09 de octubre de 2011
09.10.2011
La Opinión de Málaga
Polémica

El nacionalismo catalán, de nuevo contra los andaluces

Duran i Lleida (CiU) critica que los agricultores "reciban un PER para pasar la mañana en el bar del pueblo"

09.10.2011 | 02:56

El nacionalismo catalán volvió ayer a recurrir al insulto a los andaluces con fines electorales y una vez más logró que todos los partidos políticos salieran raudos a censurar y criticar duramente la ofensa a Andalucía. Ayer el protagonista fue el candidato de CiU Josep Antoni Duran i Lleida, quien de nuevo –ya lo dijo hace pocos días– reiteró que los agricultores andaluces reciben el subsidio para pasar el día en el bar.

El candidato de CiU, que volvió a denunciar que «Cataluña no está justamente tratada en materia de su aportación fiscal al Estado», aseguró que mientras los payeses catalanes no pueden recoger la fruta por los bajos precios, «en otros sitios de España, con lo que damos nosotros de aportación conjunta al Estado, reciben un PER para pasar una mañana o toda la jornada en el bar del pueblo». La frase de Duran i Lleida cosechó los aplausos más fervorosos en el Consell Nacional que la federación nacionalista celebró ayer en Barcelona para ratificar sus candidaturas para el 20-N y su programa electoral.

«No me meto con el pueblo andaluz, ni con ningún pueblo del Estado Español, sólo defiendo lo que es nuestro, que para eso me pagan, para eso me han elegido», apostilló. «Pero lo que no hay derecho –agregó– es que cuando nosotros tenemos que aplicar lo que tenemos que aplicar, porque nos han dejado un agujero como un capazo en la Generalitat de Cataluña, hay una consejera socialista de Bienestar Social andaluza, y no va contra los andaluces, que nos chulee y nos diga que: mientras los catalanes cierran asilos yo inauguro nuevas residencias». «¿Y con qué dinero?», preguntó Duran i Lleida a la consejera.

No es nuevo. Recurrir a las ofensas a Andalucía valiéndose de los tópicos que castigan a esta comunidad se ha convertido en norma en la campaña electoral que está llevando a cabo el nacionalismo catalán de CiU, muy criticado y castigado por los duros recortes que están adoptando en la Generalitat, con medidas tan polémicas como el cierre de residencias, camas de hospital o el recorte del sueldo a los sanitarios. Días atrás fue el presidente de la Generalitat, Artur Mas, quien logró una reprobación unánime desde Andalucía cuando, para defender el modelo lingüístico en Cataluña, se burló de que a los niños sevillanos y malagueños no se les entiende cuando hablan.
Duran i Lleida es reincidente. En marzo de 2010 levantó otra gran polvareda política cuando abogó por eliminar el subsidio agrario que cobran andaluces y extremeños porque se usa, dijo, para «el voto cautivo».

No es la primera ofensa

El diputado nacional no es original en sus ofensas. El representante de Esquerra Joan Puigcercós también acusó a Andalucía de «dilapidar el dinero público» y aseguró que en esta comunidad «no paga impuestos ni Dios». Pero no solo los nacionalistas catalanes recurren al tópico del andaluz subsidiado o vago, no hace tanto que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (PP), señaló también en alusión a los subsidios al campo que el Gobierno «utiliza el dinero de los contribuyentes para dar pitas, pitas». Otra dirigente popular Ana Mato proclamó que los niños andaluces son «prácticamente analfabetos».

La palabras de Duran i Lleida fueron castigadas por todos los líderes políticos andaluces. Desde su cuenta de Twitter el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se dirigió directamente al político catalán con varios mensajes: «Los andaluces no necesitamos maltratar a los catalanes para sentirnos mejor, ni más importantes. Amamos España en su diversidad» o «Muchos andaluces trabajaron duro en Cataluña para hacerla mejor. Pensé que Duran i Lleida habría aprendido de ellos el respeto y la educación».

Los socialistas anunciaron que presentarán una iniciativa de reprobación en el Parlamento andaluz al candidato de CiU por sus declaraciones «intolerables e injustas» hacia la Comunidad. Para el portavoz del PSOE-A, Mario Jiménez, estas afirmaciones suponen «un ataque para el Gobierno andaluz», al que «ha ofendido y se ha dirigido en tono insultante directamente contra una consejera del Gobierno andaluz».
También desde su cuenta personal de Twitter, el presidente del Partido Popular de Andalucía, Javier Arenas, pidió al catalán que muestre «respeto» hacia Andalucía y le instó a mirar «los cientos de miles de andaluces que han ayudado a levantar Cataluña». «Las ideas no son superiores por insultar a los demás», sentenció Arenas. El líder regional de IU, Diego Valderas, tildó la actitud del dirigente catalán como «injusta, insolidaria y xenófoba» con los jornaleros andaluces.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas