Consumo

Cómo convertir el gasto de las rebajas en una inversión

El comprador responsable no debe cegarse por los descuentos y debe adquirir lo que necesita realmente

05.01.2014 | 11:05
Varias personas ante un comercio en rebajas
Varias personas ante un comercio en rebajas

Las rebajas, que se generalizan el martes próximo, nos tentarán con descuentos iniciales de hasta el 50 %, pero el comprador responsable no debe dejarse cegar, sino adquirir lo que necesita realmente y a un precio aceptable, aconsejan organizaciones de consumidores, para que el gasto sea una inversión rentable.

Aunque hay comunidades, como Madrid y Murcia, donde parte del comercio ya comenzó las rebajas días atrás, la tradición se impone y los hipermercados y grandes almacenes prefieren apurar la campaña de ventas navideñas con los regalos de Reyes y esperar al 7 de enero para bajar los precios.

Como cada año, recurren a anuncios con famosos del espectáculo y la televisión, a ofertas y reclamos cada vez más llamativos e "irresistibles" y a cartelería de colores vivos donde los descuentos se hacen gigantes en tamaño y porcentaje.

Las rebajas, sobre todo las de enero y febrero, suelen empezar los últimos años con unos descuentos cada vez más interesantes para los consumidores y pueden acabar incluso en reducciones del 70 %, según constata a Efe el presidente de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Fernando Móner.

Pero pide a los consumidores que verifiquen si el descuento es real, por ejemplo comprobando en las semanas precedentes los productos y los precios para comparar después.

Las rebajas tienen que ser un periodo de compra donde debe prevalecer el consumo responsable, recomienda, para que, en vez de gastar, invirtamos en artículos que van a cubrir una necesidad de verdad y se les saque el provecho adecuado.

"No se trata de comprar por comprar, estén al 50 ó al 70 % de descuento", enfatiza.

También recuerda que no es una época comercial diferente, salvo en el precio, así que los productos puestos a la venta deben ser de la misma temporada, con los mismos derechos y obligaciones para los consumidores.

Por ejemplo, el establecimiento debe aceptar tarjetas como medio de pago si lo hace habitualmente; es conveniente asegurarse de las condiciones de devolución o cambio de lo comprado y pedir siempre tique de caja o factura, sin olvidar las hojas de reclamaciones ante cualquier problema.

El portavoz de Facua-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, aconseja planificar lo que se va a necesitar y mirar si el precio final de venta es aceptable antes que dejarse deslumbrar por los descuentos.

En declaraciones a Efe, alerta de la publicidad "engañosa" de eslóganes como "Las mejores rebajas de la historia" o sugerir que las reducciones de precios más altas son generalizadas, cuando en realidad son sólo para un puñado de artículos, pues los porcentajes de descuento figuran en grande y la advertencia "hasta" en pequeño.

Estas prácticas "arrastran" también a los establecimientos de barrio para poder competir, con lo que el comercio pierde credibilidad, sin que las administraciones, asegura Sánchez, intervengan.

Las rebajas, asegura, se han "devaluado" en los últimos años debido a las regulaciones autonómicas y del Gobierno central y por ciertas prácticas comerciales "abusivas y fraudulentas e indeseables" que deben ser sancionadas.

Lo más grave, denuncia, consiste en falsear el precio original por la "falta de controles" administrativos, así que la supuesta rebaja es en realidad "inventada", lo que acaba generando la desconfianza del consumidor.

Según Sánchez, nunca ha trascendido una sanción por infringir la normativa de las rebajas, es "un misterio".

Por último, se pregunta cuál es el margen comercial de los establecimientos ("¿cuánto se han aprovechado de nuestro dinero en las semanas anteriores") si pueden aplicar descuentos tan abultados sólo unos días más tarde.

Los españoles gastarán lo mismo o algo más en estas rebajas de invierno en comparación con 2013, según intuye CECU, ya que ha habido un cambio de tendencia al alza en el consumo navideño por vez primera después de varios años de bajada paulatina por la crisis, aunque la situación sigue siendo "muy negativa para las familias".

La Confederación Española de Comercio (CEC) afronta la temporada con optimismo e ilusión después de conocer unos primeros datos positivos de las ventas de esta Navidad, con incrementos que podrían superar el 8 % en lugares como Zaragoza, Canarias y Baleares tras varios años a la baja.

CEC prevé un gasto medio de 60 euros por persona, de manera que se facturarían 3.900 millones de euros durante los dos meses que habitualmente duran las rejas de invierno.

Noticias relacionadas

anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine