Base malagueño del UCAM Murcia

"Para el club, la afición y también el vestuario es muy importante que haya malagueños en el Unicaja"

Regresa al Martín Carpena, donde hoy cumplirá 505 partidos en la ACB y, a sus 35 años, todavía piensa en seguir en la brecha porque dice que es su vida

28.02.2016 | 02:22
Carlos Cabezas, dirigiendo el juego del UCAM Murcia.

No resulta difícil pensar en él como el base titular de este actual Unicaja, aunque prefiere «no contestar» a esa pregunta y dar valor a lo que tiene ahora

­Llega de nuevo a Málaga uno de los jugadores favoritos del Martín Carpena. Carlos Cabezas le dio mucho al Unicaja y el club le hizo el hombre que es hoy y el jugador que ha sido y que todavía seguirá siendo porque no quiere ni oír hablar aún de una retirada.

35 años y cumplirá 505 partidos en la ACB este mediodía.
Ya para el 500 me hicieron un reconocimiento y eché la mirada atrás y pensé en la cantidad de partidos, finales y cosas importantes que había vivido. Contento y orgulloso por pertenecer a esa lista de jugadores emblemáticos. He tenido una carrera amplia y encima he vivido grandes éxitos.

¿Qué Murcia viene a Málaga?
Es un partido clave, fundamental. Ha empezado ya la segunda vuelta y el Unicaja es un rival directo, con un triunfo más que nosotros. Sabemos la dificultad que entraña jugar en el Carpena, será un partido duro y difícil. El objetivo es llegar al final con opciones.

Y que haya un «run-run» en la grada, supongo...
Por experiencia, sé que no ayuda. Sabemos cómo está la situación en Málaga y debemos aprovecharlo. Tratar de llegar al último cuarto con opciones, estar dentro del partido y aprovechar si tienen dudas y tratar de ganar. Sabemos que si salimos relajados o nos hacen un parcial, en su casa, ir a remolque nos costaría mucho. Porque nos cuesta ganar fuera.

Sólo dos victorias fuera de casa, Sevilla y Gipuzkoa. ¿Por qué?
Hemos competido todos los partidos en casa, como ante el Unicaja. También con Barcelona o Baskonia. Pero la mancha negra son las salidas. Sabemos que si queremos llegar al play off hay que ganar. Nos consta que no será fácil.

¿Está siguiendo al Unicaja?
Sí, siempre lo sigo. Desde la distancia, dan todos los partidos y siempre lo sigues. Quizá pues este año han tenido lesiones de jugadores importantes y esa mala racha aparece y quizá te ves más irregular. La pasada temporada fue muy buena y este año se han quedado fuera de la Copa, que es un palo gordo para la entidad.

¿Carlos Cabezas sería el base titular de este Unicaja?
Jajajajaja (risas y silencio). Prefiero no contestar a eso.

Son jugadores distintos, pero ¿se ve reflejado en Alberto Díaz?
Ojalá que sí. Es un chico del que me han hablado muy bien, muy trabajador, trata de ayudar al equipo, dirigirlo y defender. El Unicaja, una se sus señas de identidad, antes con Curro, con Dani, con Gaby, con Nacho...; y después con Germán, Berni o conmigo, hemos sido siempre un club con jugadores de la cantera, que hemos sido importantes en el equipo. Es importante que la entidad se sienta identificado con hombres malagueños. Para el club y para la afición, también. Es importante también dentro del vestuario que haya jugadores que sientan los colores.

Cuando Germán regresó al Unicaja, ¿qué es lo que sintió?
Me alegré mucho, porque sabía el calvario que pasaba en Bilbao, y sentí envidia sana. Volvía a su casa, en una situación bonita. Que se le abran las puertas del Unicaja... Pensaba que iba a acabar su carrera en el Unicaja, porque él siempre aprovecha su rol y sus minutos. Pensaba que iba a acabar aquí.

¿Se ha arrepentido alguna vez de marcharse de Málaga?
Es agua pasada y ahora quizá, con tiempo, es más fácil hablar. Tenía varios equipos de Europa muy importantes detrás de mí. Vi el momento de vivir otras experiencias. Quise tomar la mejor decisión. ¿Que no salió todo lo bien que yo hubiera querido? En su momento tomé la mejor decisión, pensé que era lo mejor para mí.

En la ida ganó el Unicaja al final por una canasta polémica de Fran. ¿Fue legal?
Para mí, no. Las imágenes son claras. Ya es pasado, pero he de reconocer que se queda colgado. Es una acción involuntaria, que es una anécdota. Tiene más lecturas. ¿Personal? La siguiente semana jugamos y nos ocurrió lo mismo, pero al revés. ¿Y sabes qué pasó?

Cuénteme...
A nosotros sí nos la anularon. Fue la leche. Se lo dije al árbitro. Es una anécdota... (risas).

Lima acaba de salir de Murcia, al Madrid. Y llega Faverani, también criado en Los Guindos.
Fíjate, qué dos jugadores, qué dos niños pasaron por Los Guindos... Diferentes estilos y momentos. Augusto no pudo triunfar en Málaga. Tanto él como Vitor tienen la espina clavada. Gus adora Málaga y no ha podido triunfar allí. Aquí en Murcia tuvo una gran temporada y ha podido saltar al mejor equipo de Europa, al Madrid. Y jugando minutos de calidad. Nos ha dado dos años muy buenos. Y Faverani igual. Pasó varias temporadas en Málaga, Zaragoza... Explotó en Valencia y se fue a Boston con un contrato millonario. Pero apareció el calvario de las lesiones.

Usted no se lesiona... ¿Seguirá jugando el año que viene?
Es la carne charrúa... (risas). Llevo varios años sin perderme un partido. La continuidad me hace sentir muy bien. Ojalá que siga así y, si no pasa nada raro, quiero seguir jugando. Sigo disfrutando día a adía del baloncesto, me da la vida, me encuentro muy bien.

Su faceta empresarial va viento en popa, con el Batik y el Alcazaba Premium Hostel.
Acaba de hacer un año y estamos orgullosos, por el concepto del negocio y brindar a Málaga un lugar para dormir en el Centro, cenar y tomar un cóctel con vistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine