Magazine Fashion&Arts
Cosmética

Estée, Elisabeth, Helena: del potingue al emporio

Tres mujeres cambiaron el negocio de la cosmética y lo hicieron hablando con otras mujeres

28.10.2016 | 21:10
Estée Lauder posa en 1962 en Nueva York.

Su filosofía era simple: "Cualquier mujer puede ser bella". Era 1946 y la humanidad creía en el brillo de Hollywood sobre todas las cosas. Estée Lauder (bautizada Josephine Esther Mentzer en 1908) supo ver más allá. Ese glow podían conseguirlo todas. Creció en Queens, Nueva York. Rose, su madre, era húngara y su padre, Max, checo. Cuando estaba en el instituto su tío John vino a vivir con la familia y empezó a fabricar potingues caseros de textura aterciopelada en el horno de la cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Brunello Cucinelli.
Pensar en griego vivir en italiano

Pensar en griego vivir en italiano

Brunello Cucinelli ha hecho del pensamiento clásico su mejor marketing, dirige una empresa...

Bianca Brandolini: ´Influencer´ de cuna

Bianca Brandolini: ´Influencer´ de cuna

Su estilo, una genética privilegiada y unos contactos heredados de una buena familia han hecho de...

David Carabén: un rock con cola, por favor

David Carabén: un rock con cola, por favor

Mishima estrena disco y casi al mismo tiempo su cantante empieza una aventura detrás de una barra.

El Médici porteño

El Médici porteño

Eduardo Costantini tiene dinero, buen ojo y paciencia para conseguir lo mejor - Mecenas en estado...

Rocky mountains

Rocky mountains

Nos vamos de viaje por la espina dorsal del Oeste americano de la mano del fotógrafo Henry Wessel

Narciso Rodríguez: el modisto en blanco y negro

Narciso Rodríguez: el modisto en blanco y negro

Creció en un ambiente tan barroco que acabó militando en el minimalismo

Enlaces recomendados: Premios Cine