"No cambiaría mi físico porque soy un tío atractivo"

Cuestionario Proust a Fernando Ramos, periodista y presentador malagueño

15.08.2016 | 13:03
Fernando Ramos, periodista y presentador

¿Cuál es su idea de la felicidad?
Soy feliz estando en Málaga, rodeado de los míos. También es importante para mí tener una calidad de vida, salud y disfrutar de las pequeñas cosas. Hace un mes que me operé de una rotura del ligamento y puedo decir que no se valora la salud hasta que la pierdes.

¿Su principal virtud?
Soy un tipo muy tenaz para el curro. Cuando quiero algo soy muy currante y me da igual ganar menos pero siempre tengo que hacer un buen trabajo. En lo personal, intento ser buena persona, de hecho en el perfil de mis redes sociales tengo puesto "Me gusta dibujar sonrisas en caras ajenas".

¿Su principal defecto?
Soy formal, pero mi madre diría que un poco impuntual: te digo de quedar a las 9.00 y llego a las 9.10 horas. Hago tanto y quiero hacer tantas cosas... y lo reconozco abiertamente. Cuando estuve en Cataluña ellos me hicieron limar este defecto porque son muy puntuales. Profesionalmente hablando, el no saber desconectar es otro de mis defectos.

¿Cuál es su principal miedo?
Me preocupa mucho el que van a hacer los que van detrás. Hace mucho tiempo tuve miedo a la muerte, pero te das cuenta que vamos en fila india, te puedes saltar el orden pero vamos a acabar todos ahí.

¿Cuál es la cualidad que más admira en una persona?
La gente educada, respetuosa y trabajadora. Como soy un tío currante valoro a la gente trabajadora porque lo hago y sé lo que cuesta hacerlo.

¿Qué virtud cree que está sobrevalorada?
Todo lo relacionado con la estética, con la imagen que damos. Una cosa es cuidar tu salud y otra el cansinismo humano de hasta mirar las etiquetas de los productos...yo llevo una vida sana, si me invitan a comer no voy a decir que no porque gane calorías. Eso nos hace peder nuestro valores. Hay gente que puede ser no muy bonita por fuera pero preciosa por dentro. La palabra a la que me refiero es ese postureo que hay. Me decía José Mota fuera de plató: "Quiero trabajar con buena gente, luego ya le enseñaremos el oficio".

¿En qué país le gustaría vivir?
Para valorar como se vive en Málaga no hay nada como irte a vivir fuera. Se lo digo a mis amigos que viven fuera. Cuando ves otros sitios te das cuenta lo bien que se vive en Málaga. Me gustaría irme a Bahamas, soy muy fan de Cuba, La Habana y la gente cubana; Las Vegas, incluso irme a Laponia, pero un ratito. Luego no me quiero perder calle Larios, Pedregalejo o Torremolinos. Si fuera inmensamente rico viajaría más pero me quedaría aquí en Málaga como base.

¿A que figura histórica le hubiera gustado conocer?
A Martin Luther King. Me pasaría horas hablando con este hombre. Aprendería mucho, me pregunto cómo se puede ser tan adelantado, tener esos conceptos y la fuerza de decir "hasta aquí hemos llegado".

¿Su color favorito?
No tengo un color favorito, me puede gustar el azul porque es el color del equipo de mi ciudad.

¿Su escritor favorito?
Me quedo con Manuel Alcántara. Me parece un hombre que debería estar mucho más considerado. Es brillante, todo lo que dice lo entiendes perfectamente, es cómo ordena las palabras, la forma en que lo cuenta.

¿Cuál es su héroe en la vida real?
Es una señora con más de 80 años, del barrio de la Victoria, con una formación de la de entonces. Ha sido capaz de inculcar valores a sus hijos y se llama Paquita. Es el espectador más crítico que he tenido nunca. Te podría decir también mi padre y toda esa generación que ha tenido que luchar contra todo y adaptarse a los nuevos tiempos. Por todos esos valores que te han inculcado y que hoy intento hacerlo con los que vienen detrás.

¿Cuál es su héroe en la ficción?
David Hasselhoff de Los vigilantes de la playa. Siempre estaba rodeado de bellezones, en la playa y con buen tiempo. Tengo que decir que yo de niño me identificaba más con Mortadelo y Filemón que con Superman. Pero también tus héroes van cambiando con el paso del tiempo. También le podría decir el tío que hace los castings en los vídeos del reguetón. Todo tan perfecto como en Los vigilantes de la playa.

¿Personaje actual o histórico que más desprecia?
Yo vivo en Madrid y soporto con normalidad la cantidad de controles de seguridad. No puedo dar nombres y apellidos de un personaje que desprecie: cualquiera que nos haga perder la paz, que te haga cambiar el estado de ánimo de forma tan atroz merece todo el desprecio. Una cosa es la discusión que podamos tener y otra que trasmitas miedo a la gente. Me da igual que sea de aquí, de allí; por una creencia política o religiosa.

¿Hay algo de lo que se arrepienta?
No, llevo muchos años en este negocio y he sido un chaval feliz. He hecho o me han dejado mis padres embarcarme en proyectos como la radio; por lo que he tenido esa libertad. Un día decidí cambiar el rumbo de mi trabajo, fui un poco valiente y un poco loco. Por encima de audiencias y supersueldos está la felicidad de uno. No me arrepiento de nada. Como dicen: todo lo que sucede conviene. De las experiencias malas se sacan las partes positivas.

¿Su ocupación preferida?
Me gusta mucho mi trabajo. No siendo el trabajo: si me da una moto acuática y me deja millas adentro me hace feliz. Nadar, bucear, una piragua con un remito... Todo lo relacionado con el mar, más que la playa, me apasiona.

¿Si pudiera cambiar algo de usted, qué sería?
Mi físico no, porque soy un tío atractivo. Me gustaría tener mejor voz, más televisiva y radiofónica. Pero como no la voy a cambiar y hay gente que me reconoce por ella no puedo quejarme. Por lo demás no estoy contento conmigo mismo. No estoy calvo, como muchos de mis amigos, soy alto y no estoy gordo.

¿Qué talento le gustaría tener?
Cantar. Canto tan mal que hace 15 días canté en una boda y ya se han separado los novios. Pero canto porque me gusta, aunque me pregunten "¿por qué cantas?" Cuando estoy solo en casa me puede escuchar desde Estopa, pasando por Juan Magán o Mecano. Y reivindico que hay que cantar aunque sea mal.

¿Cuál cree que es su mayor logro?
Mi logro personal es hacer feliz a la gente y a nivel profesional pienso que este negocio es muy complicado, muy bonito por fuera y no tanto por dentro. Me considero un tío afortunado, aunque he echado todas las horas del mundo.

¿Qué frase o palabra usa más?
Soy mucho de "vamos a ver". También hay frases que coges un tiempo y luego las dejas de utilizar.

¿Si tuviera que vivir de nuevo, que le gustaría ser?
Hay dos cosas para las próximas vidas: ser jugador de baloncesto profesional, no digo de la NBA pero sí algo serio. Y un buen policía, no de regular el tráfico pero sí de llegar al fondo de las cosas, por eso digo que soy muy tenaz. Me he dado cuenta de situaciones sin saber cómo. Una vez vi una niña que se perdió en el parking de un centro comercial. Me refiero a un sexto sentido. Por eso querría ser policía pero de película.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine