Datos del OMAU

Del vecino al turista: la otra cara de la transformación urbana

La rápida reinvención del centro de Málaga y el nacimiento del turismo amenazan con desplazar la vida residencial y agita el fantasma del colapso – El Ayuntamiento busca alternativas y soluciones

18.09.2016 | 05:00
Muchos edificios esperan la certificación definitiva.

Las claves

  • Molestias. Zona de bares y movida: los problemas del ruido A pesar de la prohibición del botellón, la concentración de bares y locales de copas ha despertado las protestas de los vecinos, que se quejan del continuo bullicio.
  • Encarecimiento. El efecto encadena sobre la oferta: precios más altos La proliferación del negocio turístico ha inflado los precios de la mayoría de los servicios del centro, incluida buena parte de la restauración y los arrendamientos.
  • Anomalía. Los costes del escaparate social: marcha nocturna y fiestas La focalización de la vida urbana en el centro hace que en un escenario reducido se concentren la mayoría de los espectáculos y las fiestas populares.
  • Diferencias. Concentración en un ramillete de pocas calles La asimetría en cuanto a afluencia de turistas con respecto al resto de la ciudad se reproduce asimismo en el propio centro, con calles mucho más transitadas que otras.

Los puntos de mayor concentración hostelera han sufrido una despoblación pronunciada en estos años

Edificios enteros, como los adquiridos recientemente por la empresa Enforex, dedicados a academias de idiomas y zonas de alojamiento. Hostales, con su equivalencia anglosajona, de los que están de moda en toda el mundo. Apartamentos, hoteles, gastrobares, restaurantes. No son únicamente las viviendas turísticas, sino todo un desembarco. Una transformación de crecimiento exponencial que ha surgido atraída por el espectacular ingreso de Málaga en la economía el turismo. Y que va camino, sino lo ha hecho ya, de reinventar el centro de la ciudad, tanto en su fisonomía más evidente como en el modelo de convivencia pública.

Lo que empezó siendo una remodelación necesaria de la zona, deprimida en los ochenta, ha acabado por redefinir totalmente el espacio. El centro ahora da dinero. Y mucho. Y atrae numerosos proyectos e inversiones. Si bien con un coste que para los vecinos es cada vez más intolerable. Y que, como se desprende de los indicadores que maneja el Observatorio de Media Ambiente Urbano (OMAU), está provocando la despoblación gradual de las calles más castigadas. El ruido, la falta de diversidad comercial, los altos precios y la sensación de anomalía continua ha provocado que cada lustro, a juzgar por las cifras de 2008 a 2013, más de 20.000 residentes decidan mudarse a otra zona. Y que el turista, el habitante temporal, sustituya al vecino, con todas las implicaciones que eso implica en términos de equilibrio y de turismo sostenible.

En el Ayuntamiento de Málaga están avisados del problema. De hecho, el plan director del área, consensuado con colectivos, incluye en su programación para los próximos cuatro años la necesidad de prevenir futuros excesos. Julio Andrade, responsable de Turismo y Promoción, apuesta por fomentar la diversidad y crear nuevos focos de atracción turística que descarguen la presión que actualmente soporta el centro. Una política que intuye también válida, incluso, para la propia zona de concentración, que lejos de extenderse por todo el barrio, se concentra en apenas una madeja de calles. «Málaga cuenta con segmentos como la naturaleza y puntos como el museo Ruso que tienen que servir para abrir nuevas áreas de interés. Es precisamente lo que queremos hacer con la reforma de los paseos marítimo de El Palo y Pedregalejo», indica.

La polarización del turismo de la que habla Andrade se observa también en las cifras del OMAU, que fijan la pérdida de población más importante en nudos como los que comunican la calle Beatas con Tomás de Cózar, que es una de las áreas con mayor volumen de bares y locales nocturnos.

El enfrentamiento permanente entre hosteleros y residentes marca en este sentido una pauta muy a tener en cuenta. Y que tiene sus espejos negativos en ciudades como Barcelona, que ya ha empezado a acusar seriamente la falta de control, con episodios de rechazo colectivo hacia el turismo de masas. Es la famosa muerte de la gallina de los huevos de oro. Una amenaza, quizá la principal, de la que Málaga tendrá que cuidarse para no empantanar su desarrollo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

  España, un paraíso para conocer

Descubre nuestro especial en el que te proponemos diferentes destinos nacionales para conocer a fondo nuestro país.

Ocio


Samanta Villar en el 'Chester' de Risto Mejide
Samanta Villar siembra de nuevo la polémica sobre la maternidad en el ´Chester´

Samanta Villar siembra de nuevo la polémica sobre la maternidad en el ´Chester´

Se enzarzó con una invitada de Risto por las afirmaciones que hace en su libro 'Madre hay más que...

Programación TV: ¿Qué ver esta semana en televisión?

Programación TV: ¿Qué ver esta semana en televisión?

Las elecciones catalanas y el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad marcan la parrilla...

Un invitado a ´First Dates´ desata los celos de Matías al intentar ligar con Lidia

Un invitado a ´First Dates´ desata los celos de Matías al intentar ligar con Lidia

Nicolás, de 45 años, pidió a la camarera que le tocase el corazón para comprobar si era real

Silvia Charro explica el vídeo viral de las hipotecas

Silvia Charro explica el vídeo viral de las hipotecas

La periodista y Simón Pérez protagonizaron una desternillante entrevista en 'Sábado Deluxe'

Los domingos, mercadillo

Los domingos, mercadillo

La Aecc organiza un mercadillo solidario en la calle Alcazabilla - El viernes comienza el...

Agenda para las fiestas de Navidad

Agenda para las fiestas de Navidad

Conciertos, belenes, verdiales las luces de la calle Larios y la cabalgata de Reyes Magos...

Enlaces recomendados: Premios Cine