Baloncesto. Análisis

La primera minicrisis de Repesa

El Unicaja encaja dos derrotas consecutivas, algo inédito este curso, y ya acumula tres tropiezos en los cuatro últimos partidos

 05:00  
Jasmin Repesa, pensativo, se enfrenta a su primer bache en Málaga.
Jasmin Repesa, pensativo, se enfrenta a su primer bache en Málaga.  Arciniega

El equipo se ha olvidado de defender y paga sus horribles primeros cuartos Los porcentajes de acierto rivales, preocupantes

Rafael M. Guerra Dicen que el 13 es el número de la mala suerte. Y el Unicaja puede dar buena fe de ello. Los 13 últimos días han traído tres derrotas en cuatro partidos, con dos tropiezos consecutivos en el casillero cajista, algo nunca visto en la era de Jasmin Repesa. Y, lo peor, es que se han perdido esos valores sobre los que se estaba cimentando el nuevo proyecto: defensa, defensa y defensa. El Unicaja ha perdido la agresividad atrás de la que había hecho gala hasta la fecha y, aunque los ataques, especialmente en estático, han mejorado, la inexistente actitud defensiva ha llevado al cuadro costasoleño al siempre peligroso terreno de las dudas y la indefinición, algo que no se puede ahora permitir el equipo.

La caída comenzó tal día como hoy de hace dos semanas. El Asefa Estudiantes asaltó el Palacio de los Deportes (74-85) y, desde entonces, se ganó al Prokom en un espectáculo bochornoso (63-48), y luego se cayó consecutivamente ante Caja Laboral (90-79) y Siena (91-72), ambos a domicilio.

Siempre se ha repetido el mismo modus operandi: penosa salida a pista en la que el Unicaja encaja muchos puntos y, a partir de ahí, siempre a rebufo, siempre por detrás, a arreones, sin llegar nunca a tomar la delantera.

Sucedió hace dos domingos contra el cuadro estudiantil, que, de la mano del malagueño Germán Gabriel, llegó al final del primer acto 18-28. Nadar, nadar y nadar para morir en la orilla, tras remontar en el tercer cuarto (62-60), pero para caer al final, víctima del cansancio tras un viaje interminable a Tel Aviv.

El «Partido de la Semana» en la Euroliga le sirvió al Unicaja para darle boleto al Prokom polaco y obtener, de manera matemática, su acceso al Top 16. Meritorio, muy meritorio, sobre todo porque aún faltaban tres jornadas y el cuadro verde se encaramaba al liderato del Grupo B. Eso sí, no fue un buen partido. Por el Carpena pasó el que, probablemente es, el peor equipo de toda la competición. Y no hubo partido: 63-48.

A partir de ahí han llegado dos derrotas consecutivas, algo inédito en la etapa de Repesa en Málaga. «Ha sido la peor defensa de toda la temporada», se quejaba el croata al caer en Vitoria por 90-79. Desde una mala defensa, el Unicaja permitió que el Baskonia, como el Estudiantes, saliera en tromba. 20 puntos en 7 minutos y 26 al primer cuarto. Tuvo el Unicaja dos acciones para entrar en partido, una en la recta final. Un triple de Jiménez para poner el 68-67 que no entró y, tras dos malas defensas, llegaron canastas de Pleiss y Oleson (80-69). Y el equipo se dejó ir.

Idéntico argumento al que se vivió el viernes por la noche en Siena. Paupérrima puesta en escena y 30-20 al primer cuarto. Al descanso, el Montepaschi ya acumulaba 56 puntos. Y, a pesar de todo y las contundentes desventajas (74-56), el Unicaja se puso a sólo 10 en el parcial final (74-64). Los italianos apretaron, volvieron a afinar su puntería y si te he visto no me acuerdo: 91-72.

Historias repetidas y números que son necesarios analizar. No es ningún drama caer en Vitoria y en Siena. Ni, salvo el gran partido en Tel Aviv, no haber ganado en ninguna pista de pedigrí –Madrid (79-64) o Bilbao (82-65)–.

Pero sí que merece una reflexión los números que arrojan estas tres derrotas ante Estudiantes, Baskonia y Montepaschi. A saber, el Unicaja ha encajado una media de 88,6 puntos, cuando hasta hace poco podía fardar de ser la mejor defensa de la Liga Endesa. Pero es que la valoración media de los tres ha sido de 104,6... Estudiantes (103), Baskonia (101) y Siena (110).

Capítulo aparte merece la defensa exterior. Los triples han sido una maldición contra el Unicaja, ya que en los tres choques saldados con derrota, cada contrincante ha transformado una media de 10,6 tras intentar 23,6, con un elevadísimo 45% de acierto. Algo que corregir para la defensa malagueña, muy endeble. El Montepaschi transformó 13 de 28 (46%), el Baskonia 10 de 20 (50%) y el Estudiantes 9 de 23 (39%). En muchos casos, tiros con malas defensas que no llegaban ni siquiera a puntear al rival.

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine