Magazine Fashion&Arts
Moda

La piedra en el zapato de Trump

Nadie en la industria textil americana quiere al republicano. Estas son sus razones de peso

12.01.2017 | 18:39
Una obra del artista Valentín Toledo, presente en su libro ´USA´.

Son los que más moda consumen en el mundo. Un total de 380.000 millones de euros durante el pasado año. Por encima, incluso, de China. Pero las firmas americanas, que una vez, allá por los ochenta y noventa, dominaron el mundo, están pasando por una crisis de identidad. O estaban. Ahora, desde que se ha confirmado que Donald Trump será el próximo presidente de EE UU, diseñadores, empresarios y analistas han pasado de la crisis al pánico. Antes de las elecciones el problema era, por un lado, la caída del fast fashion local (GAP, Wallmart€) frente al europeo (con Inditex y H&M a la cabeza) y, por el otro, el pequeño declive de las firmas estadounidenses en el exterior. Después del sorprendente 8 de noviembre, dichos conflictos han pasado a ser minucias. "Me preocupa la postura de Trump sobre la inmigración y cómo esta afectará a la fuerza de trabajo del sector textil y a los estudiantes extranjeros que vienen a aprender moda. Me preocupa la imagen de las marcas fuera de nuestras fronteras. Me preocupan sus ideas acerca del comercio y el modo en que impactarán en la cadena de suministros", escribía Stephen Kolb, presidente del Consejo de Diseñadores Norteamericanos (CFDA) poco después...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La actriz Michelle Jenner.
Esto es carisma.Todas somos feministas

Esto es carisma.Todas somos feministas

Las mujeres, efectivamente, hacen cosas. Y muchas veces las hacen bien

Pensar la moda

Pensar la moda

La idea de la frivolidad del vestido se cae cuando se revisan las teorías que se inventaron los...

Olivier Saillard: el cuerpo antes que el vestido

Olivier Saillard: el cuerpo antes que el vestido

La superproducción es un desastre para la moda, lo dice el director del Palais Galliera

Marrakech. Primavera 2017

Marrakech. Primavera 2017

El esplendor de una nación puede medirse por el uso de sus telas

No me llames Curvy

No me llames Curvy

Barbie Ferreira no acepta eufemismos ni condescendencia por su talla. Es una mujer. Y punto.

Barroquismo total y digital

Barroquismo total y digital

Tras años de sobriedad estética, el lujo se desata y reivindica el maximalismo

Enlaces recomendados: Premios Cine