30 de julio de 2019
30.07.2019

Moreno dice que su Gobierno es ejemplo de la estabilidad política basada en el diálogo

El vicepresidente Juan Marín asegura que el Gobierno del Cambio está devolviendo a los andaluces la credibilidad sobre la clase política y generándoles confianza

30.07.2019 | 16:57
Juanma Moreno y Juan Marín han hecho balance este martes de los primeros seis meses del Gobierno del Cambio.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno (PP-A), y el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín (Cs), han defendido este martes la "solidez" de la que goza el Gobierno andaluz "del cambio" y su contribución a la estabilidad y a generar confianza en la comunidad, lo que se está traduciendo en crecimiento económico y creación de empleo.

Moreno y Marín han comparecido conjuntamente antes los medios de comunicación tras la reunión del Consejo de Gobierno para realizar un balance de los seis primeros meses del Gobierno andaluz de PP-A y Ciudadanos, que, según ambos han destacado, ha traído un "cambio" a la comunidad tras casi cuatro décadas de los ejecutivos del PSOE-A, que está siendo valorado por los ciudadanos.

"El cambio está funcionando en Andalucía y funciona bien. A Andalucía le sienta bien el cambio político", según ha sentenciado el presidente de la Junta, quien ha querido dejar claro que la confianza y la estabilidad ha generado el nuevo Gobierno andaluz "ha sido netamente positiva y funciona".

Por su parte, Juan Marín ha manifestado que los andaluces tenían un "problema de confianza" en sus instituciones, principalmente hacia la Junta de Andalucía tras 27 años de gobiernos socialistas, de manera que uno de los objetivos de este nuevo Ejecutivo ha sido "devolver" la credibilidad de los andaluces en su Gobierno.

"Andalucía cuenta hoy con un Gobierno sólido, coherente y que gestiona, algo que no supieron hacer los anteriores gobiernos del PSOE-A", según Marín, quien ha señalado que este Gobierno del cambio "no se va a resignar a conseguir que los andaluces vivan mejor".

Ambos han coincidido en que las cosas no han sido fáciles porque cuando llegaron se encontraron con una Junta con situaciones "complicadas", con inercias del pasado que se están tratando de resolver. Según Moreno, encontraron, después de casi cuatro décadas de gobiernos socialistas, una "administración paralizada e indolente" antes los graves problemas de los andaluces.

Moreno ha incidido en que el primer propósito del nuevo Gobierno es cambiar el rumbo de Andalucía y convertirla en un lugar de oportunidades, de crecimiento y de generación de empleo porque avanzar en la necesaria convergencia con el resto de España, sólo puede conseguirse dentro de un marco estable, algo que, a su juicio, no ha ocurrido con los anteriores gobiernos socialistas.

Así, ha recordado que se acaba de aprobar el presupuesto más social de la historia de Andalucía y en el que, por primera vez, se recogen enmiendas de todos los grupos políticos y que a finales de octubre se presentará el anteproyecto del Presupuesto de 2020.

El presidente andaluz ha apostillado que tiene como propósito darle una nueva orientación a las políticas que durante estos años han imperado en Andalucía con la puesta en marcha de un plan de simplificación normativa que facilitará la creación de empresas y el empleo y con la aplicación de medidas de regeneración y transparencia nunca antes conocidas.

De esta forma, ha indicado que el Gobierno andaluz tiene credibilidad y tiene transparencia y sobre estas dos bases ha sido capaz de generar confianza tal y como lo demuestra la coyuntura económica en estos seis meses.

Como muestra de ello, ha destacado que la economía andaluza está creciendo a mayor ritmo que la economía española con un 0,8% intertrimestral en el primer trimestre, que la producción industrial ha crecido de enero a mayo un 2,3% interanual en un contexto de estancamiento en España, o que los servicios crecen al 6,9% frente al 5,1% de España, entre otros datos.

A ello se suma, que la confianza empresarial está aumentando y que las previsiones apuntan a que el PIB andaluz crecerá este año en torno a un 2,4%, todo ello se traduce en que "la ilusión que ha despertado el cambio en Andalucía está dando sus frutos".

Moreno ha resaltado algunos de los objetivos del próximo curso político entre los que se encuentra la puesta en marcha del Plan de Confianza que sacará del limbo los 8.655 millones de euros existentes entre subvenciones y derechos pendiente a cobro, que pagará las deudas a los ayuntamientos por valor de 30 millones de euros, que devolverá los avales a empresas y que pondrá orden en las demandas y sentencias contra la Junta.

El presidente andaluz, que ha aseverado que el nuevo Gobierno autonómico está "haciendo Andalucía y está haciendo España desde Andalucía", ha destacado la importancia de que todo el mundo se ponga a trabajar en el mismo sentido para buscar soluciones duraderas y de futuro y la manera de conseguirlo es sobre el acuerdo, con paso firme, abriendo caminos que no tengan que se desandados.

Así, ha incidido en que seis meses después de la llegada del nuevo Gobierno, Andalucía se ha convertido en un ejemplo para España y un modelo a imitar en otras comunidades autónomas.

"Andalucía es hoy un ejemplo de estabilidad política basada en el acuerdo. Y nos proponemos seriamente convertirnos también en un ejemplo en el modo de ejercer la política con diálogo y con respeto al adversario. El cambio consiste en gobernar para todos. Así se hace Andalucía, así estamos haciendo Andalucía estos seis meses y así vamos seguir haciéndolo durante toda la legislatura", ha concluido.

Creación de empleo y confianza


Por su parte, Marín ha señalado los tres objetivos fundamentales del Gobierno andaluz: la creación de empleo, recuperar la confianza de los andaluces en la clase política y luchar contra la corrupción y favorecer el Estado de bienestar.

En cuanto a la creación de empleo, ha puesto de relieve unos datos que "llevan al optimismo", como es el que Andalucía lidere la caída interanual del paro en 74.800 personas, por delante de Madrid, o la creación de 103.400 empleos en el último año, el segundo mayor de España (+3,41%), por encima de la media nacional. "Gracias a las medidas que estamos poniendo en marcha, creemos que es posible recuperar la tasa más alta de empleo que se ha registrado en Andalucía, que fue en 2007, cuando se crearon en nuestra comunidad 160.000 empleos", ha subrayado.

Marín ha hecho hincapié en que las medidas aprobadas en estos seis meses, 327 concretamente, van encaminadas a generar confianza empresarial, riqueza y empleo. Así, ha recordado la puesta en marcha de una reforma fiscal, que incluía iniciativas como la bonificación al 99% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones; la bajada de IRPF, que beneficia a 3,7 millones de andaluces, o la reducción del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

También ha destacado la simplificación de trabas administrativas; el apoyo a los autónomos; el programa de incentivos a la contratación de los trabajadores , o la evaluación de las políticas activas de empleo, con nuevas convocatorias de cursos de formación, por valor de 20 millones de euros.

Para Juan Marín, el segundo problema de los andaluces ha sido "tradicionalmente" la corrupción. Por eso, otro de los retos del Gobierno de Cambio es "devolver la credibilidad sobre la clase política andaluza a los ciudadanos, cumpliendo con los compromisos adquiridos". De este modo, ha detallado, en estos seis meses se han llevado a cabo acciones tales como la disolución de 101 entes del sector instrumental, 12 auditorías o la puesta en marcha de la comisión de investigación de la Faffe.

Asimismo, el vicepresidente de la Junta ha puesto en valor otras medidas del nuevo Ejecutivo andaluz de mayor calado social que buscan "mejorar la calidad de vida de los andaluces y recuperar los servicios públicos", como los planes de choque para reducir las listas de espera en Sanidad y Dependencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook