14 de febrero de 2014
14.02.2014
La Opinión de Málaga
Educación

Los monitores podrán acreditar su experiencia la próxima vez

La Junta reconocerá la trayectoria de este personal de apoyo despedido con un certificado de profesionalidad

14.02.2014 | 05:00
Los monitores se manifestaron ante el Parlamento andaluz y fueron recibidos por diputados del PP.

El consejero reacciona a la presión, aunque no será válida hasta otra convocatoria

La Junta de Andalucía quiere reconocer la experiencia laboral de los monitores administrativos de los colegios a través de la acreditación de competencias, que permite obtener un certificado de profesionalidad. Esta medida permitiría acceder a las próximas convocatorias de empleo a aquellos que no cuentan con la titulación específica exigida, pero no a la que se desarrolla en estos momentos y que servirá para renovar los puestos que perdieron 840 monitores escolares en los colegios andaluces, antes de que comience el próximo proceso de escolarización el 1 de marzo.

El consejero de Educación, Luciano Alonso, explicó ayer en el pleno del Parlamento que este certificado sería de nivel 3, de asistencia documental de gestión en despachos y oficinas. No obstante, su aplicación no ha sido posible en el actual plan de choque, que permitirá cubrir las plazas a través de oferta pública del SAE, «porque el procedimiento de acreditación de competencias requiere tiempo y nuestra responsabilidad siempre ha sido que los centros educativos tengan estos apoyos administrativos antes del comienzo de la escolarización», dijo Alonso.

El titular de Educación reiteró así que su departamento ha trabajado «desde el primer momento» para hacer posible que la experiencia laboral fuese tenida en cuenta, y que los monitores tuvieran la oportunidad de participar en este plan de choque puesto en marcha por la Junta. «Les aseguro que llevamos muchos meses trabajando para encontrar la solución legal, más justa y transparente», insistió.

Según el consejero, la Junta «no ha despedido» a ninguno de los 840 monitores escolares (algo más de un centenar de la provincia de Málaga) que perdieron su puesto de trabajo el pasado mes de noviembre, tras ocho cursos trabajando en los colegios, «sino que se ha extinguido el contrato laboral con las empresas de servicios con las que mantenían relación laboral». Y debido a una resolución de la Inspección de Trabajo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, a raíz de una denuncia del sindicato USTEA, este personal no puede volver a trabajar en los centros educativos con el mismo sistema de contratación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas