Según la macroencuesta realizada en Andalucía por el Sindicato de Enfermería, Satse, a miles de enfermeros y enfermeras andaluces, el 83,98% de estos consideran que "no ha existido el personal suficiente" para prestar la atención sanitaria y cuidados más adecuados a los pacientes y la ciudadanía en general en su unidad o centro sanitario o sociosanitario durante la pandemia del Covid-19. 

Los enfermeros y enfermeras han denunciado que el déficit de falta de profesionales en este ámbito para atender atender a los pacientes se ha visto incrementado durante los últimos meses. La encuesta asegura que el 90% de estos afirman no tener el tiempo suficiente para prestar a los pacientes la atención sanitaria y los cuidados adecuados. Casi el 70% de los enfermeros denuncia también que al acabar el turno les quedan actuaciones asistenciales y de cuidados por hacer. 

La excesiva movilidad de los enfermeros y enfermeras en centros sanitarios también ha sido una reclamación de los sanitarios a través de este estudio. Esta práctica, que ya se llevaba a cabo antes de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, se ha visto agudizada en los últimos meses. Esta cuestión afecta tanto a la seguridad como a la calidad de la atención sanitaria y cuidados que los enfermeros ofrecen a los pacientes. Además, según el sindicato es uno de los motivos que incide en los altos niveles de estrés de los profesionales.

El estudio realizado por la organización sindical de Andalucía también ha puesto en valor el compromiso que este colectivo ha tenido durante la pandemia. Desde el Satse la entrega de los enfermeros y enfermeros durante la crisis se ha denominado como “incuestionable”, ya que según el sindicato "sin compensación alguna, prolongan su turno de trabajo para realizar la atención sanitaria y cuidados que no han podido hacer en más del 60 por ciento de los casos". 

La Satse reclama a la Junta de Andalucía que se cumplan los compromisos adquiridos en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de España. Y recuerda que a finales de 2020 se trasladó a la Administración andaluza  'Plan de Retorno y Estabilidad para Enfermeras y Enfermeros en el Sistema Nacional de Salud (SNS)', para evitar la emigración forzosa de los enfermeros y ofrecerles a estos unas condiciones laborales estables.