Tribunales

El abogado de ´El Solitario´ recurrirá la sentencia que le condena a 47 años

30.07.2008 | 18:32

El abogado de Jaime Giménez Arbe "El Solitario", Marcos García Montes, recurrirá ante el Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra, que le ha condenado a 47 años de cárcel por el asesinato de 2004, en la localidad navarra de Castejón, de dos guardias civiles.

Así lo ha anunciado el letrado en un comunicado de prensa, en el que explica que presentará recurso de casación ante la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo por considerar que se ha producido un "error en la apreciación de la prueba".

Ese será uno de los argumentos del recurso que planteará ante el Supremo ya que considera que "la única testigo" que reconoció a Giménez Arbe "sin dudas" en el juicio manifestó que lo hizo después de ver su cara en televisión tras su detención en Portugal y que además le vio horas más tarde de los hechos en un lugar muy distante de donde ocurrieron.

Además, el letrado considera que hay "abundante contradicción" en los testimonios de las personas que, tras los hechos, afirmaron en su mayoría que el vehículo era un Suzuki Vitara de color verde oscuro y que facilitaron una descripción de su ocupante distinta de la de "El Solitario".

Argumenta también que los registros de la vivienda de Majadahonda y de la nave de Pinto se realizaron sin presencia de sus titulares, la madre y la esposa del condenado, con lo que procedería su "nulidad", como también la pide respecto de la prueba del arma.

García Montes señala que el arma fue entregada por la Policía portuguesa a la española "sin documento alguno que acredite que se encontraba en el Tribunal de Coimbra (Portugal)".

"El Solitario", que fue detenido en Portugal el 23 de julio de 2007, fue condenado ayer a veinte años de prisión por cada uno de los asesinatos y a siete años de cárcel por el delito de tenencia de armas de guerra.

También se le condena al pago de dos indemnizaciones de 95.000 euros a los padres de los agentes y de 48.000 euros para la novia de Juan Antonio Palmero, con la que tenía previsto casarse en breve, así como de 24.285 euros al Estado por los daños que sufrió el coche patrulla.

En la sentencia se subraya que no hay duda alguna de la intención de matar de Giménez Arbe, tanto por el arma utilizada, calificada como "de guerra" y utilizada por el ejército americano en la Segunda Guerra Mundial, como por el hecho de que los disparos se hicieron a zonas vitales de los cuerpos de los agentes.

También se considera que el ataque se perpetró con alevosía, ya que Giménez Arbe actuó "casi esperando a la patrulla" y de forma sorpresiva, sin dar opción de defensa a los agentes, que no llegaron ni a sacar sus armas reglamentarias de las fundas.

Enlaces recomendados: Premios Cine