Era el primer Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía tras el terremoto político murciano y esta circunstancia no fue obviada por el PP y Ciudadanos. Ya resultaba un mensaje muy concreto el hecho de que los comparecientes fueran el portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, y el vicepresidente de la Junta y líder regional naranja, Juan Marín. La exhibición de unidad y estabilidad cobró una dimensión aún mayor en cuanto Juan Marín tomó la palabra y anunció que ambas formaciones han ampliado el acuerdo de Gobierno en Andalucía que sellaron hace algo más de dos años. Entre los términos en los que se ha formulado esta 'adenda' al pacto para garantizar la estabilidad y "encapsular al Gobierno", llama la atención una cláusula que impide el trasvase de cargos electos entre los grupos parlamentarios de PP y Cs y que el propio Marín consideraría adecuada para otros ámbitos como el municipal. El gesto no solo blindaría la cohesión actual contra un adelanto electoral o una moción de censura, sobre todo le lanza un aviso a navegantes a la dirección nacional del PP y la estrategia con la que el secretario general, Teodoro García Egea, hizo un llamamiento para que los dirigentes de Cs que lo desearan cambiaran de bando, tal y como hizo Fran Hervías. Además, hubo recado para Vox y tanto Marín como Bendodo dieron por seguro que "no se va a implantar el pin parental".    

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (Cs), resaltó que "este acuerdo de garantía de estabilidad entre PP y Cs deja claro que las prioridades y objetivos con los que se formó este Gobierno siguen inalterables". "A pesar del horror que nos hemos encontrado por el camino en forma de pandemia, el grado de cumplimiento del acuerdo que firmamos hace dos años ambos partidos alcanza casi un 90% y, por ello, queríamos reafirmarnos en ello y, además, firmar una ampliación que contempla la intención firme de completar la legislatura para afrontar una crisis social, económica y política como la que vive este país", recalcó Marín antes de cerrar todas las puertas posibles, a día de hoy, para que miembros de Cs Andalucía no acudan a la llamada nacional hecha por el PP.

"No vamos a aceptar el trasvase de cargos electos de ninguno de los dos grupos políticos", afirmó Marín. Esta es una de las cuestiones contempladas en esta 'adenda' de cinco puntos. En concreto, el punto segundo exige "el respeto a la autonomía de los dos partidos".

Durante la comparecencia posterior a la reunión semanal, Juan Marín se mostró contundente a la hora de afirmar que no se va a implantar el pin parental ni no va a haber nada que desestabilice a este Gobierno: "No habrá mociones de censura y si alguien tiene intención de irse de un lado para otro, de un partido a otro, no vamos a permitirlo", reiteró.

Por su parte, Elías Bendodo se alineó con Marín y subrayó que la unidad de este Gobierno andaluz "está a prueba de bomba" y alejada de los condicionantes externos. "Después ya veremos, pero esta legislatura la vamos a concluir tal y como hemos pactado", afirmó. Bendodo, incluso, subrayó que "la implantación del pin parental" no figura en el acuerdo con Vox: "Solo se cumplirá lo firmado, no hay que darle más vueltas a esto", reiteró.

Además, Bendodo aseguró que cuenta con el visto bueno del aparato nacional de Génova para frenar en el acuerdo el trasvase de políticos desde Cs: "En este partido puede entrar quien quiera, pero ahora vamos a respetar este acuerdo y nadie se va a ir del PP a Cs y de Cs al PP en Andalucía para respetar la estabilidad del Gobierno". En la misma línea, Marín señaló que el acuerdo también ha sido respaldado por la dirección nacional de Cs: "El que empezó la legislatura en Cs la va a terminar en Cs, este acuerdo debería ser extrapolable a otras comunidades porque hay un pacto antritansfuguismo firmado", manifestó Marín recalcando que en Andalucía no conoce ningún caso de transfuguismo reciente vinculado al PP, aunque sí consideró tránsfugas a los tres miembros de Cs que en Murcia han provocado el fracaso de la moción de censura. 

Bendodo indicó que "con este nuevo acuerdo se le traslada un mensaje muy importante a todos los andaluces y a quienes quieren contribuir a una tierra más próspera y libre". "En Andalucía hay estabilidad institucional y la habrá hasta que concluya esta legislatura a finales de 2022, las grandes prioridades de este Gobierno siguen siendo la salud y el empleo y estamos centrados en resolver estas cuestiones y enfrentarnos a la pandemia", insistió.

Bendodo explicó que, al firmar este nuevo documento, se da "un impulso más al acuerdo ya firmado en diciembre de 2018, con objetivos claros, según ha dicho también el vicepresidente Marín, como el de encapsular más al Gobierno andaluz para agotar la legislatura y celebrar elecciones a finales de 2022, que es cuando toca". "Hoy damos un paso más en esa dirección, vamos a mantenernos cada uno donde estamos y esa es la mejor forma de darle estabilidad a este Gobierno andaluz", apostilló Bendodo.

El consejero del PP aseveró que "este gobierno tiene que estar y está en la estabilidad, lanzar ahora mismo un mensaje de estabilidad es fundamental". "Que nadie olvide que los responsable públicos nos arrepentiremos toda nuestra vida si fallamos ahora", aseguró.

Bendodo recalcó que "los políticos no deben marcarle la agenda a los ciudadanos, pues la gente lo que quiere es recuperar sus vidas, dejar atrás esta crisis sanitaria y emprender la recuperación; la gente quiere vacunarse y levantar la persiana de sus negocios y los políticos deben escucharlo", dijo Bendodo.