La Consejería de Salud y Familias ha puesto en marcha la elaboración de un nuevo mapa autonómico, de carácter interactivo, en el que se establece la evolución de la pandemia. Además de permitir su control, esta herramienta servirá para detectar nuevas variantes potencialmente asociadas a mayor virulencia o transmisibilidad, según indicó la Junta.

Esta estrategia se enmarca en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía, mediante la labor de los científicos del Área de Bioinformática Clínica de la Fundación Progreso y Salud. Se trata de disponer de «un mapa que represente la evolución del coronavirus en Andalucía y que sirva para el control epidemiológico de la pandemia».

«Con esta herramienta es posible ver cómo se ha transmitido el virus desde los inicios, cuáles han sido las zonas con un mayor índice de contagio y también cómo han influido las medidas sanitarias que se han ido implantado, entre otros aspectos», manifestó la Junta.

El director del Área de Bioinformática Clínica, Joaquín Dopazo, aseguró que secuenciar el genoma del virus «es como leer el libro de instrucciones para descifrar su funcionamiento. Esto permite comparar cada libro de instrucciones y ver semejanzas y diferencias entre ellos que son luego relacionados con los cuadros clínicos que haya presentado cada paciente del que procede la muestra».

La administración autonómica añadió que este proyecto implica a 15 hospitales de la región, institutos y centros de investigación, y centros de Atención Primaria, a modo de «red multicéntrica y colaborativa».