Crónica

El sueño de la Supercopa para el Unicaja se esfuma ante el Barça (62-80)

El equipo malagueño luchó con todas sus fuerzas ante un Barcelona que fue mejor, hasta que cayó a plomo tras el 42-45, encajando un parcial de 1-17, que le dejó sin el soñado título

04.10.2015 | 02:42


El Unicaja tendrá que seguir comprando boletos en la lotería del baloncesto en busca de ese título deseado, anhelado y esperado, que ha tenido a 40 minutos, pero que se esfumó ante un FC Barcelona Lassa superior, que conquistó la Supercopa Endesa con claridad y justicia: 62-80. El equipo malagueño soñaba con volver a levantar un título nueve años después (tras la Liga ACB de 2006), pero el Barça, el rival de las habituales pesadillas del cuadro costasoleño, se encargó de despertar de golpe al Unicaja y a un Martín Carpena que, pase lo que pase, ha recuperado definitivamente la ilusión por el baloncesto y por el Unicaja.

Lo intentó con todas sus fuerzas el cuadro de Joan Plaza, en un partido muy diferente al del Real Madrid de las semifinales del viernes. El encuentro ante el Barça fue mucho más físico, se jugó a cara de perro, con un rival más metido, que supo frenar al conjunto cajista, y que le llevó al terreno que más le interesó. Pero no se quiso rendir el Unicaja, que mediado el tercer cuarto logró divisar la tierra prometida: 42-45.
Pero ahí cayó el Unicaja a plomo. Se le fundieron los plomos. Se le hizo de noche. Y el Barça, cuando olió sangre, no hizo rehenes, no entendió de banderas blancas y trató de pasar por encima del Unicaja, con Carlos Arroyo llevando con maestría los hilos del partido.

Al Unicaja le faltó fuelle y se estrelló ante la defensa del Barça, que castigó siempre que pudo al cuadro verde, que penalizó sus errores hasta el límite. No pudo ser. El Carpena lo vio muy cerca, pero al Unicaja le faltó un puntito para seguir compitiendo y no irse del partido tan de repente. La Supercopa Endesa ya es pasado. Las sensaciones son buenas. El Unicaja ha mostrado un repertorio ilusionante y ahora debe limar todos los defectos que tiene. Hay ahora una semana antes del debut liguero en Murcia, porque entonces ya no habrá tiempo ni de respirar, con partidos semanales de ACB y Euroliga.

Primer cuarto

La final de la Supercopa arranca con nervios y con un tremendo predominio de las defensas sobre los ataques. De salida, el Barça gana la partida en su presión atrás, obligando al Unicaja a lanzar de forma desesperada, al límite de su posesión (3-5). Pero el Unicaja también aprieta lo suyo y hace que el Barça tampoco esté demasiado fluido (5-5). El Unicaja se libera con Edwin Jackson y Will Thomas: 10-5. Comienzna las primeras rotaciones, con la entradas de Hendrix, por el Unicaja, y de Tomic, por el Barça. También entra Nedovic, que comete dos faltas en sólo 57 segundos, por dar manotazos a Tomic y Ribas. El lituano Kuzminskas vuelve a ser el hombre clave del Unicaja, con cuatro puntos consecutivos: 14-9. Hendrix roba un balón y el Unicaja comienza a disfrutar, forzando Hendrix una falta a Tomic, en plena penetración: 15-9, a 2:33. Nedovic comete su tercera falta, a 1:43 del primer cuarto. Malas noticias para el Unicaja, porque además Oleson anota dos triples consecutivos: 15-15. Y Doellman hace el tercero consecutivo: 15-18. El americano pone el 15-20, mientras Suárez falla dos tiros libres. Y sobre la bocina, Arroyo sitúa el 15-22 final. El parcial es de 0-13 para el Barça.

Segundo cuarto

Ante Tomic comete su segunda falta personal mientras el Unicaja se agarra como puede al partido: 19-24, a 7:02. Dani Díez desenfunda desde el triple: 22-24. Pascual no quiere dar concesiones y vuleve a situar a Doellman, mientras Pau Ribas pone el 22-28. La renta sube a 22-30, pero entre Will Thomas y Fran Vázquez cambian la decoración, con un parcial de 6-0: 28-30, a 2:27 del descanso. Pau Ribas y Edwin Jackson se intercambian triples, pero Ribas tiene más astucia y saca una falta en el bloque: 31-35, a 1:22. Perperoglou vuelve a marcar diferencias en una jugada en la que primero hizo pie y después cometió pasos, para dejar el parrtido con 31-37 al descanso.

Tercer cuarto

El Barça amenaza con irse: 33-42. Hendrix trata de levantar al equipo, con dos canastas y forzando la tercera falta de Tomic. Al Unicaja le cuesta un mundo anotar, hasta que Hendrix asiste a Markovic para que el serbio convierta un triple: 38-42. Pero responde Oleson, con otra "bomba": 38-45. El Unicaja lo intenta, pero cada vez que se acerca, el Barça responde. Perperoglou, con 42-45, anota cinco puntos seguidos: 42-50 (min.26). Plaza juega con dos bases (Nedovic –con tres faltas– y Markovic), tratando de encontrar el camino del aro con su conexión balcánica. Tiempo muerto, a 2:48 del final del cuarto, con 43-50. Pero no hay forma y Vezenkov pone la máxima: 43-57, a 57.4 segundos. El parcial es de 1-12 para los catalanes.

Cuarto 4

El boricua Carlos Arroyo firma la sentencia en el arranque del cuarto con otro triple y Abrines lleva el parcial del Barça a 1-17 (de 42-45 a 43-62), por lo que el partido se pone imposible para el Unicaja. Rota Plaza, tratando de buscar ideas nuevas en sus hombres. Sólo Hendrix ve aro para los malagueños, aunque Plaza prefiere prescindir del americano. El equipo logra algunas canastas: 50-66 (min.34). Arroyo campas a sus anchas y domina el partido: 50-70. La renta culé creció aún más: 53-77. Tras un tiempo muerto, Plaza le dio minutos a Díaz y, por primera vez a Germán. El partido acabó con 62-80. El Unicaja está poniendo las bases para lograr meterse entre Madrid y Barça. La próxima aventura ha de ser en la Copa del Rey de La Coruña. Para ello, hay que comenzar fuertes la Liga Endesa, el próximo fin de semana ante el UCAM Murcia a domicilio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine