Balance

La Costa dispara su dependencia hacia el turista extranjero, que ya suma dos estancias de cada tres

La demanda internacional crece en los últimos dieciséis años a un ritmo casi tres veces superior a la española

09.09.2017 | 05:00
Los turistas continúa siendo mayoría en el aeropuerto.

Cifras

  • +44,5%
    La comparativa entre los primeros siete meses de este curso y los del inicio de la serie estadística (1999) reflejan que las estancias de extranjeros se han elevado un 44,5 por ciento y la de los españoles un 19,5.
  • 7.226 millones de euros
    La contribución a la riqueza del mercado internacional se nota igualmente en el gasto, con más de 7.200 millones de euros acumulados en la Costa del Sol hasta agosto. La subida respecto a 2016 supera los 15 puntos.

La brecha siguen aumentando, con una diferencia de más de 902.000 viajeros en 2017 - El sector busca recetas para frenar la bipolaridad y recuperar al mercado más cercano

­Miles de tabloides sobre las hamacas. Camisetas del Chelsea. Patatas fritas. Y, por supuesto, dominio casi absoluto en los vuelos de verano con destino a Málaga. La Costa del Sol, con proyección internacional prácticamente desde su nacimiento, explota ahora más que nunca su relación con los extranjeros. De algazara colorida, los guiris, siempre esenciales para la economía turística, se han convertido, y de largo, en el auténtico motor; con una asimetría cada vez más marcada respecto a la evolución de la clientela doméstica, que, como contrapartida, no para de disminuir.

Con el verano ya afianzado en cuanto a tendencias, la progresión de ambos tipos de demanda se intuye altamente inconciliable. A pesar de conservar el liderazgo nacional en cuanto a turistas españoles, la provincia experimenta una insólita dependencia hacia los viajeros de fuera del país; el mejor momento de la historia del turismo extranjero ha coincidido con el retroceso en la costa de la cuota nacional. Y, además, de una forma no estrictamente circunstancial, sino mantenida y madurada en el tiempo. Sobre todo, a partir de los primeros años después de la crisis, cuando la moneda extranjera comenzó, y a grandes zancadas, a dejar atrás la referencia del euro y recuperar su potencial.

De la depresión del turismo español, de sus causas y estancamiento, se ha hablado mucho este verano. Quizá, incluso, más que del otro, y feliz, extremo: el del avance del mercado internacional, cuya fuerza ha servido para compensar los malos resultados y disparar a la Costa del Sol hasta su techo histórico. Nunca ha venido más gente ni se han computado más noches de hotel. Y con un protagonista tan indiscutible, brutalmente autoritario en la estadística. Según los datos del INE compilados por este periódico, dos de cada tres reservas efectuadas entre enero y julio en el destino -el 74,6 por ciento- se corresponden con la clientela extranjera, que también gobierna en el recuento de viajeros -64,7 frente 34,3-.

La inercia de la última década, especialmente acentuada a partir de 2012, tanto en sus grandes subidas como en su disparidad, ha agigantado las diferencias, que ya eran apreciables al inicio de la serie estadística. Entre 1999 y 2017 el volumen de turistas internacionales se ha elevado un 82, 6 por ciento en la costa. Y, el de las pernoctaciones, un 44,5. Se trata de cifras muy superiores a las computadas a la hora de medir el crecimiento de la demanda española, que se sitúa, en indicadores tan determinantes como el de las estancias, en una marcha casi tres veces inferior.

Con esta diferencia sostenida no es de extrañar que en 2017 no se haya producido ningún volantazo ni cambio significativo. Es más, la brecha ha ganado de nuevo consistencia, con un distanciamiento que, en apenas siete meses, rebasa en términos absolutos los 902.000 turistas. El contraste en la aportación se traslada también al capítulo del alojamiento. De los más de 10 millones de pernoctaciones contabilizadas hasta agosto, 8,5 fueron protagonizadas por extranjeros y 2,7 por españoles.

La dinámica, además, no responde a los ritmos de verano, sino que también se muestra inalterable en invierno, con permiso de la estacionalidad. Los meses más duros de la temporada, que transcurren normalmente entre octubre y febrero, dan cuenta igualmente de la bipolaridad, con 4 de 5 millones de noches de hotel a cuenta de la demanda internacional. La lectura positiva está, sin duda, en que el tira y afloja sigue siendo rentable para la provincia, que ha salido fortalecida de la crisis, con un negocio mucho más poderoso que el que movía los hilos de la economía, junto a la construcción, a finales de los noventa.

La evidencia, una vez más, está en la comparativa estadística, que, con todos los altibajos intermedios, ofrece un saldo favorable a los intereses del destino. En los últimos dieciocho años, sumamente accidentados en las finanzas, la Costa del Sol ha multiplicado sus cifras de alojamiento, con una subida tasada en 3,3 millones de estancias. Sin ir más lejos, el cómputo en exclusiva del turismo extranjero entre enero y julio supera al que despuntaba en 1999 a nivel conjunto y global.

La fortaleza del mercado internacional se apoya asimismo en el gasto, con un aumento de la inversión en destino de más de 15 puntos. A nadie se le escapa, sin duda, que el turismo extranjero es actualmente el pilar del edificio turístico de la Costa del Sol, pero tampoco que mantener sus ritmos de crecimiento supone una tarea hercúlea, cuando no sometida a variables que trascienden la capacidad de la industria. Una de ellas, es la recuperación de la competencia, hundida por la inestabilidad política y la inseguridad. La receta del sector, en cualquier caso, es unánime. Y se divide en dos vías: la necesidad de fidelizar a los nuevos clientes extranjeros y, cómo no, la resurrección de la llamada demanda doméstica, la de los españoles, que continúa sin reaccionar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

  España, un paraíso para conocer

Descubre nuestro especial en el que te proponemos diferentes destinos nacionales para conocer a fondo nuestro país.

Ocio


El equipo de 'Tres anuncios en las afueras', con los premios.
´Tres anuncios en las afueras´, mejor película en los premios Bafta

´Tres anuncios en las afueras´, mejor película en los premios Bafta

Ganó cinco galardones en la gala del cine británico - Del Toro, mejor director por 'La forma del...

María Teresa Campos, ingresada de urgencia

María Teresa Campos, ingresada de urgencia

La presentadora y protagonista de 'Las Campos' está hospitalizada por un fuerte dolor abdominal

La metedura de pata de Jorge Fernández con la empresa de una consursante

La metedura de pata de Jorge Fernández con la empresa de una consursante

El presentador de 'La ruleta de la suerte' se lió con la actividad a la que se dedicaba la compañía

La bronca de Toñi Moreno a Raquel Mosquera en ´Viva La Vida´

La bronca de Toñi Moreno a Raquel Mosquera en ´Viva La Vida´

La presentadora reprendió a la peluquera por una acusación hacia una colaboradora del programa

Anna Simón le devuelve una broma a Morgade y recibe un gran ´zasca´

Anna Simón le devuelve una broma a Morgade y recibe un gran ´zasca´

La catalana se llevó el corte cuando intentó bajarle un tirante del vestido a su compañera

Ocho películas que predijeron el futuro y acertaron

Ocho películas que predijeron el futuro y acertaron

Lo que parecía ciencia ficción acabó convirtiéndose en un aspecto cotidiano de nuestro día a día

Enlaces recomendados: Premios Cine