28 de diciembre de 2018
28.12.2018
Nuevas alianzas

Un prólogo de lo que está por venir en España

Los socialistas estallan contra sus adversarios políticos y hablan de «pacto vergonzante» de la derecha con los «herederos del franquismo»

28.12.2018 | 05:00
Juanma Moreno y el juez Francisco Serrano, cabeza de lista de Vox, se felicitan mutuamente.

El PP se muestra exultante por el hecho de haber conseguido desalojar al PSOE del Gobierno andaluz tras casi cuatro décadas en el poder pero también por la posibilidad de que su unión con Ciudadanos y Vox le abra las puertas a otros ejecutivos municipales y autonómicos y, sobre todo, al Gobierno central.

Dice el PP que su pacto en Andalucía con Cs y Vox será el «prólogo» de lo que acabará ocurriendo en el Gobierno de España y, lo sea o no, lo que es un hecho es que la «alianza de las derechas» pone fin a casi cuatro décadas de gobiernos socialistas y puede remover el tablero político nacional.

Al aceptar a Vox e institucionalizar su posición en la Mesa del Parlamento andaluz, PP y Cs abren el camino a los pactos con la extrema derecha en otros territorios y lo hacen a cinco meses de unas elecciones municipales, autonómicas y europeas, en las que a nadie va a extrañar ya la irrupción de la formación de Santiago Abascal.

Para el partido socialista andaluz de Susana Díaz no será fácil superar el trauma de perder su poder en Andalucía tras haber ganado los comicios, aunque con el peor resultado de su historia (perdió 14 diputados y se quedó con 33). Una victoria muy amarga que se lee como un fracaso porque ha facilitado el fin de 36 años de gobiernos socialistas ininterrumpidos en Andalucía y puede trasladar una imagen de debilidad del PSOE cuando el Gobierno de Pedro Sánchez tampoco anda sobrado de estabilidad y no parece que pueda sacar adelante los presupuestos.

El descalabro de Susana Díaz en Andalucía tensa su ya difícil relación con la dirección federal de Pedro Sánchez, que hasta ahora ha dado su respaldo a la presidenta andaluza, pero está por ver qué ocurre cuando salga del Gobierno y si vuelven a escucharse las voces que apelaban a una «regeneración» del PSOE andaluz.

Traición a España

De momento, el PSOE estalla contra sus adversarios políticos, habla de «pacto vergonzante» de la derecha con los «herederos del franquismo» y de una traición a España, a los españoles y a la democracia. Seguramente palabras muy parecidas a las que se escucharán en el mensaje de fin de año que Susana Díaz pronunciará el día 30 aún como presidenta en funciones, pero que se convertirá en una despedida formal del Gobierno que previsiblemente unos días después pasará a manos del PP y Cs.

Para el PP, la lectura es la contraria, saca pecho de su acuerdo con Cs y Vox, que va a hacer posible el cambio en Andalucía. En palabras de su secretario general, Teodoro García Egea, es el «prólogo» de lo que acabará ocurriendo en el Gobierno de España porque están convencidos de que el PP «liderará los cambios» en otros territorios.

El presidente del PP, Pablo Casado, se pronunció ayer en ese mismo sentido: «Si hay un acuerdo entre los constitucionalistas en Andalucía por qué no va a haberlo en Navarra y en tantas autonomías, ciudades y provincias de España que lo que quieren es tener mejores políticas y, sobre todo, un partido al frente que respete la creación de empleo, la unidad de España y nuestro prestigio internacional», afirmó exultante.

Y paradojas de la vida, en Andalucía ese cambio lo encabezará como presidente de la Junta Juanma Moreno, a quien muchos en la dirección nacional de los populares daban por amortizado tras haber apoyado en las primarias del partido a Soraya Sáenz de Santamaría.

A Cs, en cambio, el pacto de PP y Vox puede situarle en una encrucijada y alejarle de la imagen de partido centrista con la que se reivindicaba para escorarle más a la derecha. El partido de Albert Rivera se esfuerza ya en explicar que su acuerdo programático en Andalucía es sólo con el PP, y que después «se ha sumado Vox».

Lo que sí es cierto es que tendrá que trabajar para que ese acuerdo no le pase factura en otros territorios, porque muchos les van a recordar que sus socios en Europa no pactan con la extrema derecha y que su candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, se ha pronunciado en contra de cualquier pacto con Vox.

Adelante, la oposición dura

A Adelante Andalucía, que aún se lame las heridas por su resultado electoral –perdió tres escaños y se quedó con el cuarto puesto– no le ha quedado otro remedio que asumir un papel de oposición dura a «la derecha y la extrema derecha» y ha optado por quedarse fuera de cualquier pacto que implique «blanquear a Vox».

La falta de entendimiento de las izquierdas andaluzas ha bloqueado cualquier acuerdo previo de Podemos con el PSOE de Susana Díaz, y es otro elemento con necesidad de revisión vista la desmotivación de su electorado.

No hay duda sin embargo de que Vox sacará tajada del acuerdo, y de que su entrada en el Parlamento andaluz y ahora en la Mesa de la Cámara puede ser el «trampolín» que muchos temen para su salto a la política nacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp