La libreta del duque de Chantada

Después de la tempestad

El nuevo Unicaja es un equipo con versatilidad, talento y una gran incógnita: Trevor Mbakwe. Es un gran jugador pero su última temporada en el Maccabi deja algunas dudas

21.07.2016 | 05:00

Con los deberes hechos llega el momento para disfrutar. El Unicaja, salvo sorpresa mayúscula, cerrará mañana su plantilla con el polaco Adam Waczynski. El Obradoiro, que cuenta en su plantilla con Eimantas Bendzius y Santi Yusta, ha cerrado el fichaje de Txemi Urtasun. Su maniobra con el polaco era tratar de sacar algo de dinero del derecho de tanteo, muy lícito por otra parte, para poder alcanzar el gran objetivo: La vuelta a casa de Alberto Corbacho. En Polonia ya dan por hecho el fichaje y algunos medios anuncian que Waczynski renunció a jugar la Liga de verano de la NBA con los Washington Wizards para evitar riesgos de lesión. Su compatriota Marcin Gortat estaba decidido a que Adam le acompañara la temporada próxima en su aventura americana. La dirección técnica del equipo cajista cierra con sobresaliente un verano muy complicado por la ausencia de la Euroliga y el dinero de la NBA. A estas alturas del año sólo Real Madrid y Unicaja tienen sus equipos cerrados, el resto deberá pelearse todavía con el presupuesto, los cupos y la NBA.

El nuevo Unicaja es un equipo con mucha versatilidad, mucho talento y una gran incógnita, Trevor Mbakwe. El norteamericano con pasaporte nigeriano es un gran jugador pero su última temporada en el Maccabi deja algunas dudas. Si Mbakwe juega al nivel exhibido en el Brose alemán será uno de los mejores jugadores de la Liga; si juega al nivel de Tel Aviv, tenemos un problema. Trevor acaba de ser padre por segunda vez, un niña de nombre Isla Adaeze, que se une a su hijo mayor Makhi, que ya tiene 8 años. Ambos han nacido de su relación con su novia de toda la vida, Jennifer Belsito. Habla italiano y dice algunas palabras en alemán, así que no se sorprendan si en poco tiempo se suelta con el español. Es un jugador muy fuerte en defensa, rápido, excelente en el pick and roll y que suele acabar sus jugadas en mate, un espectáculo. Es el pequeño de cuatro hermanos y quizás por eso a pesar de ser un pívot «bajito» su fuerte son los rebotes. Es un luchador, siempre contra jugadores más grandes pero lo tiene claro: «Ahí es donde consigo el dinero». «Quiero ser el mejor en los rebotes. Es lo primero que miro en la estadística».

Mbakwe está convencido de que triunfará en el Unicaja por dos factores: la ciudad y el entrenador. Ha sido más feliz en una ciudad pequeña como Bamberg que en Roma o Tel Aviv y ha jugado mejor para grandes entrenadores como Andrea Trinchieri o Tubby Smith. Ahora es el turno de Málaga y Joan Plaza.

Ya con los deberes hechos es la hora de disfrutar y para ello nada mejor que la llegada de las selecciones española y lituana al Carpena. Un partido especial donde la afición malagueña podrá despedir como se merece al «boquerón lituano» Kuzminskas y a «su Sabonis», Domantas, huido hacia la Universidad de Gonzaga y que la próxima temporada debutará en la NBA con los Oklahoma City Thunder de otro viejo conocido de la capital malagueña como es Álex Abrines. El malagueño de adopción Sergio Scariolo pone la guinda a una noche que promete ser All-Star. Suerte€

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine