Entrevista

´Málaga quizá no sea todavía consciente de la dimensión potencial de la inversión china´

"Para salir de la crisis se necesita ser más ágil y tener más iniciativa" asegura la presidenta de la Asociación de Empresarios Chinos de Andalucía, Leticia Chen

23.04.2013 | 05:00
La empresaria y filóloga, en la sede de La Opinión.
La empresaria y filóloga, en la sede de La Opinión.

La existencia de más de 25.000 emigrantes y los plantes inversores para el futuro convierten a Málaga en la tercera provincia española entre las predilecciones del llamado gigante asiático. Leticia Chen desvela algunos de los proyectos de la comunidad relacionados con la Costa del Sol, que incluyen un asilo de ancianos de lujo y la apertura de una sucursal del banco chino. Respecto al turismo, aclara: « En China se prefiere la historia y la cultura a la playa; pero aquí hay muchas posibilidades: el golf, la gastronomía, el folclore, Picasso», señala

Con desparpajo de bata de cola y rigor de ejecutiva asiática, Leticia Chen, se ha convertido en una pieza indispensable en las relaciones entre Andalucía y China. Si por donde cruzaba Atila no volvía a crecer la hierba, donde pisa Leticia, un auténtico huracán con ideas a mil por hora, ocurre todo lo contario. Sobre todo, en lo que respecta a contactos y proyectos. Después de más veinte años en Málaga, adonde llegó para cursar el doctorado de Filología Hispánica, acumula experiencia como intérprete, asesora y profesora de chino y japonés. Ahora, junto a un grupo de compatriotas, ha puesto en marcha la Asociación de Empresarios Chinos de Andalucía, una especie de tótum revolútum de las relaciones bilaterales que amenaza con revolucionar la percepción de la comunidad china, además de atraer cuantiosas inversiones para la provincia. Sus atribuciones de partida no son ni mucho menos insustanciales: desde la agilización de los visados – «crearemos un AVE diplomático entre ambos países», dice Leticia–, a la formación y la mejora de la integración de las familias. ¿Una labor para un regimiento? No si todos tienen la misma energía.

Los chinos representan ya uno de los colectivos de inmigrantes más numerosos de la provincia, aunque buena parte de su cultura sigue siendo desconocida. Supongo que, con estos precedentes, su asociación no será una patronal al uso.
No. La asociación fue fundada el pasado octubre con el objetivo de convertirnos en una plataforma de intercambio de todo tipo: recursos humanos, empleo, inversión. Este último aspecto es muy importante; quizá desde aquí no se dimensione lo que puede suponer China como inversión, pero existen muchos empresarios interesados en apostar por Málaga en sectores como la vivienda, la industria o el turismo. Otro aspecto fundamental es el que usted hace referencia; queremos que los chinos participen activamente en la sociedad, que contraten españoles y muestren sensibilidad hacia la provincia que los acoge. En definitiva, buscar sinergias que contribuyan a generar progreso y cambiar la imagen de opacidad que se tiene sobre nuestra cultura.

¿A qué achaca la distancia? ¿Una simple e infranqueable barrera idiomática?
El idioma siempre ha sido muy importante; quizá hasta ahora ha faltado una persona que conozca bien ambas lenguas y ambas culturas y pueda servir de conexión. En mi caso, doy clases de chino y japonés, he servido de intérprete y colaborado con empresas malagueñas que quieran expandir sus negocios en China. Incluida la Cámara de Comercio y el PTA. En líneas generales, a la dificultad de la lengua, se añade la falta de tiempo. Ellos quieren integrarse, pero están tan concentrados en trabajar que no pueden asumir el esfuerzo: quieren, en este sentido, que alguien les ayude y eso es lo que pretendemos conseguir con la asociación.

Su colectivo nace con mucha ambición. Incluso con el propósito de disponer de un canal de televisión on line. Imagino que la idea no surgió espontáneamente, a la andaluza, en una tarde.
No, más bien responde al impulso de un grupo de personas y empresarios que desde hace tiempo pensábamos en la necesidad de constituir una asociación con todos los objetivos que he mencionado anteriormente. Más tarde llegó el momento de elegir a un presidente y me eligieron. Había cierto celos territoriales entre las dos provincias chinas más representadas en Andalucía, pero apostaron por mí, que soy de Taiwán, que es un poco en este sentido un punto neutro. Y también para abarcar mas, porque hay chinos de zonas como Hong-Kong que quieren invertir en la provincia.

El empresariado chino siempre se ha relacionado en España con el comercio y con la restauración. ¿Hay más vida por encima del estereotipo?
Por supuesto. Y mucha más en lo que está por llegar. Existen muchos empresarios chinos interesados en venir a la Costa del Sol en invertir en todo lo relacionado con el turismo. Especialmente, en la rama de la medicina estética, los programas de rejuvenecimiento y los centros spa. Uno de los proyectos es una residencia de ancianos de lujo, de alto standing, y esto es una muy buena idea porque existen muchos chinos que han hecho fortuna en Europa y que no quieren volver a China después de la jubilación. Toda esa clientela se podría captar. También hay mucho interés en las infraestructuras y en los hospitales. Un pilar básico para todo esto será la apertura del banco chino, que ahora sólo funciona en Madrid y que pretende instalarse también en Málaga. Ese es otro de nuestros objetivos, que el banco abra en la provincia, porque eso genera mucha confianza e incita a la inversión.

Su asociación acaba de firmar un convenio con la Fundación Málaga Health. Parece que, como dice, están muy interesados en ofrecer servicios sanitarios.
Sí, pero en este caso sería de ida y vuelta. Nuestras conversaciones con la fundación han ido dirigidas principalmente hacia el tratamiento de pacientes oncológicos; en China la lista de espera es enorme. Hasta el punto de que hay gente que acampa en los parques públicos mientras espera ser atendida. Además, las instalaciones están obsoletas y existe un tope para cobrar, de tal manera que el paciente no puede obtener mejores prestaciones aunque quiera pagar más. Por eso es tan importante que los chinos interesados en tener un mejor tratamiento puedan venir y sufragárselo aquí. Es algo también muy interesante desde el punto de vista científico porque generaría también un intercambio de conocimiento y de I+D+i. Otra de las iniciativas que manejamos es la del servicio de telemedicina, que puede ser muy útil para los pacientes que viven en zonas aisladas.

¿Y en cuanto a la tecnología?¿Se estudia también una posible inversión?
Sí, hay ideas en este sentido muy interesantes. Por ejemplo, la de una multinacional de tecnología Led, que cotiza en bolsa, que ha pensado en la provincia para un proyecto muy interesante relacionado con su expansión europea. Su intención es iluminar con bombillas Led de manera gratuita, en plan proyecto piloto, para poner de relieve el ahorro que supondría para las administraciones. Y más en esta época de crisis. Luego, si ven que hay mercado, se instalarían aquí y formarían a trabajadores españoles para contratarlos. Pero lo primero sería comprobar que hay mercado. No vendrían a cruzarse de brazos.

Los analistas coinciden en que el turismo chino será uno de los que más crezca en los próximos años. La Costa del Sol busca fórmulas de atracción. ¿Es cierto que el sol y playa no les interesa?
Al turismo chino no le interesa el sol y la playa porque persiste un prejuicio similar al que había hace siglos en Europa. Se piensa que la mujer es más culta y más guapa si tiene la piel blanca. Pero eso no significa que la Costa del Sol no tenga, ni mucho menos, nada que ofrecerle. Hay, por ejemplo, muchísimo interés por el golf y el tenis. Y están los congresos. Y, sobre todo, Picasso, al que se puede utilizar como empuje para incentivar el turismo cultural. Los turistas chinos no son de playa, sino de profundizar; les interesa más una historia ligada a un territorio que la arena y especialmente la cultura, la tradición y las costumbres.El vino, el flamenco, la gastronomía, los toros, el fútbol.

En eso último les puede venir bien todo este asunto de la Champions...
Sí, de hecho, hemos pensado en una estrategia similar a la de Florentino Pérez, que conozco de primera mano porque estuve en el equipo de asesoramiento para el mercado asiático. La intención es traer a adolescentes interesados en el fútbol para que aprendan y practiquen en las categorías infantiles de los equipos de primera. En este sentido, queremos firmar un acuerdo estratégico con el club de Málaga, que incluya campus y cursillos para que todos los hijos de personas ricas que quieran venir a jugar puedan hacerlo. Y de paso les vendemos a su madre un circuito de rejuvenecimiento y baile flamenco y a su padre el golf y la cata de vinos. Todo el paquete.

Han pensado en todo. ¿Qué lugar ocupa Málaga entre los intereses españoles del empresariado chino?
La provincia es, después de Madrid y Barcelona, el principal objetivo de los empresarios. De hecho, lo es tan bien a nivel de población, con más de 25.000 personas. En otros aspectos, como la adopción de niños chinos, es la segunda tras Madrid. Con esto también queremos trabajar a través de programas que permitan a los niños adoptados no perder el contacto con su cultura de origen.

¿Y por qué Málaga?¿Cuál es la imagen que se transmite en el país de la provincia?
¿Por qué Málaga? Evidentemente porque los chinos no son tontos y saben que aquí tenemos el mejor clima. Esa es la primera razón. El mediterráneo. Pero también valoran mucho, pese a la distancia, que la gente sea más hospitalaria y simpática que en el norte. La mayoría de los emigrantes chinos que vienen a la Costa del Sol proceden del sur, de provincias como Senchuan, el lugar del oso panda.

¿Se nota ya la crisis en el flujo migratorio? Lo digo, fundamentalmente, porque el sueño español ya es cosa del pasado.
Hay muchos empresarios que están volviendo a China para invertir allí porque empiezan a ganar mucho menos dinero. Pero sigue habiendo movimiento de ida y vuelta. El empresario chino nunca se limita a una localización; es como lo indios, acude donde hay dinero y posibilidad de negocio. Si no lo hubiese en Málaga se habría marchado, pero estamos convencidos de las opciones de la provincia. Ésa prescisamente es una de las finales de nuestro canal de televisión on line, mostrarles que aquí existen muchas oportunidades en ámbitos que ellos conocen sobradamente como el golf o el turismo de salud. ¿Por qué no crear una franquicia de fruterías en lugar del Todo a cien?

Las universidades de países occidentales como Estados Unidos empiezan a poblarse de estudiantes de origen chino. Incluso, se habla de una élite intelectual asiática. ¿Veremos en España esa misma situación?
La única diferencia respecto a España es que la inmigración china tiene una historia mucho más larga en países como Estados Unidos. Estamos hablando de quinta y sexta generación. Es una simple cuestión de tiempo. La primera generación de trabajadores que llegó a España no tuvo la oportunidad de estudiar. Con sus hijos, que han sido educados aquí, la situación es diferente. De hecho estamos creando un banco de recursos humanos para incorporar sus currículos y ofrecer su colaboración a las empresas andaluzas que quieran instalarse en China. También pretendemos hacerlo a la inversa, contactar con el IMFE y tener una lista de desempleados españoles para que puedan ser contratados por las empreas chinas que requieran trabajadores.

El pueblo chino tiene fama de paciente y emprendedor. ¿Qué consejo le daría a los españoles para ayudarles a salir de la crisis?
Mi consejo es que lo último que pueden perder es la esperanza y, sobre todo, que no pueden cruzarse de brazos ni esperar una oportunidad. Tienen que tener una mente más ágil y más iniciativa. Cuando cae una moneda al suelo hay que agacharse para recogerla. La moneda no salta sólo a tu bolsillo. Es el momento de estar unidos, porque eso hace la fuerza. Y también de intercambiar con otros mundos. Especialmente porque el mercado se ha roto. Lo bueno es que al romperse se ha abierto el campo de juego, que es más amplio, con más opciones.

A los inmigrantes chinos en España se le acusa de desinterés hacia el país. Amén de otros prejuicios, en algunos casos, casi grotescos...
Sí, pero todo eso es desconocimiento. Ahí nuestra asociación tiene mucha labor por hacer. Crear confianza mutua, aportar nuestra cultura y ética y al mismo tiempo empaparnos de la española. Cuando se tiene conocimiento de otra cultura se apagan ese tipo de comentarios. A veces es cuestión de actitud. En lugar de pensar que las tiendas se abren en domingo también se puede pensar que los chinos están sacrificando su tiempo libre para dar satisfacción a los ciudadanos. Los chinos son muy respetuosos, del único delito que se les acusa es de trabajar.


  España, un paraíso para conocer

Descubre nuestro especial en el que te proponemos diferentes destinos nacionales para conocer a fondo nuestro país.

Ocio


Los príncipes Guillermo y Harry en el estreno en Londres.
´Star Wars: Los últimos Jedi´, hacia la explosión final

´Star Wars: Los últimos Jedi´, hacia la explosión final

La intensidad y la tensión crecen en la octava entrega, que vivió su estreno europeo en Londres

Amaia y Alfred, primer beso ante las cámaras de ´OT 2017´

Amaia y Alfred, primer beso ante las cámaras de ´OT 2017´

Los dos jóvenes concursantes se han besado mientras estaban escuchando sus interpretaciones de la...

Richard Gere: "Todos los que tienen poder abusan"

Richard Gere: "Todos los que tienen poder abusan"

El actor visita España para presentar su nueva película 'La cena', del israelí Oren Moverman

Premios Goya 2018: conoce los nominados

Premios Goya 2018: conoce los nominados

Bárbara Lennie y David Verdaguer darán a conocer los nominados este miércoles 13 de diciembre

Premios Goya 2018: favoritos para las nominaciones

Premios Goya 2018: favoritos para las nominaciones

'Abracadabra', 'Verano 1993' y 'Loving Pablo', en las quinielas para los principales galardones

´La forma del agua´, favorita para los Globos de Oro con siete nominaciones

´La forma del agua´, favorita para los Globos de Oro con siete nominaciones

La cinta de Del Toro aspira a los premios de mejor película dramática y mejor director, entre otros

Enlaces recomendados: Premios Cine