Una vez que expiró el plazo para la presentación de avales, se hizo real la posibilidad de que al duelo entre Susana Díaz y Juan Espadas se sumara la tercera vía que representa el ‘sanchista’ Luis Ángel Hierro. El 13 de junio habrá primarias a tres bandas para elegir al candidato del PSOE a la presidencia de la Junta y, si nadie logra el 50% de los votos, tendrá que celebrarse una segunda vuelta una semana después. Al mediodía de este martes, Díaz, Espadas y Hierro aseguraron haber entregado más del mínimo de apoyos exigidos y el partido lo confirmó por la tarde con la proclamación provisional de candidatos. Solo falta que la Comisión Regional de Garantías Electorales proclame de forma oficial a los tres aspirantes el día 29, por si hubiera alegaciones en las próximas 24 horas. El cuarto ‘precandidato’, Manuel Pérez, ni siquiera presentó avales.

Tal y como ya venían anunciando en jornadas anteriores, a las respectivas candidaturas de Susana Díaz y Juan Espadas le ‘sobraban’ avales y registraron el máximo permitido. De hecho, para la proclamación oficial como candidato a las primarias se exigía la presentación de un mínimo de 932 y un máximo de 1863 apoyos válidos. Es decir, una cantidad situada entre el 2% y el 4% de los algo más de 44.000 militantes que suman en el censo el PSOE de Andalucía y las Juventudes Socialistas. Ninguno de los dos contrincantes llamados a un igualado ‘cuerpo a cuerpo’ se personó antes de las 14.00 horas en la sede de la sevillana calle de San Vicente a formalizar el trámite y de hacerlo se encargaron miembros de sus equipos. Tanto Díaz como Espadas se encomendaron a la hoja de ruta marcada en sus agendas.

 Por su parte, el profesor de Economía de la Universidad de Sevilla Luis Ángel Hierro -que se ha postulado en todo momento como el candidato ‘sanchista’ de las bases y la militancia- sí hizo acto de presencia en torno a la una de la tarde en la sede regional de su formación política con 986 avales físicos. A él no le sobraban. Su equipo de la plataforma Andalucía Socialista había vivido las horas previas bajo el sino del ‘ser o no ser’ shakesperiano. El propio Hierro avisó el lunes de que le faltaban menos de 60 avales para alcanzar la cifra de respaldos requeridos. Desde el fin de semana, venía insistiendo en lo ajustado que iba a estar su posible participación en los comicios internos del 13 de junio y realizó envíos masivos por mail o llamamientos en las redes sociales para recabar avales de última hora.

En su afán por pasar de ronda a la campaña definitiva, este precandidato se ha recorrido sedes provinciales y las principales ciudades andaluzas y ha vivido la convocatoria de primarias con el entusiasmo del que ya había hecho gala en otras ocasiones. De hecho, llegó a postularse para disputarle el poder de Ferraz al mismísimo Alfredo Pérez Rubalcaba.

Precisamente, el cuarto de los aspirantes en liza -ya descartado- era otro gran aficionado a este proceso que invoca la democracia interna en las fuerzas políticas. Se trata del médico manchego afincado en Granada Manuel Pérez García, quien ya había perdido la cuenta de las veces que se había puesto bajo el foco de las primarias nacionales como ‘precandidato’ y esta vez ni siquiera contaba con los dedos de las manos los avales cosechados para la batalla socialista andaluza.