Memoria en verde y morado

Aquellos maravillosos patrocinadores

28.02.2016 | 02:22

Lucir en la camiseta de tu equipo el logotipo de una marca comercial o una empresa era algo novedoso hasta el momento que se produjo el boom en el baloncesto español a mediados de la década de los 80. La televisión, la prensa y los carruseles radiofónicos pusieron al deporte de la canasta en otra dimensión, provocando su expansión por toda la península. Un buen referente de ello lo ofrece nuestro rival de hoy, el C.B. Murcia, club que puede ilustrar perfectamente cómo ha sido la evolución del patrocinio en la Liga ACB. Actualmente cuenta con el apoyo de la Universidad Católica San Antonio (UCAM) pero varias son las empresas que han apostado por su proyecto deportivo. Su llegada a la ACB se produjo en 1990, de la mano de Zumos Júver, que años atrás ya había acompañado a la extinta sección de baloncesto del RCD Español. En estos años, era habitual asociar baloncesto con alimentación.¿Quién no recuerda al gran Chichi Creus con la equipación del Cacaolat Granollers o al hercúleo Anicet Lavodrama machacando aros con la zamarra del Clesa Ferrol? ¿Sería o no una polémica mediática que Andrés Jiménez luciera el 4 del Ron Negrita Joventut o el francotirador Manel Sánchez con el número 7 del DYC Breogán?

Un nuevo patrocinador (Artel) se asomó a la camiseta del CB Murcia en Ciudad Jardín para disputar la temporada 96/97. Seguro que ni los más eruditos lo recuerdan, mientras que resulta casi imposible no hablar del TDK Manresa, Pamesa Valencia o Fórum Filatélico Valladolid, clubes asociados a patrocinadores con solera. Dos temporadas después, los murcianos llegaron con nuevo inquilino del mundo del juego Recreativos Orenes, lo nunca visto hasta que la Bruixa D´or y la venta de lotería de Navidad por internet se convirtió en el espónsor del conjunto de Manresa. Como era previsible, la burbuja inmobiliaria también llegó a las canchas de la ACB. Polaris World se convirtió en 2003/04 en el patrocinador murciano, creando un proyecto ambicioso. Numerosos ejemplos llegaron a todo el país, inicialmente con empresas azulejeras (John «Oso» Pinone del Estudiantes Todagrés podría disputar un competido 1x1 contra Luis Scola del Taugrés Vitoria) hasta llegar al faraónico proyecto de Akasvayu Girona que contaba con Fran Vázquez y Marc Gasol como sus estandartes más representativos. Mientras tanto, aquí en Málaga, disponemos de un modelo de patrocinio que nada tiene en común con nuestro rival de hoy. Unicaja, buque insignia del mecenazgo de cajas y bancos, debe seguir apostando fuertemente por un equipo y un proyecto que ha llevado su nombre por las canchas más importantes de Europa.

@OrientaGaona

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine