17 de junio de 2015
17.06.2015
Litoral

La Junta prohíbe las playas para perros

Durante la temporada de baño queda prohibido el acceso de animales domésticos a las aguas – Casares, Málaga, Rincón y Fuengirola no podrán habilitar estas zonas de baño

17.06.2015 | 12:31

Los 14 municipios del litoral de Málaga han recibido a principios de este mes una circular de la Junta de Andalucía en la que se les advierte de que, de acuerdo con la legislación vigente, no podrán contar con espacios en sus playas destinados para perros.

De esta manera, municipios como Casares, que fue el primero de la provincia malagueña en 2012; Málaga capital y Rincón, que tenían una playa conjunta para los canes, o Fuengirola, tendrán que desistir y este verano no podrán habilitar dichos espacios, según han confirmado a Europa Press fuentes del Gobierno andaluz.

Después de las diversas consultas realizadas por las delegaciones territoriales de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad Autónoma a la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental, ante las crecientes iniciativas de varios municipios solicitando una zona de playa para baño y esparcimiento de perros en playas de uso público, y tras la consulta al Servicio de Salud Ambiental de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, se estimó que se deberán denegar las autorizaciones por oponerse al Decreto 194/1998 de 13 de octubre.

Así, de acuerdo con el citado decreto, por el que se aprueba el Reglamento sobre vigilancia higiénico-sanitaria de las aguas y zonas de baño de carácter marítimo, durante la temporada de baño (del 1 de junio al 30 de septiembre) "queda prohibido el acceso de animales domésticos a las aguas y zonas de baño, con excepción del que resulte preciso para el desarrollo de actividades debidamente autorizadas por la autoridad sanitaria competente".

Las excepciones son que se podrán autorizar estas playas cuando tengan el visto bueno previo de la autoridad sanitaria. En este sentido, no se considera suficiente la inclusión de dicha zona para perros en las correspondientes ordenanzas municipales. Tampoco se considera "razonable" que se permitan en periodos de gran afluencia de público como puede ser Semana Santa, aunque esté fuera del periodo que fija el decreto.

Donde sí podría habilitarse es cuando en la zona para la que se solicita esté "expresamente prohibido" el baño para las personas y debidamente señalizado; es decir, que no se pueda considerar una zona de baño, según el documento consultado por Europa Press.

En definitiva, según la resolución enviada por la Delegación Territorial de Medio Ambiente a los ayuntamientos de Marbella, Fuengirola, Estepona, Benalmádena, Torremolinos, Málaga capital, Rincón de la Victoria, Casares, Torrox, Vélez-Málaga, Mijas, Nerja, Manilva y Algarrobo, como norma general, las zonas de playa para baño y esparcimiento de perros son "incompatibles" con zonas de baño declaradas o aquellas que, no estando prohibido el baño, se practique habitualmente por un número importante de personas.

Esta información ha sido remitida asimismo a las mancomunidades de municipios Costa del Sol-Occidental y Costa del Sol-Axarquía, y a la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.

Playas de la provincia

Casares fue el primer municipio de la provincia que habilitó la playa de la Sal para perros en 2012, una demanda de muchos ciudadanos y durante su funcionamiento ha atraído no sólo a los vecinos de la localidad sino de otros puntos de la provincia al ser la única zona de baño para los canes en esta zona.

Desde el Ayuntamiento de Casares han destacado la "gran responsabilidad" de los usuarios de la playa de la Sal, "que en todo momento han mantenido un comportamiento cívico, retirando los excrementos de sus mascotas y utilizando las papeleras para mantener la zona en óptimas condiciones".

La playa que se habilitó hace justo un año entre Málaga capital y Rincón de la Victoria ocupa más de 600 metros lineales, aproximadamente unos 18.000 metros cuadrados. Está situada a continuación del arroyo de Totalán que delimita y separa la playa del inicio del paseo marítimo de Rincón.

Para que este espacio pudiera ser utilizado por las mascotas se acondicionó, para lo que se realizaron movimientos de tierras, desbroce, la dotación de puntos de agua, así como de cartelería informativa y de normas de uso. La inversión conjunta, llevada a cabo entre la Demarcación de Costas y ambos ayuntamientos, rondó los 30.000 euros.

En el caso de Fuengirola, también fue el pasado año cuando se abrió una playa canina en la parte del litoral cercana al Castillo Sohail, que cuenta con más de 2.000 metros cuadrados. En este caso, tiene incluso horario de invierno, de 10 a 21 horas, que se amplia hasta las 23.00 horas en verano.

Precisamente, uno de los últimos municipios que solicitó contar con una playa canina fue Estepona, autorización que se denegó a finales del pasado mes de mayo. Incluso, este Ayuntamiento ya había cambiado la ordenanza de playas para poder contar con una espacio en la playa de La Morocha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp