Ciclismo. Clásica de Lombardía

Purito, número uno mundial tras ganar en Lombardía

El ciclista catalán suma su segunda victoria consecutiva en la prueba italiana, la última gran clásica de la temporada

07.10.2013 | 22:58

El español Joaquim 'Purito' Rodríguez (Katusha) recuperó este domingoen Italia el número uno en la clasificación mundial al revalidó título en Il Lombardia, última de las grandes clásicas de la temporada ciclista, por delante de su compatriota Alejandro Valverde (Movistar).

Purito Rodríguez, actual subcampeón del mundo, recorrió los 242 kilómetros en 6 horas, 10 minutos y 18 segundos y se presentó solo en la meta tras un ataque sin respuesta a diez kilómetros de meta, aprovechando una rampa con un 15 por ciento de desnivel.

La segunda posición fue para Valverde -bronce en el reciente Mundial-, a 17 segundos, y la tercera para el rumano Rafal Majka.





Rodríguez se sacó la espina de su segundo puesto en el pasado campeonato del mundo de Florencia por detrás del portugués Rui Costa, revalida el título en la prueba italiana y arrebata al británico Chris Froome, vencedor del Tour, el número uno en la clasificación de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

Antes de iniciarse el viaje de 242 kilómetros, entre las ciudades de Bérgamo y Lecco, se guardó un minuto de silencio por la tragedia ocurrida en la isla de Lampedusa en la que el pasado jueves murieron centenares de inmigrantes en un naufragio.

La victoria de Purito Rodríguez no es ninguna sorpresa. Dejó claro en el pasado mundial que se encuentra en un excelente momento de forma y si allí acarició el título, que no logró por un mal entendimiento con Valverde, en está ocasión llegó con la lección aprendida y no dejó margen para la sorpresa.

"Un ataque me ha bastado para ganar. Sinceramente, ha sido espectacular. Tenía ganas de ganar", así resumía el flamante campeón de Lombardia su actuación.

El éxito de Purito se fraguó en el último repecho del día, a diez kilómetros de la meta. Dio un tirón al que no pudieron responder Valverde y sus compañeros, que tuvieron que conformarse con ver desde lejos la llegada de Purito.

La carrera, bajo un cielo plomizo amenazando lluvia que en algunos momentos apareció, comenzó bastante rápida con varias escapadas que no prosperaron, pues los equipos fuertes, los que partían como favoritos al triunfo, como el Saxo Tinkoff de Alberto Contador, el Movistar del campeón mundial Rui Costa, Valverde y Nairo Quintana o el Astana de Vincenzo Nibali, se encargaron de controlarlas.

Al margen de esas fugas en la primera parte de la clásica de "las Hojas Muertas" o "el Monumento" como también se conoce al Il Lombardía (antes Girode Lombardía), lo más destacado fueron los numerosos abandonos entre los que destacaron los del luxemburgués Andy Schleck, el eslovaco Peter Sagan, el español Juan Antonio Flecha y el italiano Nibali como consecuencia de una caída.

Fue a falta de unos 82 kilómetros para la línea de meta, en la subida al Sormano, cuando comenzó la batalla entre los candidatos al triunfo. El primero en descubrir las cartas fue el Movistar con el colombiano Quintana. Todos querían llegar adelante, pero Quintana se quedaba al frente por algunos momentos.

Más tensión en la bajada cuando su compañero Valverde enlazó y por algunos momentos fueron cabeza de carrera. Reacción atrás y, tras ser neutralizados, momentos de calma que aprovechó el francés Thomas Voeckler (Europcar) para marcharse.

Subiendo la Madonna Ghisallo la carrera iba lanzada y comandada por el Katusha de Joaquím Purito Rodríguez, vencedor el pasado año. Un tirón que sirvió para descubrir la debilidades de algunos ilustres como Alberto Contador.

El francés continuó su aventura y a unos 30 kilómetros para el final mantenía tres minutos de ventaja tras haber realizado un excelente descenso y aprovecharse de que el Movistar había dejado de colaborar con el Katusha, pero la fuga murió a falta de una docena de kilómetros.

Fase decisiva

La carrera entraba en su fase decisiva y el primero en salir a escena fue Purito Rodríguez con un ataque en seco en un repecho corto pero duro. Ninguno de los componentes del pequeño grupo donde viajaba le pudo responder, ni el mismo Valverde, que en las primeras rampas se había pegado a su rueda.

En la bajada Purito arriesgó lo justo para evitar cualquier percance y afrontar con relativa tranquilidad los metros finales que le llevarían de nuevo a lo más alto del podio de una prueba a la que le tiene tomada la medida.

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine