27 de agosto de 2019
27.08.2019
La Opinión de Málaga
Alerta alimentaria

La Fiscalía Superior de Andalucía abre una investigación penal por el brote de listeriosis

La ministra de Sanidad afirma que "algo fallado en Andalucía" mientras la Junta confía en tener "todo controlado" en 15 días

27.08.2019 | 05:00
Reunión de los consejeros autonómicos con la ministra de Sanidad.
El primer caso de listeria fue detectado el 28 de julio en Tomares

La Fiscalía Superior de Andalucía ha abierto una investigación penal sobre el brote de listeriosis provocado por los productos cárnicos distribuidos por la empresa Magrudis, de la que ayer se conoció que elaboraba parte de la carne afectada en unas nuevas instalaciones sin inspección previa. El brote, que ha afectado a más de 200 personas, y por el que han muerto una anciana y un bebé de una mujer embarazada, está en fase de remisión, pese a que no se descartan más casos en las próximas semanas.

Magrudis procesaba parte de la carne afectada por listeria en sus nuevas instalaciones sin avisar antes a la Junta de Andalucía de la ampliación de las naves y sin la inspección previa, según aseguró el subdirector andaluz de Protección para la Salud, Jesús Peinado.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, advirtió ayer de que «algo ha fallado» al declararse el brote en Andalucía porque España es uno de los países más «exigentes» y «rigurosos» con la seguridad alimentaria, un mensaje que trasladó a los consejeros de Sanidad de las comunidades con los que se reunió ayer lunes para analizar la situación actual de esta crisis alimentaria.

La titular de Sanidad insistió en que este brote no se debería haber producido si se hubieran cumplido las normas europeas y el reglamento específico para los alimentos listos para el consumo.

Esta crisis alimentaria ha llevado a la Fiscalía Superior de Andalucía a abrir una investigación penal sobre el brote de listerioris tras recibir la denuncia presentada por la Asociación Defensor del Paciente, por el impacto de la carne mechada contaminada.

Investigación que se suma a la de la Fiscalía de Sevilla, que abrió diligencias la pasada semana tras la denuncia formalizada por la Junta para conocer si la empresa Comercial Martínez León comercializó carne mechada de la empresa Magrudis reenvasándola y sin indicar cuál era el proveedor del producto que llegaba finalmente al consumidor.

Y tras conocerse que la empresa Comercial Martínez León distribuía sin un etiquetado adecuado carne mechada elaborada y envasada por Magrudis, contaminada con listeria, el Ayuntamiento de Sevilla ha acordado la suspensión cautelar de su actividad. La medida ha sido acordada de forma preventiva por el Consistorio sevillano con el objetivo de garantizar «la máxima seguridad alimentaria» y hacer todas las comprobaciones necesarias antes de que retome su actividad tras el periodo de vacaciones.

«Existe un potente control de vigilancia alimentaria», abundó Carcedo, quien coincidió con el consejero andaluz, Jesús Aguirre, en que la carne distribuida por Comercial Martínez León no es una marca blanca, sino que el etiquetado era «inexistente» y no cumplía los requisitos exigibles a los productos alimenticios.

La empresa se defiende

Desde la empresa Magrudis se pronunció ayer su gerente, José Marín, quien aseguró que su fábrica de Sevilla tenía un protocolo de limpieza diario y se ha preguntado cómo no va a haber bacterias en su fábrica si estas se encuentran hasta en los quirófanos.

Además, la defensa legal de la empresa sostiene que un análisis previo hecho días antes del envasado de la comida confirmó la ausencia de la bacteria.

Por su parte, el consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, confió ayer en que, «salvo algún caso esporádico», el brote de listeriosis esté «controlado» en «10 o 15 días» si el número de casos sigue al ritmo actual, que es de 1 al día y no de hasta 30 como se llegó hace solo dos días.

«Vemos una disminución muy importante que nosotros llamamos punto de inflexión desde el punto de vista epidemiológico», señaló el consejero tras reunirse con sus homólogos autonómicos y la ministra de Sanidad en funciones.

El consejero andaluz explicó que el día «álgido» de casos fue el pasado 15 de agosto, cuando declaró la alerta sanitaria y dio la orden de retirar la carne contaminada del mercado andaluz, y a partir de entonces, el número de afectados comenzó a disminuir.

Ahora, sin embargo, «estamos en el punto de inflexión» en cuanto al número de casos que se están contabilizando, ya que el ritmo de aparición ha ido bajando de «30, 25 y 20» hace tan solo tres días a los «3, 3 y 1» que se han registrado en las últimas jornadas.

Dado que el periodo de incubación de la enfermedad es de tres días, en la Junta creen que en «10 o 15 días» podrán «decir que, salvo un caso esporádico, tendremos todo controlado».

Pese a estas declaraciones, el PSOE andaluz mostró «serias dudas» sobre las cifras y la información que está ofreciendo la Junta, mientras que Podemos Andalucía ha anunciado que se presentará como acusación popular en la causa que abra la Fiscalía de Sevilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas