El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha impulsado una segunda reducción "masiva" de impuestos de la actual legislatura, que tendrá un impacto de 329 millones de euros y beneficiará a casi cuatro millones de contribuyentes andaluces.

Este proyecto de rebaja fiscal modificará los tipos impositivos del impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, al IRPF autonómico, al impuesto de sucesiones y también a los tributos sobre el juego. Según el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, también se beneficiarán de la bajada impositiva las viviendas habituales protegidas para jóvenes, los alquileres para personas con discapacidad, los mayores de 65 años, las víctimas de violencia de género y del terrorismo o las familias numerosas.

En el Consejo de Gobierno de hoy, el Gobierno andaluz ha aprobado un decreto ley para agilizar la reducción del impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos documentados, solo por el que se dejarán de recaudar 223 millones de euros. El hecho de que la reducción de estos impuestos concreto se desligue de la reforma fiscal general -que se tramitará mediante proposición de ley- atiende, según Marín, al objetivo de "no paralizar el sector económico ligado a la compra y venta de viviendas en nuestra comunidad autónoma"

La medida supondrá la reducción del tipo del gravamen aplicable a la transmisión de inmuebles y a la constitución y cesión de los derechos reales los mismos, pasando de los tipos generales del 8%, el 9% y el 10% a un único tipo lineal del 7%. Se reduce también el tipo de gravamen general para los documentos notariales, del 1,5% al 1,2%.

Entrada en vigor

Al estar incluidos en el decreto ley, estos cambios fiscales entrarán en vigor en cuanto se publique en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), sin que sea necesaria la ratificación en el Parlamento.

No obstante, en cuanto al resto del paquete de medidas fiscales, que se recogen en una preposición de ley presentada por el Gobierno andaluz, sí tendrán recorrido parlamentario. Se espera que su tramitación se prolongue durante unos siete u ocho meses. "Al final del año estará aprobado definitivamente este anteproyecto de ley", ha explicado Marín.

"Andalucía tenía que dejar de ser una de las comunidades autónomas con mayor presión fiscal y ser ahora una de las comunidades autónomas donde menos impuestos se paga", ha asegurado el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, que considera que esta reforma situará a Andalucía como una de las regiones europeas más atractivas para invertir.