Consejos

Trucos naturales para cuidar tu cabello

El trigo, la avena, el mijo y el romero son algunas de las sustancias que ayudan a proteger el pelo

22.10.2013 | 19:23
Podemos sustituir sustancias químicas por naturales.
Podemos sustituir sustancias químicas por naturales.

¿A tu pelo le falta brillo, está seco o dañado o tienes caspa? ¿Te gusta lo natural para ti y tu familia? La firma Weleda que lleva 90 años en el mercado de la cosmética, quiere centrarse también en nuestro? pelo. Para ello han creado una línea para el cabello. Los excesos del sol, el cloro, el agua, añadido al estrés, la contaminación... han sufrido un poco este verano y con su gama de siete productos diferentes para el cuidado del cabello permite tratarlos de una forma natural.

La avena, el trigo y el mijo son la parte esencial de su composición y cada uno está dirigido para un tipo de pelo en concreto. Desde Weleda hablan de la importancia de los cereales, comparándolos con el pelo: "Estos cereales aguantan la intemperie del tiempo mientras crecen, manteniéndose flexibles asemejándose al pelo".

Mijo, para el cabello normal

Si tu pelo no ha sufrido los efectos devastadores del clima, el mijo es ideal para el cabello sano. Para evitar que las semillas se resequen, el mijo desarrolla un mecanismo de protección que guarda ese ácido silícico.

Sus beneficios: cabello normal que se quiere nutrir, guardar el brillo y la aportación de elasticidad. Además también va acompañado nueces de macadamia. Convirtiéndose en ideal para toda la familia.

La avena, ideal para el cabello seco y dañado

La avena es ideal para el pelo seco y dañado. Indicado para un pelo que no tiene cuerpo, ni brillo y sufre muchísimo. Las puntas abiertas y rotas se enredan fácilmente.

Sus beneficios: suaviza el cabello y aporta flexibilidad. Reduce las roturas y puntas abiertas. Lleva extractos de avena, que reestructura, aceite de salvia que estimula y aceite de jojoba que nutre. Su aroma, un suave aroma a mazapán.

La avena también es ideal como acondicionador reparador para el cabello seco y dañado, aunque se puede utilizar con cualquiera de la gama. Tiene el mismo aroma que el champú. Aporta brillo, hidratación y restaura la flexibilidad. Dejar actuar de uno a tres minutos.
Con avena también hay mascarilla: que aporta extra dosis de hidratación. Actúa de forma igual como cuando se utiliza un serum. Lo ideal dejarlo actuar entre cinco y diez minutos.

Trigo, para el cabello con caspa

El trigo es el cereal ideal para el cabello con caspa. Es el cereal más lineal y que crece más recto. Eso es lo que hace aportar el equilibrio, a pesar de su peso. Su importancia es vital para que un cabello con exceso de pueda recuperar su equilibrio.

Las causas de la caspa son de lo más variopintas: genéticas, irritación causada por exceso de elementos químicos... Es un champú equilibrante ya que el trigo restaura el equilibrio, el pensamiento calma esos molestos picores, y el rusco es muy bueno cómo astringente.

Su aroma a romero cómo estimulante, el árbol de te cómo refrescante y bálsamo de copaiba cómo aromático.

Romero, para el cabello fino y debilitado

Completan la gama: un aceite capilar acondicionador y el romero en una loción capilar revitalizante perfecto para el cabello fino y debilitado. Esta es una fórmula de la casa desde 1921. Es ideal para fortalecer el cabello y estimular el cuero cabelludo, por lo que se reduce la caída del pelo. Se consigue gracias a una potente fórmula. Otros de sus componentes son la uva de gato que regenera y el romero que activa la circulación.

El trébol, otra planta fenomenal para el pelo y la raíz de bardana aumenta la elasticidad

El trébol también es otra de las plantas fenomenales para el pelo, se trata de un acondicionador para reparar las puntas secas y quebradizas y el pelo teñido. Nutre la fibra capilar que está más dañada. Así el cabello está más brillante y más manejable.

La raíz de bardana aumenta la elasticidad, aceite de nueces que nutre y fortalece y las hojas de trébol que aumentan la flexibilidad.

Tres razones para un cuidado natural

1.- La contaminación, el sol o estrés debilitan el cabello. Desde Weleda consideran no cargar y enmascarar el pelo con más sustancias químicas. Lo bueno es llegar a la fibra capilar aportando los nutrientes necesarios. Es necesario cuidar el cabello y el cuero cabelludo cómo concepto integral, cuidando ambos.

2.- Hay daños en el cabello que no se pueden recuperar, por lo que la "regeneración" solo se obtiene cuando va naciendo de nuevo el pelo.

3.- Cuidado natural vs convencional. La firma, en lugar de utilizar sulfatos prefieren los tensioactivos de origen natural obtenidos del azúcar y el coco y aminoácidos a base de avena.

Por ello generan menos espuma pero menos de Weleda explican: "Menos espuma no significa inferiores propiedades de limpieza, eso es una leyenda. Son biodegrables protegiendo el medio ambiente".

Si eres de los que prefieres las cosas naturales, esta es tu marca pues en lugar de siliconas se basan en acondicionadores naturales, que aportan un cuidado suave y equilibrado, revelando su brillo natural. Su consistencia más líquida, al no utilizarse sustancias derivadas de los petroquímicos: "La silicona recubre la fibra capilar protege de las agresiones externos y da brillo, pero se va acumulando en el pelo, y es que no sabemos si el pelo, por detrás, está sano o no".

Si te vas a decidir a probarlos advierten: "El pelo es de costumbre y se acostumbra a utilizar silicona, por lo que al utilizar estos productos al principio?, el pelo estará menos brillante y más seco. Este proceso es bueno porque demuestra que poco a poco va desapareciendo la silicona y el pelo se va liando". Según un estudio que han realizado en mujeres alemanas, el pelo necesita entre cuatro y seis semanas para recuperar su estado natural.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine