Girona

Salen en libertad provisional los monitores de inglés acusados de vejar a menores

22.07.2008 | 19:46

El juzgado de instrucción número 3 de Blanes ha decretado esta madrugada la libertad provisional con cargos para los dos monitores de inglés y un amigo de estos detenidos el domingo en Tossa de Mar por maltratar y vejar a un grupo de niños que participaban en unas colonias.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha informado hoy de que el juez de Blanes imputa a estas tres personas, Ian W., de 26 años, Robert Neville D. S., de 24, y Adrian P., todos de nacionalidad británica, los delitos de atentado a los agentes de la autoridad, desobediencia y vejaciones injustas.


El juez ha decretado como medidas cautelares para los tres jóvenes comparecer semanalmente ante el juzgado, la prohibición de salir de España y la retirada del pasaporte.


La policía local de Tossa de Mar detuvo en la madrugada del domingo a estos tres jóvenes británicos cuando, en estado de embriaguez y actitud agresiva, increpaban a un grupo de niños de entre 10 y 14 años que estaban bajo su cuidado y que se habían encerrado en un bungaló.


Los hechos ocurrieron en el camping Club Aire Libre, ubicado en cala Llevadó, situado a pocos kilómetros del núcleo urbano de Tossa de Mar (Girona).


Dos de los detenidos son monitores de unas colonias para aprender inglés organizadas por la empresa Sheffield Centre International, que había alquilado varios bungalós del Club Aire Libre.


La policía de Tossa fue alertada por los padres de una de las menores que les habían advertido por teléfono que ella y sus compañeros estaban siendo increpados por los monitores.


Los agentes que acudieron al lugar encontraron a los niños encerrados en un bungaló atemorizados y nerviosos.


Los dos monitores y el tercer joven, que aparentemente no tiene relación laboral con la empresa Sheffield Centre, se mostraron violentos e insultaron a los agentes, que procedieron a detenerlos.


En el día de ayer, la mayoría de los padres de los alumnos, originarios de diversas comunidades españolas, acudieron al cámping para llevarse a los niños a su casa.


Los niños explicaron a los agentes que durante su estancia en las colonias los monitores solían insultarles, les propinaron bofetones y llegaron a exigirles pequeñas cantidades de dinero.

Enlaces recomendados: Premios Cine