Magazine Fashion&Arts
Mercado de lujo

Adiós, bling bling

No es poseer, es sentir. No es la riqueza, sino la vivencia. El lujo ha cambiado de forma y de fondo

23.11.2016 | 14:27
La imagen clásica del voraz consumidor de lujo.

Pekín, año 2011. La cola para entrar a la tienda de una famosa marca da la vuelta a la manzana. Son las doce de la noche, pero al día siguiente la firma pone a la venta su nuevo bolso, de edición limitada, y todos quieren ser los primeros en colgárselo del hombro. Ahora o nunca. A los pocos meses el Gobierno chino prohíbe la exhibición publicitaria de objetos caros por su capacidad de "perturbar la armonía ciudadana e incitar a la corrupción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Marrakech. Primavera 2017

Marrakech. Primavera 2017

El esplendor de una nación puede medirse por el uso de sus telas

No me llames Curvy

No me llames Curvy

Barbie Ferreira no acepta eufemismos ni condescendencia por su talla. Es una mujer. Y punto.

Barroquismo total y digital

Barroquismo total y digital

Tras años de sobriedad estética, el lujo se desata y reivindica el maximalismo

Lo que antes se escondía, ahora se exhibe

Lo que antes se escondía, ahora se exhibe

Con orgullo. ¡Bienvenida sea la diferencia!

Desfiles para enmarcar

Desfiles para enmarcar

Las firmas trasladan las obras de arte del lienzo a la seda

Enlaces recomendados: Premios Cine