Andalucía recibirá 348 millones del reparto de 2.111 millones acordado entre el Ministerio de Trabajo y las comunidades autónomas correspondientes al desarrollo de la estrategia para reformar las políticas activas de empleo -las destinadas a ayudar a parados y a recualificar ocupados-.

Según destacó la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tras la LXXIX Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales celebrada este miércoles «todas» las comunidades han dado su apoyo al plan para transformar en profundidad estas políticas, la denominada «Estrategia Española de Apoyo Activo para el Empleo 2021-2024».

También se ha acordado, en este punto con el voto en contra de Murcia, el reparto de los 2.110 millones de euros para estas partidas y de los que, por su peso en el empleo nacional, Andalucía, Cataluña y Madrid reciben las mayores partidas con 348 millones, 345 millones y 273 millones, respectivamente.

Díaz, que reconoció que una de las debilidades del mercado laboral español está vinculado a un deficiente diseño de estas políticas, subrayó la trascendencia del acuerdo alcanzado y recordó que ésta es una de las reformas estructurales comprometidas con Bruselas y que deben culminarse a lo largo de este año.

La vicepresidenta destacó los grandes ejes en los que se basará esta transformación y puso en valor la partida de 600 millones que irán a 21.000 jóvenes para que puedan obtener cualificación profesional.

Plan de empleo juvenil

La revisión de la garantía juvenil y el desarrollo de un plan de empleo juvenil es otra de las estrategias en las que trabaja el Gobierno y que el propio presidente Pedro Sánchez presentará, explicó Díaz.

El resto de partidas se conforman por 1.175 millones a servicios y programas, 265 millones a gestión de iniciativas del sistema de formación profesional para el empleo y 70 millones a modernización de los servicios públicos de empleo.

De vuelta a los ejes de la «profunda transformación» de las políticas activas de empleo, la ministra de Trabajo destacó su adecuación a la era digital con uso de «big data» y algoritmos para la empleabilidad y el objetivo de que todos los trámites, incluido el tradicional «sellar el paro», puedan terminar haciéndose desde el móvil.