Oftalmología

¿Es adecuado el uso de colirios blanqueadores?

Utilizarlos puntualmente no aumenta la presión intraocular, pero abusar de ellos hace que el enrojecimiento aumente

29.11.2012 | 18:18
¿Es adecuado el uso de colirios blanqueadores? ¿Es adecuado el uso de colirios blanqueadores?

En multitud de ocasiones, me han preguntado en la consulta los pacientes, sobre la conveniencia o no, del uso de varios colirios que se anuncian en los medios de comunicación con relativa frecuencia, como tratamiento del ojo rojo multicausal (tabaco, uso excesivo ordenador, piscina, lentes de contacto?).

Mi respuesta siempre es la misma. Utilizarlos de forma puntual y esporádica no es deletéreo, ya que no aumentan la presión intraocular ni son cataratogénicos, pero su uso prolongado puede causar paradójicamente que ese enrojecimiento que tratamos de erradicar, aumente y se cronifique.

¿A qué es debido esto?

Muy sencillo, la parte blanca del ojo (esclerótica) está recubierta por una membrana protectora transparente denominada conjuntiva, con unos pequeños vasos apenas visibles.

Cuando ésta sufre una agresión, la respuesta fisiológica conlleva un aumento del aporte sanguíneo y un aumento del calibre de esos vasos, originándose una hiperemia (enrojecimiento), pudiéndose acompañar de síntomas como escozor, sensación de cuerpo extraño y quemazón. La etiología del ojo rojo es muy amplia, siendo las causas más frecuentes el ojo seco, la blefaritis y las conjuntivitis.

El oftalmólogo es el profesional encargado de identificar y tratar el problema de base del ojo rojo. Si por nuestra cuenta y riesgo instilamos colirios blanqueadores, produciremos un celéreo blanqueamiento inicial (ya que estos colirios contienen fenilefina en una concentración baja -0,125%- con un potente efecto vasoconstrictor, y sin ningún efecto midriático la fenilefina al 10% se utiliza en consulta para dilatar la pupila con fines diagnósticos).

Con esto estamos engañando la respuesta fisiológica de la que antes hable, y el organismo liberará más mediadores que hacen el efecto contrario, para restablecer el equilibrio, originándose hiperemia, no como respuesta a una agresión, sino como una manifestación crónica.

Por ello necesitaremos más colirio, produciéndose un círculo vicioso. Conclusión: Ante un ojo rojo, siempre hay que acudir al oftalmólogo, para el diagnostico y tratamiento del mismo, y no automedicarse.

Salud

En verano aumenta la posibilidad de contraer una otitis.
Consejos para prevenir la otitis del nadador

Consejos para prevenir la otitis del nadador

Las personas que padecen dermatitis o que generan tapones de cera suelen sufrir este dolor de oídos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Se fija hasta que un alimento se puede consumir de forma segura, siempre que se sigan las...

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Las relaciones sexuales en el agua tienen su erótica pero pueden provocar irritaciones y sequedad

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

Hidratar mucho, no tirar de la piel y usar ropa suave son algunas de las pautas que te ayudarán

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Mantener una postura erguida o no fijar la vista en un punto son varias de las recomendaciones

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

Un choque térmico en el agua puede producir desmayos o un paro cardiaco

¿Qué es el fipronil y qué puede pasar si se consume?

¿Qué es el fipronil y qué puede pasar si se consume?

Respondemos a algunas cuestiones clave sobre la alerta de los huevos contaminados

Enlaces recomendados: Premios Cine