Estudio

¿Cómo influye en la salud ser optimista?

Ser una persona optimista o pesimista puede afectar de diferentes maneras en cada individuo

13.12.2016 | 20:28
La forma de ver la vida influye en cada persona.

El optimismo y el pesimismo en el sentido estricto de la palabra se centra en la actitud de las personas hacia su futuro, generalmente esperando que suceda un mayor número de cosas deseables o indeseables. Teniendo esto en cuenta, los expertos clasifican a las personas en dos tipos: positivas (medicinales) y negativas (tóxicas).

De modo que la manera de afrontar los acontecimiento en la vida define cuál de los dos tipos de persona eres. Mucho se habla de cómo ambas actitudes pueden condicionar la salud de los demás, pero ¿cómo repercute en la salud de uno mismo?

Si hace un mes investigadores finlandeses nos explicaban cómo afecta ser pesimista a la salud, ahora un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, nos vienen a contar por qué ser optimista mejora la salud.

La investigación, publicada en 'American Journal of Epidemiology', afirma que tener una perspectiva optimista sobre la vida --una expectativa general de que van a pasar cosas buenas -- puede ayudar a las personas a vivir más tiempo.

El estudio ha encontrado que las mujeres que eran optimistas registraban un riesgo significativamente menor de fallecer de varias causas principales de muerte, como cáncer, enfermedad cardiaca, apoplejía, patología respiratoria e infección -- durante el periodo de evaluación que fue de ocho años --, en comparación con las mujeres que eran menos optimistas.

"Aunque la mayoría de los esfuerzos médicos y de salud pública se centran hoy en reducir los factores de riesgo para las enfermedades, la evidencia ha ido construyendo la idea de que mejorar la resistencia psicológica también puede marcar una diferencia", afirma el líder del estudio, Eric Kim, investigador del Departamento de Ciencias Sociales y del Comportamiento en Harvard.

"Nuestras nuevas conclusiones sugieren que debemos hacer esfuerzos para impulsar el optimismo, que se ha demostrado que está asociado con comportamientos más saludables y maneras más saludables de afrontar los desafíos de la vida", añade este investigador.

Anteriores estudios han demostrado que las mujeres que afrontan la vida con optimismo y tienen un carácter más alegre suelen tener unos hábitos alimenticios más saludables, tanto si se les anima a hacerlo como si lo deciden por su cuenta. Al respecto, la investigación detectó que los comportamientos saludables sólo explican parcialmente el vínculo entre el optimismo y la reducción del riesgo de mortalidad. "Otra posibilidad es que un mayor optimismo afecte directamente a nuestros sistemas biológicos", plantea Kim.

El trabajo analizó datos de 2004 a 2012 de 70.000 mujeres inscritas en el 'Nurses 'Health Study', un estudio de larga duración de seguimiento de la salud de la mujer a través de encuestas cada dos años. Evaluaron los niveles de optimismo de las participantes y otros factores que podrían influir en cómo el optimismo puede afectar al riesgo de mortalidad, como la raza, la presión arterial alta, la dieta y la actividad física.

Las mujeres más optimistas (el cuartil superior) tuvieron un riesgo casi un 30 por ciento menor de morir por cualquiera de las enfermedades analizadas frente a las mujeres menos optimistas (el cuartil inferior), según el estudio. Las más optimistas registraban un 16 por ciento menos de riesgo de morir de cáncer; 38 por ciento menos de riesgo de morir por enfermedad cardiaca; 39 por ciento menos de riesgo de morir por accidente cerebrovascular; 38 por ciento menos de riesgo de morir por enfermedad respiratoria; y 52 por ciento menos de riesgo de morir por infección.

Mientras que otros estudios han vinculado el optimismo con menor riesgo de muerte temprana por problemas cardiovasculares, éste halló un vínculo entre el optimismo y la reducción del riesgo de otras causas importantes. "Estudios previos han demostrado que el optimismo puede alcanzarse con intervenciones relativamente sencillas y de bajo costo", dice la investigadora postdoctoral Kaitlin Hagan, coautora principal del estudio.

Como ejemplo de intervenciones Hagan señala "algo tan simple" como hacer que las personas escriban y piensen en los mejores resultados posibles para diversas áreas de sus vidas, como carreras o amistades. "Fomentar el uso de estas intervenciones podría ser una forma innovadora de mejorar la salud en el futuro", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Salud

Las quemaduras dejan secuelas a largo plazo.
¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

Hidratar mucho, no tirar de la piel y usar ropa suave son algunas de las pautas que te ayudarán

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Mantener una postura erguida o no fijar la vista en un punto son varias de las recomendaciones

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

Un choque térmico en el agua puede producir desmayos o un paro cardiaco

¿Qué es el fipronil y qué puede pasar si se consume?

¿Qué es el fipronil y qué puede pasar si se consume?

Respondemos a algunas cuestiones clave sobre la alerta de los huevos contaminados

Las diez enfermedades contagiosas más frecuentes en España

Las diez enfermedades contagiosas más frecuentes en España

La tuberculosis o el sida tienen una mayor incidencia en nuestro país que en los del norte de Europa

Pieles atópicas, ¿cómo hay que cuidarlas en verano?

Pieles atópicas, ¿cómo hay que cuidarlas en verano?

Descubre prácticos consejos de hidratación y cuidado para evitar nuevos brotes estas vacaciones

Consejos para proteger a los bebés del calor

Consejos para proteger a los bebés del calor

Su temperatura sube más rápido que en el adulto, por lo que una exposición excesiva puede ser...

Enlaces recomendados: Premios Cine