El consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, le exigió "prudencia" a los ciudadanos para que "de la desescalada lleguemos directamente a la vacunación masiva y se evite la cuarta ola". "Esa es la estrategia que nos hemos marcado para evitar una cuarta ola", reconoció Bendodo durante su visita de este viernes a la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga.

El consejero recordó que "es cierto que las medidas de la Junta han tenido su efecto y que cuando se limita la movilidad se reducen los contagios" y, en este punto, deseó con mensaje incluido para el Gobierno de España que "ojalá esta desescalada nos lleve a la vacunación masiva directamente". "Necesitamos que nos lleguen las vacunas necesarias, esa es la estrategia para evitar una cuarta ola y si el Gobierno no multiplica sus envíos no lo conseguiremos",, recalcó Bendodo.

El portavoz de la Junta manifestó que "el objetivo es salvar vidas y mientras no contemos con las vacunas necesarias tenemos que arriconar al virus con el aislamiento y las medidas de autoprotección". "Tenemos listo un 'Plan 500.000' para administrar 500.000 vacunas a la semana, se han preparado a 14.000 profesionales en la Escuela de Salud Pública de Andalucía; Andalucía está preparada, tenemos todos los espacios listos y en cada capital hay un gran centro de vacunación masiva", apostilló Bendodo antes de regresar a sus reivindicaciones dirigidas al Ejecutivo nacional de PP y Unidas Podemos: "Ahora mismo llegan 100.000 vacunas a la semana aproximadamente y, si el Gobierno quiere cumplir con la palabra dada de que el verano estaremos inmunizados el 70% de la población, es necesario que, cuanto antes, se multiplique la llegada de vacunas", dijo el consejero. 

Sobre la evolución del coronavirusa en la región, Bendodo expuso que "aunque estamos en plena desescalada, la situación de la pandemia en Andalucía sigue siendo preocupante". "Las desescaladas siempre son peligrosas, en el destrepe de los montañeros es donde se producen habitualmente las caídas, porque están más cansados, llevan mucho tiempoo haciendo esfuerzo y, por tanto, se pueden cometer patinazos y que la pandemia vuelva a resurgir", indicó con un argot apegado al alpinismo.

El consejero reiteró que "es importante que seamos muy prudentes en esta desescalada de la tercera ola". "Los datos no nos invitan a relajarnos, aunque es cierto que estamos consiguiendo doblegar la tercera ola; la cifra de ingresos hospitalarios en Andalucía -hay 2.746 de los cuales 626 están en las UCI- sigue siendo muy alta pero no tiene nada que ver con la de hace unas semanas, cuando llegamos a tener a unos 5.000 andaluces ingresados por Covid y más de 700 en la UCI", incidió.

En esta línea, Bendodo puntualizó que "la incidencia del virus en el conjunto de la región estuvo cercana a los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes y ahora está en 375 y, por tanto, se está produciendo una desescalada a plomo, como dice el consejero de Salud". "Es una desescalada como no se había producido ni en la primera ni en la segunda ola, es una desescalada muy pronunciada y tenemos más riesgos de que podamos tropezar", agregó.

Asimismo, Bendodo señaló que "esta tercera ola está siendo mucho más letal". "Quiero invitar a los andaluces a que sigan siendo responsables; esto no se ha terminado, 1.500 andaluces han muerto durante el mes de febrero por coronavirus y no hay ningún motivo para decir que esto se ha terminado", insistió.

Bendodo también apuntó que "como la evolución es positiva, son pocos los municipios que están por encima de los 1.000 casos y, por ejemplo, Málaga bajó de los 500 casos y ya hay movilidad". Sin embargo, respecto a la movilidad entre provincias, aseveró que "no se está todavía en condiciones de abrirla". "La situación todavía no es buena, han muerto 1.500 personas por coronavirus en febrero, no hemos terminado la desescalada, vamos en camino y nos quedan semanas de responsabilidad y prudencia", recalcó.