Nueva competición europea

El Unicaja espera una Licencia A de la FIBA para abandonar la Euroliga

El club ya ha establecido contactos con la FIBA y, si recibe una invitación permanente para jugar su competición, dejará la Euroliga para encabezar la 'Basketball Champions League' que auspiciará el máximo organismo del baloncesto europeo

24.11.2015 | 05:00
Patrick Baumann, secretario general de la FIBA.

El Unicaja ha tomado una decisión que puede ser histórica. El club ha decido, en un consejo de administración celebrado la pasada semana, abandonar la Euroliga, la competición que lleva jugado ininterrumpidamente durante los últimos 15 años y de la que ha sido excluido para la próxima temporada, si la FIBA lleva a cabo una propuesta satisfactoria y le otorga al club malagueño una Licencia A para jugar, de forma permanente, la «Basketball Champions League», la nueva competición que va a poner en marcha a partir de la próxima temporada.

Según ha podido saber La Opinión, la decisión ya es firme. El Unicaja va a romper sus relaciones con la Euroliga, que ha blindado su competición y se ha transformado, más que nunca, en un empresa privada formada por un selecto club de 11 equipos, los que tienen Licencia A. Sólo cinco equipos podrán acceder por año, con las puertas cerradas para la ACB, que sólo tendrá una invitación para que el campeón juegue una fase previa... salvo cambio de planes en las próximas semanas.

Jordi Bertomeu, el máximo dirigente de la Euroliga, habló telefónicamente antes de la «tormenta» con Eduardo García, presidente del Unicaja. Tras el chaparrón que supuso el anuncio de la reducción de la Euroliga de 24 a 16 equipos, el Unicaja no recibió ninguna comunicación hasta casi cinco días después. El club se ha sentido desplazado a un segundo plano y, lo peor, es que la Euroliga no reconoce los méritos contraídos por la entidad. Ni sus 15 participaciones consecutivas ni el hecho de llevar ya 10 años –que próximamente serán 11– en el Top 16 de forman ininterrumpida.

La Euroliga, además, no ofrecerá ningún tipo de contraprestación al que ha sido su antiguo «socio». Y es que hasta hace sólo unos meses, el Unicaja era poseedor de una Licencia A, que le fue arrebatada en la última asamblea del organismo. Las explicaciones ofrecidas por Bertomeu, culpando de la decisión a la ACB, no han convencido al Unicaja. Su consejo de administración, visto lo visto, decidió redactar un comunicado publicado el pasado viernes e iniciar los pertinentes contactos con la FIBA.

La FIBA prepara una nueva oferta. El máximo órgano del baloncesto europeo le presentó una oferta de unión a la Euroliga, para compartir al 50 por ciento la competición, con una inversión de 30 millones por año. En los próximos días, según ha sabido este periódico, la FIBA lanzará una nueva ofensiva. Más dinero y más poder para los clubes. Los ocho «grandes» que quiere que pertenezcan a su exclusiva Basketball Champions League son Real Madrid, Barcelona, Olympiacos, Panathinaikos, Maccabi Tel Aviv, CSKA Moscú, Anadolu Efes y Fenerbahce. El problema es que todos ellos, salvo el Panathinaikos, ya han firmado a favor del nuevo proyecto de la Euroliga con IMG para las próximas 10 temporadas, lo que hace inviable, a priori, llegar a ningún acuerdo ahora con FIBA. Y sin estos ocho equipos (o siete) es donde entra de lleno la posibilidad de que el Unicaja –ninguneado por la Euroliga– sí acepte la oferta del máximo organismo del básket continental.

El plan es también la creación de una Liga de 16 equipos, todos contra todos, con ocho equipos fijos más ocho campeones nacionales, entre ellos el de la Liga Endesa. Ante la huida hacia adelante de la Euroliga, la FIBA apretará en su próxima propuesta, ya que anunciará la creación de varias ventanas para que jueguen durante la temporada las selecciones nacionales, lo que comprimirá aún más el calendario.

Hay que tener en cuenta que con la actual Euroliga, los cuatro equipos que llegan a la Final Four disputan entre 31 y 33 partidos: 10 de Fase Regular, 16 de Top 16, de tres a cinco en el Top 8 y los dos de la Final Four. En la Euroliga de la próxima temporada, la Fase Regular constará de 30 partidos, más el Top 8 y la Final Four. Al menos, un mes más de competición. Si a esto se le añade las ventanas por selecciones, el calendario será terrorífico, habría que iniciar antes las Ligas o acabarla después. Un caos.

Ya que, aparentemente, los equipos que quería seducir la FIBA han dado largas a su propuesta, el máximo organismo del baloncesto europeo ha comenzado una ronda de contactos con los clubes perjudicados por la Euroliga. Y el Unicaja es uno de ellos. El equipo malagueño sería uno de los conjuntos con esa Licencia, además de, por ejemplo, el Khimki ruso o el Bayern Múnich alemán, según han explicado fuentes de máxima solvencia a este diario.

El club ha tomado la decisión de, en caso de que llegue esta propuesta formal y la FIBA se comprometa a mantener un reparto de 30 millones entre los 16 clubes participantes, aceptar estos términos, poner fin a su relación con la Euroliga y pasar a diputar la Basketball Champions League. El club se garantizaría competir con otros 15 grandes equipos y unos ingresos muy importantes que le permitirían mantener su actual estatus, y seguir compitiendo en la ACB con Real Madrid, Barcelona y Laboral Kutxa, que ingresarán mucho más dinero en la próxima Euroliga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine