El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo, pidió ayer tras el Consejo de Gobierno, mayor control en los aeropuertos al Gobierno central ante la llegada de viajeros procedentes del extranjero, de manera que quienes lleguen lo hagan con todas las garantías en cuanto al cumplimiento de las medidas de seguridad y con PCR negativa.

Bendodo recordó que los andaluces tienen restringidos sus movimientos en la comunidad andaluza, de la que no pueden salir, y en la que no pueden desplazarse de una provincia a otra.

«Pedimos que si los andaluces hacemos ese esfuerzo, porque no podemos movernos de una provincia a otra, pedimos al Gobierno central que intensifique la vigilancia y los controles para que se cumplan todas las medidas sanitarias ante la llega de viajeros a los aeropuertos», según el consejero.

En su opinión, de nada servirán estos esfuerzos que están haciendo los andaluces, si el Gobierno central «mira hacia otro lado y no se controlan las llegadas por vía aérea».

Sobre las restricciones a la movilidad, sobre todo de cara a la Semana Santa, también se refirió el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, explicando que cada comunidad autónoma tiene una situación sanitaria distinta, de manera que el Gobierno central dejó meridianamente claro que no iba a haber apertura de comunidades. Marín recalcó que Andalucía lo va a respetar, como deberían hacerlo también el resto de comunidades y manifestó que confía en la responsabilidad de los ciudadanos y que si se tienen que mover sea por los motivos excepcionales establecidos en los decretos, al tiempo que consideró que la Delegación del Gobierno en Andalucía «tiene la obligación de poner todos los medios humanos y materiales» para comprobar que las personas que se desplazan lo hacen cumpliendo las normas.