres de "desaparecidos" de la represión franquista en la isla grancanaria.

Los responsables de la excavación arqueológica explicaron hoy, a la boca del pozo, que los restos encontrados son dos casquillos de cartuchos o vainas de bala del calibre 9 mm. corto, un casquillo de bala del 9 mm. parabellum y un proyectil también del calibre 9 mm.

corto, así como otros restos como dos botones y una medalla.

Este hallazgo es un indicio para los investigadores de que en el interior del pozo pueden encontrarse al menos una docena de víctimas de la Guerra Civil, personas que desaparecieron después de ser sacadas de sus casas en el año 1937 por los falangistas y otros grupos adeptos al régimen de Franco.

Los llamados "Pozos del Olvido" son los cuatro pozos (Puente del Barranco, Llano de las Brujas, Puente del Barranco de Tenoya y Vuelta de El Francés) situados en el municipio grancanario de Arúcas (32.000 habitantes) donde se tiene constancia histórica de que fueron arrojadas al menos 79 personas durante la represión franquista.

El Ayuntamiento de Arúcas y la Asociación por la Memoria Histórica de Arúcas promueven desde hace años la recuperación de los restos de las víctimas, lo que por fin se ha conseguido tras recibir una subvención de 300.000 euros del Gobierno de Canarias y el apoyo de otras instituciones, que han declarado los pozos Bienes de Interés Cultural (BIC).

El director del proyecto, Antonio Jiménez, explicó a Efe que los hallazgos de restos de disparos a la boca del pozo "induce a pensar que aquí se cometieron asesinatos" y que "probablemente, a falta de los estudios finales, parece ser que todas las víctimas que nos encontremos murieron la madrugada del 19 de marzo del año 1937".

"Las noticias orales que tenemos es que los trajeron en una camioneta, que era propiedad del Ayuntamiento, y por lo que vemos algunos fueron ejecutados antes de ser arrojados", relató el responsable de la excavación.

Los arqueólogos cuentan con el testimonio de personas que han relatado "que algunos fueron arrojados vivos, les pegarían culatazos, y otros ya vendrían torturados y medio moribundos y serían arrojados directamente al pozo".

"De Arúcas sabemos que hubo 66 desaparecidos en todo el municipio, más otros 13 de Gáldar, pero no sabemos el número exacto de los que puede haber en este pozo", explicó Antonio Jiménez, quien se mostró convencido de que en cada perforación que será escrutada "habrá diez o doce personas".

Francisco Travieso, hijo de un desaparecido la madrugada de San José de 1937, dijo a Efe que tiene derecho a darle una sepultura digna a su padre, "como se las damos ahora a los inmigrantes que mueren en Canarias", aunque aseguró que su deseo es enterrarle "sin revanchismos".

El director de la obra, Rafael Peinado, explicó a Efe que para que los arqueólogos puedan hacer sus investigaciones en el interior del pozo hay previamente que construir una estructura en él para garantizar la seguridad del personal que trabaje en la investigación.

El profesor José Pestana Brito, responsable del estudio genético de las víctimas franquistas, explicó a Efe que ya ha tomado muestras de cincuenta familiares de desaparecidos de la Guerra Civil para crear una base de datos para poder cotejar sus ADN con los restos óseos que se espera extraer del pozo.

Enlaces recomendados: Premios Cine