Lavado de cara total

El vestuario del Unicaja parece otro

El club comenzó la obra el 3 de agosto y tras más de un mes de trabajos, el "santuario" verde está casi listo

08.09.2015 | 05:00
La entrada del vestuario, totalmente remodelado.

El vestuario del Unicaja en el Martín Carpena parece otro. Tras más de un mes de obras –comenzaron el lunes 3 de agosto–, el «santuario» del equipo está ya casi a punto, con un cambio de aspecto radical y una importante inversión en su remodelación, a cargo del propio Unicaja. Aunque el Palacio de los Deportes pertenece al Ayuntamiento de Málaga, el propio club es el que ha sufragado el coste de la obra, que deja unos vestuarios totalmente nuevos.

Lo único que no han cambiado los albañiles ha sido la estructura del recinto, todo lo demás ha sido modificado. Desde el suelo, las paredes y el techo hasta los cables internos de la luz o la instalación del aire acondicionado. Ayer mismo se estaban ya colocando las «alcachofas» de las duchas y la obra estaría lista para ser entregada ya de no ser porque el propio club ha decidido cambiar también las taquillas de los jugadores.
Una vez modificado todos los elementos del vestuario se procedió a la colocación de las antiguas taquillas, pero los operarios se percataron de que algunas sufrían daños y roturas, por lo que la entidad decidió también cambiarlas. Y por eso, el equipo no podrá usar el vestuario hasta después del Torneo Costa del Sol. En un par de semanas, el equipo ya podrá utilizarlo y cada uno elegirá su nueva taquilla.

El vestuario del Unicaja tiene una historia muy curiosa. Y es que cada gran entrenador que ha dirigido al club ha querido realizar las modificaciones oportunas para adecuarlo a la mejor utilidad, según cada uno. Bozidar Maljkovic fue el que movió al club a realizar una gran obra en el vestuario. Al serbio no le hacían caso, pero se puso tan «pesado» –y Boza podía llegar a serlo mucho–, que al final el club atendió su petición. «Yo no me lo voy a llevar cuando me marche de club, el vestuario seguirá aquí», llegó a decir el serbio.

Se tiró un tabique, se amplió el vestuario, se construyeron dos pequeñas bañeras, con agua fría y caliente, para la recuperación muscular de los jugadores, con una sala muy espaciosa,y duchas muy amplias. Una gran obra en la que luego Sergio Scariolo realizó una pequeña modificación, aunque fue Aíto García Reneses el que decidió acortarlo, poner un tabique y dividir la zona del vestuario, haciéndolo más pequeño y menos «atractivo».

El Unicaja hace así más cómoda su cancha, en un Martín Carpena que ha vivido importantes remodelaciones en los últimos meses, con el cambio de iluminación en la pista o la compra de nuevos equipos de refrigeración, además de los leds en el anillo intermedio.

Hace un par de meses, el Ayuntamiento modificó las tuberías de agua caliente en el interior del Carpena, y ahora es el propio Unicaja el que se costea estas obras en su vestuario, que estará operativo en unos días y que estrenará para la Supercopa ante Real Madrid, Barcelona y Herbalife Gran Canaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine