El consejero de Salud, Jesús Aguirre, ha pedido a los andaluces que "de forma solidaria y voluntaria" se queden en su casa a partir de las ocho de la tarde, después de que el Gobierno central haya rechazado por el momento adelantar el toque de queda a esa hora, tal y como solicita la comunidad autónoma.

Aguirre ha hecho este llamamiento al comienzo de su comparecencia en el pleno extraordinario que el Parlamento andaluz celebra este jueves, en el que ha lamentado que la respuesta del ministro de Sanidad, Salvador Illa, ante la petición de Andalucía y otras comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud haya sido "quizás, quizás, quizás".

El responsable de Salud ha recordado que Andalucía ha registrado en las últimas 24 horas 7.409 positivos, la cifra más alta desde que comenzó la pandemia, y han fallecido 54 personas por covid-19.

Ha advertido que "si las dos anteriores fueron olas esta puede ser un tsunami" y ha augurado que esta situación "va a durar", por lo que ha pedido a los andaluces que tengan "la mayor precaución posible" y ha subrayado que "este volumen solo se puede parar actuando todos de forma conjunta". "Yo a las ocho de la tarde estoy aislado en mi casa", ha insistido Aguirre, que ha dicho hablar "como consejero y como médico".

El titular de Salud ha mantenido que las peticiones que se han realizado al Gobierno son "justas" y ha argumentado: "Si me dan las competencias que me den las herramientas".

En cuanto a la vacunación, ha cifrado en 40.000 las dosis que se han guardado para una "reserva estratégica" y ha rechazado las críticas por esta medida, ya que permite continuar con el proceso a pesar de que la comunidad "se quedaría sin vacunas el domingo o el lunes".

Ha anunciado que la próxima semana empezará a recibir las dosis además el personal de ayuda a domicilio y de centros de día, al que se equipara con personal sanitario, y ha asegurado que el protocolo "funciona" y que es "muy clarito", ya que en él "no vienen los alcaldes y consejeros".

"Es un bochorno, una desvergüenza y un descaro", ha dicho en relación con los cargos públicos que han recibido la vacuna sin que les correspondiera aún hacerlo.

Además ha reconocido que hay "déficit" de las jeringuillas de 0,1 ml para la dispensación de la vacuna, por lo que la Junta ya ha comprado para aprovechar la sexta dosis de cada vial de Pfizer.

"Podíamos sacar cinco dosis y quedaba un culillo, que se podía aprovechar para esa sexta dosis, pero estamos hablando de un 20 por ciento de vacunación", ha cifrado Aguirre lo que no ha podido utilizarse.