24 de octubre de 2018
24.10.2018
La Opinión de Málaga
Andaluzas

Las encuestas internas de Cs le otorgan 4 escaños en Málaga en las andaluzas

La formación naranja doblaría los apoyos recibidos en 2015 y sueña con adelantar al PP - Confía en convertir a la provincia en su fortín electoral

24.10.2018 | 05:00
Javier Imbroda, cabeza de lista de Cs por Málaga, durante un mitin en la plaza de la Constitución.

Distorsión entre las expectativas y la realidad

  • La experiencia de Cs con las expectativas previas y los resultados en efectivo, una vez contado el voto de las urnas, es delicada. Hasta ahora, sin obtener unos malos resultados, siempre han estado por debajo de lo que esperaban en la propia formación. Las elecciones generales de 2015, cuando Cs acudió por primera vez con Albert Rivera como candidato a la presidencia, constituyen un ejemplo perfecto: dos escaños, frente a los tres o cuatro vaticinados.

Hay cierta euforia contenida entre los militantes y simpatizantes de Ciudadanos en Málaga. A poco más de un mes para las elecciones andaluzas, la formación naranja confía en un crecimiento significativo con respecto a los resultados obtenidos en 2015. Además, se cree que la provincia será clave a la hora de contribuir a agrandar los márgenes, hasta el punto de que no se descarta igualar o, incluso, sobrepasar al PP. Los partidos funcionan estos días a golpe de encuestas internas y las que maneja Cs le otorgan en Málaga un incremento que le permitiría sacar 4 escaños, doblando el resultado de los anteriores comicios, cuando se lograron dos.

Fuentes de primera mano de Cs confirmaron a este periódico la existencia de estos sondeos, siguiendo la mejor tradición de los tracking polls anglosajones, y señalan que «esbozan una tendencia» que evidencia que «Juan Marín romperá su techo electoral con creces». Para lograr este objetivo, en Cs ya tienen desarrollada una estrategia electoral que contempla volcarse en la provincia. La opinión extendida es que en Málaga la formación naranja tiene un importante reguero de votantes potenciales y se quiere aprovechar el 2D para consolidar a la provincia como su gran fortín electoral en Andalucía.

Las tareas internas y preparatorias de la campaña electoral están en marcha. El propio Marín estará el jueves en la capital para acudir a la gala de premios que otorga La Opinión en el Museo del Automóvil. Los militantes también han puesto mucha fe en su cabeza de cartel, Javier Imbroda. Las mismas fuentes confirman que Imbroda «ya ha hecho méritos para convencer a todos de su idoneidad». «Incluso, a los que vieron con malos ojos su elección en un primer momento», apostillan.

Los primeros coletazos de la precampaña han confirmado que existe una rivalidad tensa y dura entre Cs y el PP. Gran parte de este enfrentamiento se nutre de la intención de Cs por igualar o rebasar a los populares en la provincia. Una idea que en el PP de Málaga es considerada cuasi como una afrenta, pero que en Cs recalcan que está «más cerca de lo que muchos se creen».
De lograr cuatro parlamentarios, sellarían su billete a Sevilla, además del propio Imbroda, María José Torres, Carlos Hernández White y Teresa Pardo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook