Magazine Fashion&Arts
Cosmética

Estée, Elisabeth, Helena: del potingue al emporio

Tres mujeres cambiaron el negocio de la cosmética y lo hicieron hablando con otras mujeres

28.10.2016 | 21:10
Estée Lauder posa en 1962 en Nueva York.

Su filosofía era simple: "Cualquier mujer puede ser bella". Era 1946 y la humanidad creía en el brillo de Hollywood sobre todas las cosas. Estée Lauder (bautizada Josephine Esther Mentzer en 1908) supo ver más allá. Ese glow podían conseguirlo todas. Creció en Queens, Nueva York. Rose, su madre, era húngara y su padre, Max, checo. Cuando estaba en el instituto su tío John vino a vivir con la familia y empezó a fabricar potingues caseros de textura aterciopelada en el horno de la cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elena Foster Ochoa.
No la retes a las canicas

No la retes a las canicas

El reencuentro con una amiga trae canciones, ciudades, artistas, libros, sueños y sorpresas

Rastas y furia

Rastas y furia

Hablamos con Don Letts, el hombre que documentó la historia del punk con una cámara Super 8

Cuando la moda es el lienzo

Cuando la moda es el lienzo

Sus trazos decoran tiendas de lujo, pasos de cebra y hasta el mismísimo logo de Facebook. Ahora es...

La estrella de Mar

La estrella de Mar

Michelle Jenner ha encadenadoen 2016 tres proyectos seguidos, entre ellos, 'La catedral del mar'

Del lujo al #lujo

Del lujo al #lujo

Las firmas quieren atraer a los jóvenes, y eso pasa por llevarse un trozo del pastel de Instagram

Adiós, bling bling

Adiós, bling bling

No es poseer, es sentir. No es la riqueza, sino la vivencia. El lujo ha cambiado de forma y de fondo

Enlaces recomendados: Premios Cine