Eurocup. La previa

Zagreb, antes de la verdadera tempestad

El Unicaja visita al Cedevita croata muy pendiente del rival del cruce de cuartos de la Eurocup, que saldrá del Khimki-Bayern - Plaza dará minutos a jugadores que necesitan recuperar la confianza

08.02.2017 | 21:14
El capitán Carlos Suárez, durante el partido de ida ante los croatas celebrado en el Carpena.

El Unicaja cierra esta tarde en Zagreb, ante el Cedevita de Veljko Mrsic (19.00 horas), su participación en el Top 16 de la Eurocup con la tranquilidad que le da el saberse clasificado para el Top 8 pero inquieto, a la espera de conocer rival. No está en manos del Unicaja esa elección. El equipo malagueño pasará como segundo, por detrás del Valencia Básket, y se medirá a Bayern Múnich o Khimki. Todo apunta a los alemanes, que deben perder por 17 puntos hoy en Moscú. Lo curioso del tema es que cuando arranque el encuentro en la capital croata, el Khimki-Bayer, que arranca a las 17.30 horas, ya estará acabando. Por lo que sabremos quién es el rival del Unicaja en pleno primer cuarto del partido. Las cosas de la Eurocup y de no unificar horarios en una jornada delicada.

Ciertamente, habrá más atención puesta en Moscú que en Zagreb. Al menos hasta que el partido avance en tierras balcánicas. Es lo que hay. Sobre todo porque esta Eurocup está siendo descafeinada. La Fase Regular fue estrambótica, con sólo un eliminado en cada grupo de cinco. Y ahora, Valencia y Unicaja han estado muy por encima de Cedevita y Alba Berlín. Lo bueno es que el Unicaja acaba segundo. Lo malo es la falta de recursos para hacerle daño al Valencia, algo que puede marcar el discurrir del curso.

Debe, eso sí, acabar con la máxima ambición posible el Unicaja este Top 16. Le interesa ganar porque, aunque tenga perdido el factor pista en el Top 8, quizá en unos hipotéticas semifinales sí le sirva sus resultados de este Top 16. Y cuantas más victorias logre reunir mucho mejor para tratar de ganarse la ventaja de campo más adelante. No olviden que a partird de ahora y hasta la mismísima final, hay cruces directos entre dos equipos al mejor de tres partidos. Así se resolverá esta Eurocup. Y el Unicaja debe llegar lo más lejos posible, a pesar de que no transmite las mejores sensaciones posibles.

El equipo malagueño se desplazó ayer por la tarde, a las 16.00 horas, en un vuelo chárter. El plantel verde se entrenó en el Martín Carpena al mediodía, almorzó a las 14.15 en el mismo Aeropuerto y a las 16.00 horas despegó rumbo a Zagreb. No lo hizo solo. En el chárter iban 20 aficionados del equipo más otra docena de ganadores de concursos que el club ha desarrollado en los últimos meses. El equipo tendrá apoyo hoy en la grada del Cedevita. El encuentro, ya lo ha advertido Plaza, servirá para dar minutos a los jugadores que aún tienen que dar un paso al frente. Sigue esperando el técnico una mayor aportación en pista de jugadores como Oliver Lafayette o Dani Díez. También puede ser un buen encuentro para que Alen Omic continúe con su progresiva adaptación. Tendrá, además, a Miros Bilan, uno de los pívots con más talentos del baloncesto europeo y pretendido por equipos de Euroliga. Los hombres de Veljko Mrsic mantienen el mismo equipo que el que visitó Málaga hace unas semnas. Los americanos Boatright y James por fuera son letales. Para lo bueno y para lo malo. Dos jugadores capaces de desequilibrar un partido a base de puntos o de erorres.

El joven talento croata también apunta fuerte y Mrsic no dejará de mover su banquillo, ya que el sábado jugó en la Liga Adriática, el lunes en la Liga de Croacia y hoy en la Eurocup. Tres partidos en cinco días. Y así todas las semanas. Un brutal esfuerzo que pasa factura. Hoy el Unicaja juega en Zagreb. Y, con el rabillo del ojo, mirará a Moscú. ¿Bayern o Khimki? Hoy saldremos de dudas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine